QUITA PARA BONISTAS Y AMPLIACIÓN DE CAPITAL

Acuerdo final para salvar OHL con sacrificio para acreedores y accionistas

La constructora alcanza un acuerdo con los bonistas para reestructurar su deuda, a la que no podía hacer frente y que la tenía condenada a ser calificada como empresa sin solvencia

Foto: Cartel de OHL en uno de sus proyectos. (EFE)
Cartel de OHL en uno de sus proyectos. (EFE)
Adelantado en

OHL ha alcanzado un acuerdo con bancos y bonistas para garantizar su viabilidad, que estaba en grave riesgo debido a su incapacidad para hacer frente a las deudas a corto y medio plazo. La constructora española, desde mayo en manos de la familia mexicana Amodio, ha logrado una quita a la carta por parte de los acreedores para poder continuar con sus operaciones, lo que supondrá un fuerte sacrificio para todas las partes, incluidos los accionistas.

Según aseguran fuentes próximas a las conversaciones, José Antonio Fernández Gallar, consejero delegado de OHL —asesorada por JP Morgan y Houlihan Lokey, firmará en los próximos días el 'term sheet' o acuerdo de intenciones con los dueños de sus más de 750 millones de euros de deuda. Un pasivo que principalmente tiene forma de bonos a través de dos emisiones que vencen en 2022 (323 millones de euros) y en 2023 (269 millones) y que cotizan actualmente por debajo del 50% de su valor.

Como adelantó El Confidencial el pasado 4 de agosto, el acuerdo consta de una doble propuesta según la cual los bonistas pueden aceptar una quita que llega hasta el 20% de la deuda o un porcentaje menor a cambio de quedarse con instrumentos financieros ('warrants') convertibles en acciones a medio plazo si consideran que OHL valdrá más en el futuro una vez se implemente la reestructuración financiera y los nuevos dueños tomen el mando.

El primer esquema está dibujado para Sand Grove, que atesora cerca de un tercio —entre 150 y 200 millones— del total de los bonos y que incluso llegó a aflorar un 3,2% de las acciones de la constructora madrileña. Su papel en las negociaciones ha sido crucial, pero otros acreedores con paquetes más pequeños y asesorados por PJT Partners se han desmarcado de la solución que estaba diseñando de forma independiente. Para ellos, se ha acordado una segunda alternativa que se basa en una quita menor y la conversión parcial de los bonos en acciones.

La conclusión final es que OHL pasará de tener una deuda de 750 millones, incluidos los 140 millones concedidos por una serie de bancos con la garantía del ICO el pasado mes de mayo, a algo más de 450 millones, con vencimiento en 2025. Los Amodio consideran que, a partir de 2021, OHL puede tener un beneficio bruto de explotación o ebitda de 120 millones de euros, por lo que la relación entre la deuda y el resultado bruto sería inferior a las cuatro veces.

Además, la familia mexicana se compromete a inyectar unos 35 millones de euros en forma de ampliación de capital (inicialmente, se hablaba de 50 millones) para cimentar los recursos propios y hacer también un esfuerzo por salvar una compañía de la que son dueños del 15% del capital que adquirieron a los Villar Mir por 50,43 millones de euros, al pagarles 1,1 euros por cada acción. Además, se comprometieron a comprarles otro 9% a 1,2 euros, mediante una opción que vence el 22 de noviembre y que parece difícil de ejecutar. Hoy en día, OHL cotiza apenas a 0,60 euros.

Con esta nueva estructura, que se traducirá en una fuerte dilución para los accionistas, OHL pretende salir de la calificación de 'bono basura' en la que lleva años hundida debido a sus numerosos problemas de solvencia, litigios millonarios, escándalos de corrupción y cambios constantes del equipo gestor. Tanto Fitch como Moody's rebajaron aún más este verano el 'rating' de la otrora exitosa constructora española por los malos resultados cosechados durante el primer semestre y sus problemas de liquidez.

Pese a esta situación, OHL consiguió el pasado 15 de septiembre hacer frente al cupón de sus emisiones de bonos, lo que alejó el riesgo de impago y tranquilizó a unos inversores y accionistas que han visto cómo la empresa ha perdido el 90% de su valor en los últimos cinco años. Las dos agencias han anunciado que mejorarán la calificación de solvencia si alcanza un acuerdo con los acreedores, firma que se espera para esta semana.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios