CASO BANCO POPULAR

Botín contradice la declaración de Guindos en la Audiencia Nacional

La presidenta del Santander desmiente que dijera al exministro que sus cálculos arrojaban un patrimonio neto negativo del Popular. No recuerda decirlo ni haber hecho los números

Foto: Ana Botín, presidenta de Santander, a su llegada a la Audiencia. (EFE)
Ana Botín, presidenta de Santander, a su llegada a la Audiencia. (EFE)
Adelantado en

Interrogatorio tenso con buena nota para Ana Botín. Este es el balance que hacen distintas fuentes consultadas por este medio, tanto de las acusaciones como de las defensas, del paso de la presidenta de Santander por la Audiencia Nacional, donde declaraba como testigo del caso Banco Popular. De los pocos momentos en que se relajó el ambiente de la sala del juzgado fue cuando el magistrado, José Luis Calama, preguntó la edad a la testigo. "No se preocupe, lo sabe toda España", respondió Botín. Más allá de esta broma, Santander se juega cientos de millones en este caso, por lo que la declaración de su presidenta era clave.

La banquera se enfocó en aclarar que el banco no recibió ningún chivatazo ni trato de favor en el proceso de resolución: no puso nunca una oferta en el proceso privado de venta de Banco Popular porque no le salían los números, solo lo hizo cuando el Fondo de Reestructuración (FROB) abrió el proceso de resolución. Eso eliminaría uno de los frentes, el de una presunta subasta amañada. El otro es el de las presuntas irregularidades contables o problemas de solvencia de Popular, sobre las que la testigo también alejó las sospechas. Este punto es clave para Botín y Santander, ya que de haber delitos de los anteriores gestores, será el primer banco español quien pague la factura legal.

De modo que Botín defendió que lo que se llevó por delante a Popular fue la desconfianza de los inversores en bolsa, de las agencias de 'rating' y de los depositantes.

Uno de los puntos clave de la declaración fue cuando la banquera explicó por qué Santander no puso oferta en la venta privada del Popular, liderado por Emilio Saracho, y decidió en su lugar aprobar una potencial compra en resolución, semanas antes de que esta fuera una opción. "Tenemos mucha experiencia en procesos de compraventa tanto en operaciones privadas de mercado como en procesos de resolución, sabemos lo rápido que se mueven las cosas". Las principales señales que vio fueron la fuga de depósitos, el desplome de la acción, las bajadas de 'rating'... "Había muchas evidencias de que una solución privada era muy difícil", añadió.

Ana Botín, presidenta del Santander, a su llegada a la Audiencia este jueves. (EFE)
Ana Botín, presidenta del Santander, a su llegada a la Audiencia este jueves. (EFE)

Fue en este punto en el que Botín contradijo las declaraciones de Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, de la semana pasada en la Audiencia. El exministro de Economía señaló que Botín le dijo en mayo de 2017 que no podía pujar por Popular porque sus cálculos apuntaban a un patrimonio negativo en el banco entonces presidido por Saracho. Esto es clave, ya que hubiera justificado la intervención del banco por problemas de solvencia, y no por liquidez, como se ha explicado posteriormente. Pero lejos de ello, Botín señaló que "los fondos propios no eran negativos cuando hicimos nuestro estudio en mayo. No recuerdo haber usado esos términos con él".

Junto a esta afirmación, la que más retumbó este jueves en el sector financiero fue la de que Popular "no tenía déficit de provisiones" cuando tomó el control Santander. Botín argumenta que las coberturas del banco eran bajas, pero legales. Este es otro eje en la defensa de Santander en la Audiencia, ya que de lo contrario podría deducirse que las cuentas de 2016, o incluso las primeras que formuló Popular bajo su órbita, no eran correctas. La posición del banco es que los 7.000 millones que dotó en la era Santander se debieron al precio de mercado que puso Blackstone para quedarse su ladrillo.

Acercamientos

Botín reconoció dos acercamientos al Popular en los meses anteriores a la resolución. El primero a petición de Ángel Ron, que concluyó sin ninguna oferta por la entidad tras un estudio de varios días por parte del equipo de Rodrigo Echenique, entonces presidente de Santander España. Ron dijo en su momento que Santander puso sobre la mesa una oferta no vinculante —sujeta a 'due diligence'— de entre 4.000 y 7.000 millones.

El segundo acercamiento fue en el proceso de venta liderado por Saracho, en mayo de 2017. Aunque, como dijo Botín, Santander no puso ninguna oferta, hay documentación en el sumario que refleja cómo evolucionaron las valoraciones que su banco hacía del Popular. Estas pasaron de entre 1.600 y 2.600 millones el 3 de mayo a casi cero el 8 de mayo. Los grandes fondos —Pimco, Algebris y Anchorage— presentes en el caso cuestionaron a la banquera por ello: "Todos estos números están basados en asunciones y proyecciones de futuro, esto va cambiando", respondió la testigo.

Los expresidentes de Banco Popular Ángel Ron (i) y Emilio Saracho (d).
Los expresidentes de Banco Popular Ángel Ron (i) y Emilio Saracho (d).

Otro de los frentes por los que fue preguntada la presidenta del Santander fueron las negociaciones que empezó a mantener con Blackstone y Lone Star a finales de mayo para tantear una venta del ladrillo del Popular. Botín las reconoció y las defendió por la necesidad de saber si iba a tener mercado para esta operación en caso de quedarse la entidad.

Al margen de la corrección a Guindos, Botín reconoció conversaciones con el entonces ministro y con el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, en las que estos le transmitieron su preocupación por Popular. La presidenta del Santander negó ningún tipo de presión a este respecto. También habló con Guindos en el Club Bilderberg, días antes de la resolución, con el banco presidido por Saracho de nuevo como punto de la conversación.

Sobre el precio pagado por Popular, un euro, la presidenta de Santander puntualizó en diversas ocasiones que "una cosa es el precio y otra el coste". "Ampliamos capital en 7.000 millones e inyectamos 13.000 millones en liquidez a Popular", añadió. Sobre la rentabilidad de la compra a futuro, fue ambigua: "Es todavía demasiado pronto para saber con exactitud la inversión. De momento estamos satisfechos, pero necesitamos tiempo".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios