Creación del mayor banco de España

CaixaBank-Bankia: una fusión con más de 1.000 millones en dividendos en juego

Las firmas de análisis calculan que en un entorno de mercado normalizado, la nueva entidad generará beneficios anuales claramente por encima de los 2.200 millones de euros

Foto: El presidente de la Fundación Bancaria la Caixa, Isidre Fainé. (EFE)
El presidente de la Fundación Bancaria la Caixa, Isidre Fainé. (EFE)
Adelantado en

La unión de CaixaBank y Bankia llega a su punto decisivo. Los consejos de administración de ambas entidades tienen previsto celebrar este jueves sendas reuniones en las que, si no surge ningún imprevisto, se aprobará el proyecto de integración para la creación del mayor banco de España, con un volumen de activos de unos 664.000 millones de euros.

Un nuevo líder del mercado financiero español que nacerá, según las primeras estimaciones, con un poder para el abono de dividendos claramente por encima de los 1.000 millones de euros anuales. Unas cifras al alcance de muy pocas firmas en el mercado nacional.

CaixaBank y Bankia obtuvieron en 2019, antes del azote del covid-19, un beneficio neto conjunto de unos 2.088 millones de euros: 1.573 millones el banco que preside Jordi Gual y 515 millones la entidad participada por el Estado.

De estos números —y a la espera de que se conozcan muchos detalles esenciales del nuevo grupo— parten, por ejemplo, los cálculos de Banco Santander, para hacer una proyección de las ganancias que la nueva entidad podría alcanzar, a las que habría que añadir los 581 millones de euros de sinergias anuales que estiman que podrían generarse con la fusión.

De este modo, los analistas del banco español elevan a 2.669 millones los beneficios netos que podría alcanzar la nueva entidad en un escenario normalizado, como el de 2019.

Algo más modestas son, en cambio, las proyecciones de JP Morgan, que asume una merma de alrededor del 10% de los ingresos por el solapamiento de las redes, que se restarían a unas sinergias el segundo año de hasta 900 millones de euros. La entidad estadounidense calcula que el banco formado por CaixaBank y Bankia obtendría alrededor de 2.229,4 millones de beneficios para 2022. Y un número similar resulta de los cálculos de Barclays, que eleva hasta los 2.289 millones el beneficio esperado para el ejercicio 2022.

Cada punto porcentual de control en el capital de la nueva entidad daría derecho al cobro de más de 11 millones de euros adicionales en dividendos

Teniendo en cuenta estas cifras y asumiendo que CaixaBank imponga la política aplicada en los últimos años de distribuir un 50% de sus beneficios entre sus accionistas, resultaría un monto de entre 1.114,7 y 1.334,5 millones de euros de dividendo anual.

Estas cifras explican, en buena medida, que el punto más complejo de las negociaciones entre los socios mayoritarios de ambas entidades —la Fundación la Caixa y el FROB— haya sido el relativo al reparto de poder en la nueva entidad, pues cada punto porcentual de más supondría el derecho a ingresar más de 11 millones de euros adicionales cada año.

Estos pagos resultan fundamentales para ambas instituciones. En el caso de La Caixa, el pago de los dividendos de CaixaBank supone el grueso de la financiación de su obra social. Mientras, para el FROB, representan la vía más evidente para maximizar la recuperación de las ayudas aportadas en el rescate de Bankia.

Con los números planteados durante las negociaciones, La Caixa, que controlaría algo más del 30% del nuevo banco, ingresaría de estos dividendos algo más de 330 millones de euros por año. Por su parte, el FROB, que se espera que mantenga la posesión de cerca de un 15% de las acciones, se vería remunerado con más de 160 millones.

Todas estas cifras, lógicamente, representan cálculos preliminares, que penden de muchos cabos sueltos. Entre otros, que el Banco Central Europeo (BCE) levante el veto que mantiene actualmente sobre los dividendos de los bancos, a causa de la crisis del coronavirus. En el sector se espera, en cualquier caso, que cuando la integración de CaixaBank y Bankia esté concluida, nunca antes de 2021, el supervisor comunitario se muestre ya más permisivo con las entidades que mantengan unos niveles de capital adecuados, como se prevé que sea el caso.

Este nivel de remuneración, que a día de hoy representaría más de un 6% de la capitalización conjunta de ambas entidades (que asciende a 16.637 millones de euros), es otro de los atractivos que presenta un proyecto de fusión que ha tenido una muy buena acogida en el mercado. Las principales firmas de análisis han mostrado, de forma casi unánime, su respaldo a una operación que supone un paso adelante en la tantas veces demandada consolidación del mercado financiero español y que aportará sinergias por ahorros de costes por un valor cercano a los 5.000 millones de euros, según diversos cálculos.

Las acciones de Bankia, que este miércoles se revalorizó más de un 4%, acumulan ganancias cercanas al 40% desde que se hicieron públicas las negociaciones, mientras que las de CaixaBank se anotan más de un 12%. Más del 65% de los analistas que cubren el valor aconseja comprar títulos del banco de origen catalán.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios