Buscan fondos europeos y mejoras regulatorias

Las termosolares proponen invertir 2.700 M con fondos de la UE para la reconstrucción

Las empresas agrupadas en Protermosolar plantean al Gobierno diversos proyectos vinculados a la lucha contra el cambio climático como forma de paliar los efectos de la crisis del covid-19

Foto: Foto de archivo de una planta termosolar. (EFE)
Foto de archivo de una planta termosolar. (EFE)
Adelantado en

La energía termosolar quiere participar también de la tarta que cocina Europa para la reconstrucción económica tras la crisis del covid-19. Las grandes empresas agrupadas bajo la patronal Protermosolar, donde participan firmas como Atlántica Yield, Contour Global, Ence, TSK o Saeta Yield (Brookfield), han elaborado proyectos de innovación vinculados a la lucha contra el cambio climático susceptibles de recibir fondos de la Unión Europea.

Se trata de diversos proyectos para mejorar la eficiencia de las plantas termosolares construidas en España que fueron presentados a la Secretaría de Estado de Energía después de que las autoridades solicitaran durante el estado de alarma el envío de propuestas de inversión que pudieran ayudar a la reconstrucción económica.

Dichos proyectos, que alcanzan una inversión agregada de casi 2.700 millones de euros, cobran si cabe más relevancia en el momento actual, ya que el Ejecutivo está tratando de enviar propuestas válidas a Europa con el objetivo de ejecutar el 100% de los 140.000 millones de euros que corresponden a España del Plan Marshall comunitario. Este megafondo de reconstrucción está dotado de un total de 750.000 millones de euros entre ayudas a fondo perdido y créditos blandos.

Por otro lado, Bruselas ha pedido que las nuevas inversiones se focalicen en dos aspectos fundamentales: la digitalización y la lucha contra el cambio climático. En este sentido, las mejoras de eficiencia en termosolar, tecnología renovable de producción eléctrica con capacidad de almacenamiento, parten de una posición ventajosa para recibir el plácet de las instituciones europeas.

Las empresas han elaborado proyectos muy diversos. Una de las principales propuestas remitidas al departamento que dirige la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, es instalar almacenamiento térmico en las plantas ya existentes. Se trata de inversiones de 100 millones de euros para un total de 13 plantas que no disponen de estos sistemas de almacenamiento. Según calcula el sector, esto puede generar 5.500 empleos durante el año de construcción y posteriormente 50 puestos indefinidos. Además, también prevén creación de empleo en la cadena de valor.

Cabe destacar que la Comisión Europea ha advertido de que realizará un control sobre los fondos que otorgue. En este sentido, se le debe presentar una memoria económica que detalle cuánto incremento de PIB genera y cuánto incremento de puestos de trabajo supone.

No obstante, las firmas agrupadas en Protermosolar proponen también otros incentivos alternativos a la captación de fondos comunitarios para sacar adelante sus proyectos. Por ejemplo, "ampliar la vida útil regulatoria actual para amortizar el nuevo 'capex' (sin aumentar la retribución a la inversión)" o "permitir que la unidad de almacenamiento pueda ir a subastas como elemento diferenciado del resto de la instalación existente".

Otra propuesta de las plantas termosolares es instalar autoconsumo fotovoltaico para así aumentar entre 300 y 400 GWh la generación termosolar anual a un coste muy reducido. Esto crearía, a ojos del sector, otros 500 empleos en un año de construcción. No obstante, solicitan alguna modificación regulatoria para hacer el plan más atractivo, como generar ligeramente por encima de los 50 MW límite actuales, sin afectar a la retribución actual (estas plantas cuentan con retribución a la operación, una prima estatal que se paga en la factura de la luz). De esta manera, con una inversión de cinco millones de euros por planta, aseguran que se podrían invertir 250 millones de euros.

Además, se han presentado otras ideas más específicas al Ministerio de Transición Ecológica. Tales como "instalar una termosolar con nueve horas de almacenamiento en una isla española o hibridar con biomasa. Al ser proyectos singulares y concretos, la financiación europea es la baza para que estos proyectos puedan instalarse a escala comercial, ya que al ser los primeros de su tipología, sus costes de financiación no les permitirán ser competitivos con otras tecnologías con mayor 'track record" destacan fuentes del sector termosolar.

Esto "supone inversiones desde 300 millones de euros hasta 1.100 millones según cuántos se hagan, con la creación de hasta 4.500 empleos. En particular, el proyecto en las islas puede ascender a unos 300 millones, las hibridaciones de plantas existentes con biomasa, hasta unos 300 millones en total (cinco proyectos) o un nuevo desarrollo híbrido de más de 500 millones de inversión privada", aseguran las mismas fuentes.

La batalla por los fondos europeos va a estar muy competida. Todas las grandes empresas del sector energético son conscientes de que pueden captar fondos para sus planes de descarbonización más innovadores. No en vano, Endesa ya ha presentado más de 100 proyectos al Ministerio para la Transición Ecológica valorados en 16.000 millones, según avanzó el consejero delegado de la eléctrica de Enel, José Bogas, en una entrevista con El Confidencial esta misma semana.

También esta misma semana, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, anunció la construcción de la mayor planta de hidrógeno verde del mundo en Huelva para suministrar a Fertiberia, lo que implicará una inversión de 1.000 millones de euros y también tratará de captar fondos de reconstrucción en la lucha contra la crisis económica que traerá el covid-19.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios