El gran dilema de la fusión: despedir en Bankia sale un 60% más barato que en Caixa
  1. Empresas
Costes de restructuración

El gran dilema de la fusión: despedir en Bankia sale un 60% más barato que en Caixa

Un informe de Barclays cifra en 248.475 euros el coste de restructuración por empleado de la entidad nacionalizada frente a más de 618.000 euros en CaixaBank

placeholder Foto: Logo de Bankia frente a la sede de la entidad, en Madrid. (Reuters)
Logo de Bankia frente a la sede de la entidad, en Madrid. (Reuters)

Aunque aún no se ha concretado y quedan importantes detalles por perfilarse, los planes de fusión de CaixaBank y Bankia ya han dado lugar a las primeras cábalas sobre el proceso de ajustes que ambos abordarán para llevar a cabo su integración. Al fin y al cabo, la lógica misma del proceso reposa, en gran medida, en el objetivo de generar un importante ahorro de costes que impulse la eficiencia del nuevo grupo, como palanca para mejorar sus resultados.

Pero el dilema no es solo cuantitativo —a cuántos empleados despedir, prejubilar o aplicar una baja voluntaria sino también cualitativo —cómo se distribuirá el reparto de esos costes entre las plantillas de ambas entidades—. Solo por una cuestión de tamaño, CaixaBank es claramente el banco comprador y Bankia, el adquirido. Y en este tipo de operaciones, el eslabón débil suele ser el segundo. Pero además, hay otro factor de costes importante: despedir a un empleado de la entidad verde sale de media mucho más barato (más de la mitad) que aplicar ese mismo ajuste a un trabajador de Caixabank.

El simple solapamiento de oficinas, especialmente intenso en regiones como Madrid, Cataluña o Comunidad Valenciana, hace inevitable que muchas de ellas se vean obligadas a cerrar sus puertas, llevándose por delante buena parte de los puestos de trabajo que generan. Sobre la mesa, algunos analistas ya han puesto la cifras en torno a las 1.400 sucursales cerradas, que provocarían la pérdida de cerca de 5.000 empleos.

A estas cifras habría que añadir, con seguridad, los recortes de duplicidades que puedan darse en áreas como la de servicios centrales y que engordaría esa cifra de despidos en un nuevo grupo que sumará más de 47.000 empleados en España.

Foto: Fotografía de multiexposición que muestra los logotipos de las entidades bancarias Bankia y CaixaBank. (EFE)

Tales ajustes podrían generar sinergias de hasta 5.000 millones de euros, a un ritmo de ahorro de costes de 750 millones por año, según han estimado los analistas de Alantra. Pero también supone, en el corto plazo, un importante esfuerzo en términos de costes de restructuración para dos bancos que ya han abordado en los últimos años importantes ajustes internos. Mientras Barclays estima que el proceso podría tener un coste superior a los 1.000 millones, Alantra eleva el impacto hasta los 1.500 millones.

Perfilar cómo se estructura ese ajuste del modo menos traumático para la plantilla, más efectivo para el negocio y más asumible para las finanzas de la entidad será uno de los principales retos a los que deberán enfrentarse los gestores del nuevo grupo una vez se haga efectiva la fusión. Y a la hora de echar números, un elemento clave será el coste asociado a los despidos en una u otra entidad.

En este sentido, el coste por despido de los empleados de Bankia se sitúa hasta un 60% debajo del que correspondería a un despido en CaixaBank, según estimaciones realizadas por Barclays en un informe publicado el pasado mes de junio. Los analistas del banco calculaban un coste de restructuración por persona en Bankia de 248.475 euros, frente a los 618.283 euros en que cifraban el de CaixaBank. Esto se debe tanto a que los salarios en la entidad catalana son más elevados como a su mayor antigüedad.

Los sueldos medios de CaixaBank destacan como los más elevados entre la gran banca española y superan en un 25% los vigentes en Bankia

Los costes de uno y otro se sitúan, según el ejercicio realizado por Barclays, a ambos extremos dentro del conjunto del sector financiero español. Estos números estarían basados en distintos supuestos, en los que una clave fundamental es el salario de la plantilla de cada entidad. Así, según recoge en su informe el banco británico, los más de 30.700 empleados con los que cuenta CaixaBank en España destacarían, de media, como los mejor pagados entre los seis grandes bancos españoles, con un salario medio de 86.778 euros y un coste total —incluyendo los costes ligados a la seguridad social y otros relacionados— de 108.472 euros.

Estas cifras se sitúan un 25% por debajo de los 69.120 euros que cobrarían de media los cerca de 16.500 trabajadores de Bankia, los segundos peor remunerados tras los de Bankinter, y los 86.400 euros de costes totales por empleado que asume el banco nacionalizado.

Lógicamente, estas cifras podrían entenderse como un incentivo para que el grueso del ajuste se concentre en la plantilla de Bankia, lo que limitaría los costes del proceso de restructuración. Pero también hay que tener en cuenta que centrar los despidos en los salarios más bajos también supondría una reducción de los ahorros a largo plazo, el gran objetivo de todo proceso de ajuste.

placeholder Sucursal de Bankia en Madrid. (EFE)
Sucursal de Bankia en Madrid. (EFE)

Además, algunos de los supuestos que se podían hacer al analizar un ajuste individualizado de cada entidad podrían verse alterados en la negociación de un recorte conjunto, en el que los representantes de los trabajadores podrían tratar de obtener una igualación de derechos al alza.

En cualquier caso, lo que muestran los números es que ambas entidades tienen un importante margen de mejora en términos de eficiencia (la relación entre los ingresos y los gastos), ya que sus ratios actuales se sitúan entre las peores del sector en España.

Al término del primer semestre, la ratio de eficiencia de Bankia se situaba en el 55,4% y la de CaixaBank ascendía al 56,9%, lo que compara de forma negativa con el 52,7% que registra BBVA en España, el 47,9% de Bankinter o el 45,4% de Sabadell en el mercado nacional.

En términos de rentabilidad, Bankia cerró el primer semestre de 2020 con un ROTE del 2,3% (que ascendería al 5,6% antes de provisiones), mientras que CaixaBank registró un 5,6%.

Aunque aún no se ha concretado y quedan importantes detalles por perfilarse, los planes de fusión de CaixaBank y Bankia ya han dado lugar a las primeras cábalas sobre el proceso de ajustes que ambos abordarán para llevar a cabo su integración. Al fin y al cabo, la lógica misma del proceso reposa, en gran medida, en el objetivo de generar un importante ahorro de costes que impulse la eficiencia del nuevo grupo, como palanca para mejorar sus resultados.

Bancos españoles Noticias de Caixabank Noticias de Bankia Empleo
El redactor recomienda