Retener talento, dinamizar la economía... Las claves para evitar la despoblación
  1. Empresas
España vaciada

Retener talento, dinamizar la economía... Las claves para evitar la despoblación

Analizamos el caso de Ence y su apuesta por fomentar la creación de actividad económica en zonas con pocas oportunidades de empleo para garantizar el relevo generacional

placeholder Foto:

España no está poblada de manera proporcional. La realidad y los números lo demuestran: a día de hoy existen más de 1.300 localidades que tienen menos de 101 habitantes, mientras que ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Zaragoza cuentan con más de 500.000 cada una. Un éxodo que comenzó hace más de medio siglo y que en la última década ha vuelto a aumentar debido a la situación económica; poniendo en peligro la supervivencia y el desarrollo de algunas provincias españolas a largo plazo.

Y es que las proyecciones de población para 2033 del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que la tendencia no tiene visos de cambiar. Según sus estimaciones, España aumentará en más de dos millones de personas su población, pero provincias como Castilla y León, Asturias o Galicia perderán un 8,6%, 8,5% y 5,1% de sus habitantes respectivamente. ¿Las razones? El envejecimiento de la población y la migración de jóvenes a otros territorios en busca de estabilidad laboral, factores que agravan la sangría demográfica que padecen estas y otras provincias desde hace décadas.

El envejecimiento de la población y la migración de jóvenes son factores que agravan la sangría demográfica que padecen algunas provincias

Al mismo ritmo que crecían los movimientos migratorios a grandes ciudades, ha aumentado el interés por frenar esta situación, con medidas que ha impulsado el sector público pero también con iniciativas lideradas desde el ámbito privado. Porque las empresas dinámicas capaces de innovar y adaptarse a las exigencias del mercado global y las actividades que generan valor añadido y empleo en zonas en riesgo son clave para garantizar el relevo generacional.

Es el caso de Ence que, a través de su Programa Talento, lleva más de cinco años ofreciendo a jóvenes universitarios recién titulados la oportunidad de iniciar su carrera profesional en las distintas áreas que componen la compañía (celulosa, energía y forestal). “Nuestro objetivo es potenciar y dinamizar las zonas en las que operamos. Y con las becas conseguimos que jóvenes recién titulados de localidades como Pontevedra (Galicia) o Navia (Asturias), entre otras, tengan la oportunidad de comenzar su carrera laboral en una empresa referente a nivel nacional”, resume Ignacio Fernandez Muiños, Director de Capital Humano de la Biofábrica de Pontevedra, que actualmente trabaja en el planteamiento de la 6º edición del programa que estará marcada por el covid-19.

"Conseguimos que jóvenes recién titulados de localidades como Pontevedra o Navia tengan la oportunidad de comenzar su carrera laboral"

Los jóvenes que se benefician en la iniciativa tienen menos de 30 años y en todas las ediciones la compañía ha buscado perfiles multidisciplinares. “Formamos ingenieros en nuestros departamentos operativos, pero también a economistas para el área corporativa, por ejemplo”, indica Fernández. Tras su beca, alrededor de un 30% de los más de 300 profesionales que han participado en el programa se han incorporado a la plantilla de la compañía, demostrando que las empresas pueden tener un papel activo para fijar población en zonas que tienen riesgo de pasar a formar parte de la España vaciada.

Foto:

Dinamización del tejido empresarial

Los expertos también ponen el foco en reforzar el tejido empresarial en zonas rurales con pocas oportunidades de empleo con el objetivo de retener el talento y crear trabajo estable y sostenible. Un objetivo que Ence desarrolla con proyectos como el de su planta de generación de energía renovable con biomasa en Puertollano (Castilla-La Mancha), que contribuye al mantenimiento de más de 1.300 puestos de trabajo directo e indirecto. “Fomentamos la creación de actividad económica en el ámbito rural de la región y generamos un importante beneficio al medio ambiente mediante el aprovechamiento y valorización de subproductos vinícolas”, explican.

Una apuesta por la generación de riqueza en su entorno de la que también se benefician Pontevedra y Navia, donde la cadena de valor del sector forestal y la producción de celulosa sostenible de las dos biofábricas de Ence dan trabajo a más de 11.500 personas de manera directa, indirecta e inducida. Una industria que, gracias a su papel fundamental para la fabricación de productos higiénicos y sanitarios, espera seguir creciendo y generando empleo.

Ence ECBrands Demografía