INGRESO MILLONARIO DEL CENTRO PÚBLICO

Centene (EEUU) se apunta un beneficio de 15M del Hospital de Torrejón en pleno covid

La propietaria de la concesionaria sanitaria madrileña y Ribera Salud se apunta su primer gran beneficio tras invertir 120 millones en ampliar su presencia en el modelo público-privado de salud

Foto: El Hospital de Torrejón de Ardoz. (EFE)
El Hospital de Torrejón de Ardoz. (EFE)
Adelantado en

La multinacional americana Centene Corporation ha comenzado a rentabilizar su millonaria inversión en los modelos sanitarios de colaboración público-privada en España. La compañía, especializada en prestar servicios asistenciales a partir de los programas de salud estatales y federales en Estados Unidos, cerró en junio del año pasado la compra del 40,1% que el Banco Sabadell tenía en la concesionaria valenciana Ribera Salud y elevó su participación al 90% tras desembolsar 47,1 millones de euros. En diciembre de 2018, había adquirido a Sanitas y Asisa el 89,5% de la concesión del Hospital de Torrejón, dependiente de la Comunidad de Madrid, por 73 millones, de los que casi 11 los pagó en metálico y el resto, 62,9 millones, fue una cesión de un préstamo subordinado de la sociedad Torrejón Salud con sus antiguos propietarios.

En apenas un año, Centene cerró dos operaciones por valor de 120 millones de euros, para lo que usó su filial domiciliada en España, la sociedad limitada Primero Salud. Sin embargo, pese a haber aterrizado en España en 2014 con la compra a Bankia del 50% de Ribera Salud, no fue hasta el pasado ejercicio cuando se apuntó su primer gran beneficio, casi 15 millones de euros procedentes de Torrejón Salud que fueron ratificados el pasado 29 de julio, en plena pandemia de coronavirus en España. Fue en un acuerdo para formular las cuentas anuales firmado por los integrantes del consejo de administración, el vicepresidente, Arvan Chan, y su presidente, Brent Layton, que lo hizo también en representación del consejero Jeffrey A. Schwaneke.

El hospital madrileño fue objeto de polémica el pasado mes de mayo cuando ofreció test masivos de diagnóstico de coronavirus a todos los habitantes adscritos a su área de influencia sanitaria en contra del criterio del Gobierno y con respaldo de la Comunidad de Madrid, que preside Isabel Díaz Ayuso.

Michael Neidorff, CEO de Centene Corporation. (Reuters)
Michael Neidorff, CEO de Centene Corporation. (Reuters)

El Hospital de Torrejón es un centro sanitario de 250 camas propiedad del Servicio Madrileño de Salud. Fue inaugurado en 2011 mediante un modelo de concesión sanitaria del que fue adjudicataria Ribera Salud. El contrato contemplaba la gestión del hospital con influencia en distritos del norte de Madrid con 10 consultorios o centros de salud y un centro de especialidades en el mismo Torrejón.

La empresa valenciana tuvo que desprenderse de parte de sus activos un año más tarde para reordenar su balance, afectado por los retrasos en los pagos de su principal cliente, la Generalitat valenciana. En diciembre de 2018, ya con Centene en su accionariado, recompró a través de la matriz de la americana la concesión a Asisa y Sanitas, aseguradoras que han ido abandonando progresivamente el negocio concesional.

Esa operación de compra ha venido acompañada más de un año después de la salida de la cuenta de pérdidas y ganancias de casi 15 millones de euros de Torrejón Salud. Así figura en el capítulo de ingresos financieros de la matriz Primero Salud. Y si ha habido un ingreso financiero en Primero Salud, la matriz de Centene, por lógica tiene que haber habido un gasto en Torrejón. Fuentes cercanas a Centene justificaron, no obstante, el ingreso como una mera operación contable, "un beneficio contable". "Compraron barato porque el vendedor quería salir y hay beneficio contable pero no han repartido ningún dividendo", insistieron las mismas fuentes. Torrejón Salud no deposita sus cuentas en el Registro Mercantil desde el ejercicio 2017.

La decisión de Centene Corp de salir de compras obedece a una estrategia para ampliar mercados y negocios más allá de la Comunidad Valenciana, donde Ribera Salud gestiona los hospitales comarcales y red de Atención Primaria de Torrevieja, Denia y Elche. En marzo de 2018, al haber finalizado el contrato, la concesionaria perdió el hospital de Alzira, el primero que se puso en marcha en modelo de externalización de la gestión asistencial, estrenado por el Gobierno regional de Eduardo Zaplana en 1997. El nuevo Consell del Botànic, sustentado por el PSOE, Compromís y Unidas Podemos, rechazó renovar la concesión.

La pérdida de Alzira tuvo una incidencia importante en el negocio de Ribera Salud, que el año pasado redujo sus cifras de facturación más de un 24%, al pasar de 343 a 453 millones de euros. El año que viene, vence la concesión de Torrevieja y la empresa de Centene se juega también un importante bocado en ingresos. El Gobierno valenciano ya ha manifestado su intención de no prorrogar el contrato. Para paliar esa fuga de ingresos y de presencia en el sector sanitario, Ribera Salud está explorando operaciones de adquisición de nuevos activos. El año pasado, anunció la compra del Hospital Povisa de Vigo. Este verano anunció la adquisición del centro Polusa, en Lugo. Además, se ha adjudicado la gestión del centro hospitalario municipal Santa Justa de Villanueva de la Serena (Badajoz) y ha arrendado la Clínica Extremeña de Salud.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios