25 de septiembre: día del farmacéutico

Aguilar (CGCOF): "Las farmacias queremos aliviar la presión de los centros de salud"

Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, reclama para las farmacias más protagonismo en la lucha contra el coronavirus

Foto: Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.
Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Las farmacias fueron los primeros lugares a los que acudieron los madrileños en marzo buscando mascarillas para enfrentarse al covid-19. Lejos quedaron los momentos de desabastecimiento del inicio de la pandemia, pero la segunda ola de contagios es ya más que evidente. Ante esta situación, este sector ha publicado un manifiesto en el que pide más protagonismo en esta lucha. Quieren hacer test rápidos, labores de rastreo y administrar la próxima vacuna contra el coronavirus. Entrevistamos a Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, para desgranar todas estas propuestas.

PREGUNTA. Recientemente, han solicitado que se asigne a las farmacias nuevas funciones frente al covid-19, como poder hacer test rápidos. Esta petición lleva desde el principio de la pandemia encima de la mesa y ahora forma parte de un manifiesto. ¿Por qué creen que el Ministerio de Sanidad no ha atendido sus peticiones?

RESPUESTA. Desde que empezó la pandemia, la profesión farmacéutica se ha puesto a disposición de las autoridades. Las administraciones han reconocido nuestro papel, pero no han atendido nuestras propuestas. La segunda ola en la que estamos inmersos está afectando seriamente al funcionamiento de los servicios de salud y sobrevuela ya la amenaza del colapso sufrido en el mes de marzo. En esta situación, desde las farmacias hemos dado, de nuevo, un paso al frente.

"Si es necesario, podemos poner en marcha programas de formación para la realización de test que sirvan para resolver cualquier duda"

Tanto las comunidades autónomas como el Ministerio de Sanidad conocen las propuestas concretas de la profesión farmacéutica, expuestas también de forma detallada en la comparecencia en la Comisión de Reconstrucción. Son propuestas de sentido común y que nacen del compromiso de la profesión farmacéutica con la sociedad. La situación exige hechos, decisiones y, sobre todo, emplear todos los recursos a nuestro alcance para derrotar al virus. Es mucho lo que hay en juego y nadie entendería que por falta de voluntad política, unos profesionales tan cualificados como los farmacéuticos no pudiéramos hacer más por la sociedad; porque solo pedimos eso, que nos dejen hacer más por la sociedad.

P. El propio Fernando Simón aludió en una rueda de prensa la difícil lectura para la población de los test rápidos. ¿Qué dificultad conlleva y cómo pueden ayudar los farmacéuticos en esa tarea?

R. No se trata de un problema en la lectura sino que es necesario arbitrar la posibilidad de que las farmacias notifiquen y registren las pruebas realizadas, para colaborar de esta forma en la detección, ya que no olvidemos que se trata de una enfermedad de declaración obligatoria, por lo que es fundamental que en la realización de los test medie un profesional sanitario. Además, si es necesario, podemos poner en marcha programas de formación que sirvan para resolver cualquier duda. Y le insisto, y nunca lo haré lo suficiente, los farmacéuticos españoles tienen una capacitación técnica, científica y sanitaria de primerísimo nivel.

P. Si finalmente las farmacias pudieran hacer test rápidos, ¿cómo funcionaría? ¿Quién podría hacerse esos test?

R. La implicación de las farmacias en la disponibilidad y realización de test rápidos para los ciudadanos requeriría de procedimientos enmarcados en protocolos de actuación definidos por las autoridades sanitarias en los que los farmacéuticos, como profesionales sanitario, colaboren. Es lo que estamos demandando, que se articule para que pueda aprovecharle en este momento tan importante el potencial asistencial de las 22.000 farmacias y los 54.000 farmacéuticos que atienden cada día a 2,3 millones de personas. ¿Se imagina la magnitud que tomaría la estrategia contra el covid-19 si contaran con nosotros?

Una farmacia de Madrid. (EFE)
Una farmacia de Madrid. (EFE)

P. ¿Se realizarían de manera gratuita en la farmacia más cercana?

R. Esto es una cuestión que tendrá que decidir cada comunidad autónoma, de qué forma se hace. Lo que nosotros estamos ofreciendo es una actuación dentro de un programa de salud pública.

P. Han pedido incluso poder realizar labores de rastreo y presentado un protocolo para la detección precoz de pacientes con covid-19. ¿En qué consiste ese protocolo?

R. El objetivo de este protocolo puesto a disposición del Ministerio de Sanidad y de las consejerías de Sanidad de las comunidades autónomas es emplear la red de 22.000 farmacias españolas para la detección temprana de posibles casos positivos para el control de la epidemia. Es indudable que un elevado porcentaje de personas que presentan síntomas leves no contactan de inmediato con las estructuras sanitarias por no encontrarse lo suficientemente graves para hacerlo, o por presentar síntomas que no coinciden con los habituales.

Las farmacias son los establecimientos sanitarios idóneos para colaborar con las estructuras de Atención Primaria en la identificación de estos pacientes, puesto que pueden acudir a ellas para adquirir algún medicamento que mitigue su sintomatología inicial. La coordinación entre farmacias y centros de salud podría permitir detectar precozmente pacientes con covid-19 y síntomas leves de la infección. En algunas comunidades autónomas ya se están poniendo en marcha programas de este tipo contando con la red de farmacias, como es el caso del estudio 'CovFaRMed', proyecto de investigación para detectar casos leves de covid-19 fruto de la colaboración entre el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Murcia y la Consejería de Salud de esta autonomía.

P. ¿Qué más labores podrían realizar?

R. Son muchas las propuestas presentadas, pero en estos momentos es esencial el desarrollo urgente de una Estrategia de Salud Pública ambiciosa y coordinada en cada una de las comunidades autónomas para combatir de forma eficaz la pandemia, donde la red de farmacias sea un agente sanitario activo de primer orden, en colaboración y coordinación con las autoridades sanitarias competentes.

"Ni competimos ni sustituimos al personal médico y de enfermería, pero todos vemos la situación en la que muchos de ellos tienen que realizar sus tareas"

Creemos que es muy importante asegurar la mayor accesibilidad posible de la futura vacuna del covid-19 y de la vacuna contra la gripe a toda la población aumentando la cobertura vacunal. Para eso ponemos a disposición de las autoridades sanitarias la red de farmacias para la aplicación de la vacuna, arbitrando protocolos, formación, etc., como ya se está haciendo en otros países de nuestro entorno. Todo ello, por supuesto, en coordinación permanente con los centros de Atención Primaria para aumentar su capacidad asistencial sobre determinadas actuaciones protocolizadas, contribuyendo a la descongestión de las consultas y derivando a los pacientes en los casos necesarios.

P. ¿Qué contraprestación recibirían las farmacias por asumir estas nuevas labores?

R. Desde el Consejo General no estamos pensando en ninguna contraprestación, sino que lo que estamos haciendo es ofrecer a la red de farmacias para hacer acciones integradas en las estrategias de salud pública de cada comunidad autónoma, y serán ellas las que establecerán el marco de colaboración.

P. ¿No invaden estas tareas las competencias de médicos y enfermeros? ¿Cree que les enfrentaría con este sector en caso de aprobarse?

R. Los farmacéuticos no queremos invadir ninguna competencia. Durante toda esta pandemia hemos colaborado y mantenido una comunicación permanente. Nosotros solo queremos ayudar porque creemos que en este momento es necesario y urgente. Ni competimos ni sustituimos al personal médico y de enfermería, pero todos vemos a diario la situación en la que muchos de ellos tienen que realizar sus tareas por la sobrecarga asistencial. Nosotros solo queremos poder aliviar la presión sobre los centros de salud, sobre el personal médico y de enfermería para que puedan hacer su trabajo en mejores condiciones y que, a la vez, la población tenga mejor atención sanitaria en un momento de emergencia. Debe empezarse por reforzar las plantillas de médicos y enfermería del Sistema Nacional de Salud, pero también debemos tener en cuenta que la red de farmacias llega donde no llega nadie, a todos los rincones de nuestra geografía y puede realizar una labor muy importante, por supuesto en colaboración con los profesionales de los centros de salud, siendo un apoyo para ellos.

Sanitarios realizan test rápidos de diagnóstico a los trabajadores del SUMA en Madrid. (EFE)
Sanitarios realizan test rápidos de diagnóstico a los trabajadores del SUMA en Madrid. (EFE)

P. Aseguran que muchas de las cuestiones que plantean ya se llevan a cabo en otros países, ¿cuáles son y cómo están funcionando?

R. La vacunación en oficinas de farmacia es un procedimiento habitual en más de 36 países del mundo, según datos de la Federación Internacional de Farmacéuticos. Algunos ejemplos de países europeos que administran la vacuna de la gripe son Francia, Irlanda, Portugal o Noruega. Concretamente, en el caso de Irlanda vacunaron el pasado año de gripe a 153.700 personas, de las cuales un 60% no se había vacunado antes. En Francia, desde 2019, todas las farmacias que cumplan los requisitos legales pueden vacunar contra la gripe, lo que ha contribuido a que la población vacunada en Francia crezca un 6%, superando los 10,7 millones de ciudadanos.

P. ¿Creen que hay una descoordinación entre los centros de salud, hospitales y farmacias en España?

R. Efectivamente, ese es un gran problema del sistema sanitario. Necesitamos herramientas que nos permitan colaborar y trabajar conjuntamente para mejorar la asistencia a los ciudadanos.

P. Actualmente hay 22.000 farmacias en España. ¿Es un buen número para el número de habitantes que existen?

R. Tenemos la mayor ratio de farmacias por habitante de Europa según la propia OCDE. En España tenemos una farmacia por cada 2.128 habitantes, muy lejos de países como Dinamarca, que solo tiene una farmacia por cada 12.000 habitantes, u Holanda, con una farmacia por cada 6.000. Solo en la Comunidad de Madrid tenemos tantas farmacias como las de Austria y Suiza juntas, o casi ocho veces las farmacias que tiene Dinamarca.

P. ¿Y en la llamada España vaciada? ¿La ratio de farmacias por habitante es aceptable o se debe trabajar para ampliar ese número?

R. La red de farmacias que tiene nuestro país llega a todo el territorio nacional, incluida la España vaciada. En España, el 99% de la población tiene una farmacia en el lugar en el que reside. Concretamente, de las 22.102 farmacias, el 64,3% están fuera de las capitales de provincia. Esto significa que dos de cada tres farmacias están ubicadas fuera de las capitales de provincia. Asimismo, si focalizamos en las farmacias rurales, tres de cada cuatro farmacias rurales están ubicadas en municipios de menos de 5.000 habitantes. Además 2.128 farmacias están en municipios de menos de 1.000 habitantes y 1.208 farmacias en municipios de menos de 500 habitantes. Sin duda, España cuenta con la red de farmacias más grande, cercana y accesible de Europa para luchar contra el covid-19.
Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios