Ambas entidades siguen estrategias distintas

La fusión de CaixaBank y Bankia levanta recelos en el sector de renovables

Promotores de nuevos parques de energía limpia y agentes del sector muestran su preocupación por las consecuencias que puede tener la concentración en la concesión de financiación

Foto: El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (Reuters)
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (Reuters)
Adelantado en

La potencial fusión entre Caixabank y Bankia tiene un sinfín de aristas. Pese a las ventajas que puede ofrecer, la preocupación por las restricciones a la competencia que se pueden derivar es uno de los problemas que ya se han puesto encima de la mesa.

La cuestión no pasa desapercibida para el sector de las energías renovables, uno de los polos de inversión más activos y con mayor potencial de futuro en España. La financiación bancaria está siendo clave para la construcción de nuevos parques de energía limpia y así cumplir con los objetivos de descarbonización comprometidos con la Unión Europea durante la próxima década.

En este contexto, desarrolladores de parques eólicos y fotovoltaicos muestran su preocupación tras conocer las intenciones de Caixabank y Bankia de convertirse en una sola entidad. Sus recelos proceden de las distintas estrategias que están siguiendo estas dos entidades financieras a la hora de conceder crédito para nuevas infraestructuras de generación energética.

Foto de archivo de un parque eólico. (Reuters)
Foto de archivo de un parque eólico. (Reuters)

Bankia está siendo uno de los actores más destacado y es, junto con Banco Sabadell, las entidades que más riesgo están asumiendo. La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri está entrando en las financiaciones de parques cuyos ingresos dependen del precio del mercado, sin otras garantías.

Por el contrario, CaixaBank es mucho más conservadora. La presencia de la entidad de origen catalán en el sector renovable es mucho más tímida y tiene por ahora vetado el crédito a los promotores que van a 'merchant' (sus ingresos dependen solo del precio 'pool' del mercado mayorista de la electricidad, según la jerga del sector).

De esta forma, CaixaBank solo ha financiado algunos proyectos respaldados por PPAs (contratos de venta de la energía a largo plazo cuyos ingresos están asegurados durante más de cinco años). Así lo hizo en el proyecto Goya levantado por Forestalia y en el que participa la francesa Engie, o los parques desarrollados por Cobra (Grupo ACS) dentro del marco de la anterior subasta organizada por el Gobierno, que cuenta con un suelo retributivo durante 25 años.

Por el contrario, Bankia es uno de los financiadores de grandes proyectos de energía que solo dependen del mercado, como el parque eólico de 300MW desarrollado por la israelí Enlight en Castilla-La Mancha.

Ahora la preocupación del sector se centra en dos aspectos. Por un lado, que en el reparto de poder ejecutivo entre ambas entidades, CaixaBank imponga su criterio en cuanto al riesgo que se debe asumir para desarrollar renovables.

Por otro lado, se preguntan si el proceso de fusión, que se puede demorar más de un año, puede parar los planes ya iniciados en lo que a financiación de parques renovables se refiere, lo que podría trastocar los plazos y la realización de algunos proyectos.

En este sentido, uno de las firmas más destacadas en lo que a nuevos proyectos se refiere confía en que ambas firmas sigan adelante con sus planes como hasta ahora. Por otro lado, espera que la presencia del Estado a través del FROB en la entidad fusionada sirva de impulso para la financiación de nuevas renovables. Sobre todo, teniendo en cuenta que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha hecho de la política de lucha contra el cambio climático uno de los ejes de su legislatura.

Pero el Estado a penas tendrá un 14% en el capital social del que puede ser el banco más grande dentro de España por volumen de activos y la Fundación Bancaria la Caixa, presidida por Isidro Fainé, será el primer accionista con el 30% de las acciones. Es decir el doble.

Los primeros movimientos atisban una mayor cuota de poder ejecutivo para Caixa, que mantendría como consejero delegado a Gonzalo Gortázar

Además, los primeros movimientos desvelados atisban una mayor cuota de poder ejecutivo para Caixa, que mantendría como consejero delegado a Gonzalo Gortázar. La pregunta es de ahí, hacia abajo, cómo se van a estructurar los diferentes equipos y sobre todo, qué nivel de riesgo quiere asumir el banco fusionado.

"La preocupación es normal, sobre todo que por mucho que lo llamen fusión no deja de ser una adquisición del más grande sobre el más pequeño", explica un directivo del sector.

Además, las consecuencias de que Bankia decidiera tomar una posición más conservadora en lo que a financiación de renovables respecta tiene consecuencias más allá de lo evidente. "Podría ser un problema para aquellos proyectos más grandes con financiación sindicada. Si Bankia se retira, otros como Sabadell podrían verse incapaces de asumir toda su cuota, lo que dificultaría el levantamiento de nuevos proyectos".

Hasta ahora, Sabadell es el banco que más ha desarrollado la financiación a renovables, incluyendo proyectos cuya garantía solo es el mercado. A la entidad presidida por Josep Oliú le sigue actualmente Bankia y de forma aún más incipiente otros como Abanca. Por el contrario, CaixaBank, que también está presente en el sector, ha asumido una posición más conservadora. Algo por detrás va Santander y aún menos interés en proyectos de más riesgo interesan a BBVA.

Ello está dejando también oportunidades a bancos extranjeros como Deutsche Bank, BNP Paribás o Nat West (antigua RBS). Pero la preocupación crece sobre todo en un contexto de fuerte hundimiento de los precios del mercado mayorista, lo que está ya levantando los fantasmas de burbuja financiera cuando aún quedan los rescoldos de la burbuja renovable de la anterior década, donde los parques contaban con ayudas estatales.

Por todo ello, las fuentes consultadas concluyen que si el crédito bancario se restringe, las grandes beneficiadas serán las grandes 'utilities'. Firmas como Iberdrola, Endesa, Repsol o Cepsa tienen muchas más posibilidades de acceso a capital sin tanta necesidad de intermediación bancaria.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios