En 2017 minimizaba la fuga de empresas

El Govern reivindica ahora que la sede de la futura CaixaBank-Bankia esté en Cataluña

En 2017 el ahora 'conseller' de Empresa de la Generalitat era uno de los asesores claves de Puigdemont y entonces se dedicaba a minimizar la importancia de la marcha de compañías

Foto: Una pareja ante una de las oficinas de Caixabank, en una imagen de archivo. (EFE)
Una pareja ante una de las oficinas de Caixabank, en una imagen de archivo. (EFE)

El nuevo 'conseller' de Empresa i Coneixement, Ramon Tremosa se enteró de la negociación de la fusión bancaria entre CaixaBank y Bankia en un plató de TV3, donde había acudido a dar una entrevista para explicar sus planes. Allí, sorprendentemente, el flamante 'conseller' valoró que "Caixabank tendría que volver a tener la sede en Cataluña". Tremosa, exeurodiputado fue uno de los ideólogos de la “vía Eslovena”, la declaración que Carles Puigdemont, suspendió después de ocho segundos el 10 de octubre de 2017.

En su primera valoración Tremosa aseguró que iba a estar pendiente de “la letra pequeña” de la fusión y advirtió del peligro de “oligopolio” que una entidad tan grande pueda tener en el conjunto del sistema financiero español, apuntando que la Generalitat deberá vigilar este aspecto, donde ni la administración catalana ni su departamento tiene competencias concretas. “En principio no tenemos por qué estar en contra de una fusión”, apuntó, como si la Generalitat pudiese oponerse.

Sin embargo, lo más sorprendente fue lo de la sede cuando Ramon Tremosa siempre minimizó la marcha de empresas de Cataluña cuando esta se produjo en octubre de 2017. Ahora en cambio resaltó que CaixaBank es un banco de éxito "mientras Bankia es un banco rescatado y, por tanto, mantenido artificialmente".

El Govern reivindica ahora que la sede de la futura CaixaBank-Bankia esté en Cataluña

Pero lo que más sorprende es su apunte sobre la sede el día antes de la declaración de independencia, el 27 de octubre de 2017 Tremosa hacía las siguientes declaraciones al portal de internet de Vic, Sense Boira, minimizando la marcha de empresas que entonces llevaba días produciéndose: “Hay que matizar esta marcha porque no es lo mismo desplazar la sede social, que la sede fiscal o la planta de producción: en la mayoría de casos solo ha sido la sede social la que ha cambiado, por lo que los impuestos (fiscal) y la planta de producción continúan repercutiendo en la economía catalana”.

Ramon Tremosa consideraba en ese momento que la marcha de empresas se debía "a que desde Madrid se está llevando a cabo una campaña del miedo". "Los partidos constitucionalistas insisten en su discurso de la fuga de empresas, e incluso hay rumores de que se busca la salida de más empresas para tener argumentos sobre la inviabilidad del 'procés".

No se van a Madrid

Además, Tremosa recalcó entonces que las empresas que han anunciado su cambio de sede "no se van a Madrid" –cierto Bankia y CaixaBank si se fusionan tendrán sede en Valencia–. El economista mantenía entonces que tan pronto como se resolviese el futuro de Cataluña, estas empresas "volverán" porque "los países que mejor funcionan son aquellos cuya población se sitúa entre los 2 y los 10 millones", señaló. Pero lo cierto es que Madrid fue el destino de muchas de las compañías que se fueron entonces y que no han vuelto.

Por otra parte, el economista afirmaba entonces que Cataluña estaba preparada para constituirse como Estado con plenas garantías. Luego resultó que las tan anunciadas estructuras de Estado ni existían.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios