FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Caixa exige una rebaja en Bankia por la ruptura con Mapfre y el riesgo legal

La entidad catalana está intentando rebajar la prima a pagar por la nacionalizada al 15%, frente al 20% que reclama el FROB, reduciendo la futura participación del Estado

Foto: El presidente de Mapfre, Antonio Huertas (i), y el de Caixabank, Jordi Gual. (EC)
El presidente de Mapfre, Antonio Huertas (i), y el de Caixabank, Jordi Gual. (EC)
Adelantado en

Las negociaciones de la fusión CaixaBank-Bankia se endurecen en su tramo final. La entidad liderada por Gonzalo Gortázar está presionando para que el acuerdo se cierre con una prima del 15% en la cotización del banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri, frente al 20% que exige la entidad participada por el Estado. Las conversaciones se han tensado en los últimos días, aunque todo apunta a que se acabará en un acuerdo este viernes o sábado en torno al 16%-17% de prima, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

Estos puntos porcentuales de discusión son clave, ya que marcarán la participación final de los accionistas de ambas entidades en la entidad fusionada. Todo apunta a que la Fundación Bancaria la Caixa, dueña de un 40% de CaixaBank, tendrá algo más de un 30% del capital del banco fusionado. Para la institución liderada por Isidre Fainé, es clave no perder unas décimas en la recta final de las negociaciones, ya que por debajo de este umbral se encarecería en cientos de millones su factura fiscal, como publicó este medio.

En el otro lado, el Estado, a través del Fondo de Reestructuración (FROB), tendría en torno a un 15% del capital del nuevo grupo. Para el fondo público, también es determinante arañar unas décimas en la negociación, de cara a rebajar las pérdidas asumidas en el rescate a Bankia y BMN, que ascendió a 24.069 millones.

En este contexto, cada entidad está usando todas las armas a su alcance para afear las cifras de su rival. Las negociaciones están en la fase de la revisión del contrario ('due diligence'), que se espera que acabe en los próximos días, para que los consejos de las dos entidades analicen la fusión el día 13. El grueso de las discusiones está girando en torno a las provisiones, los litigios y el contrato de bancaseguros de Bankia con Mapfre.

Publicidad de CaixaBank en Zaragoza. (EFE)
Publicidad de CaixaBank en Zaragoza. (EFE)

Se da por hecho que CaixaBank resolverá el contrato con la aseguradora presidida por Antonio Huertas en caso de culminar la fusión. El potencial coste se estima en cerca de 1.000 millones de euros, según diversas fuentes financieras. La entidad catalana es socia de Mutua Madrileña en seguros generales y opera en solitario en seguros de vida, a través de VidaCaixa. Bankia, por su parte, trabaja solo con Mapfre tras la ruptura de su antigua alianza con Aviva, procedente de Bancaja. Para la aseguradora cotizada, el negocio con el banco presidido por Goirigolzarri supone la mitad de su beneficio.

Un informe hecho público este martes por Barclays rebaja el potencial coste de cancelar el acuerdo con Mapfre hasta 400-600 millones. El banco de inversión aplaude la fusión siempre que la prima pagada no sea más del 20% y pronostica una rentabilidad sobre capital tangible (RoTE) de entre el 8% y el 9% en 2022.

Junto al contrato con Mapfre, otro de los elementos con que CaixaBank está presionando a su rival son las coberturas. Según sus últimos resultados, el grupo liderado por Gortázar tiene una morosidad del 3,6% y una cobertura —provisiones para hacer frente a esos créditos impagados— del 61%. Mientras, el banco nacionalizado reportó en julio una mora del 4,9% y una cobertura del 55%.

La batalla de los litigios

A su favor, Bankia afronta con más tranquilidad la crisis del covid-19 por tener un menor peso en su balance de créditos a empresa y consumo, un 38,6% en total, frente al 49,5% de su rival. También parte con una posición de capital más sólida, del 13,27%, frente al 11,81% de CaixaBank.

El otro gran punto de fricción son los litigios. El grupo catalán está presionando a su competidor ante los riesgos de la inminente sentencia del caso Bankia y el frente todavía abierto por las demandas de grandes inversores institucionales. Por su parte, la entidad nacionalizada está poniendo sobre la mesa las demandas de hipotecas referenciadas al IRPH, de las que CaixaBank es líder en España, sobre las que se pronunciará el Tribunal Supremo a final de mes. Las fuentes consultadas creen que todas estas discusiones solo servirán para mover unas décimas la ecuación de canje, ya que ven el acuerdo prácticamente hecho.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios