La banca vuelve a apretar las tuercas a las pymes tras la tregua de los avales ICO
  1. Empresas
SUBEN PRECIOS

La banca vuelve a apretar las tuercas a las pymes tras la tregua de los avales ICO

Las entidades endurecieron las condiciones de la financiación a las pequeñas empresas en julio, un mes en el que se reactivó la demanda de las familias en hipotecas y consumo

placeholder Foto: Oficina del Santander, durante la desescalada. (EFE)
Oficina del Santander, durante la desescalada. (EFE)

Se acabó la tregua. La banca encareció en julio el acceso al crédito a las pequeñas y medianas empresas (pymes) españolas, las más tocadas por la crisis derivada del covid-19. Tras cuatro meses en los que la financiación fue históricamente barata por los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO), las entidades volvieron a la normalidad en verano.

De este modo, el tipo de interés medio (medido por la TAE) alcanzó el 3,02% en los préstamos a empresas de menos de 250.000 euros, considerablemente por encima del 2,37% al que se financiaron las pymes en junio y el 2,22% de mayo, según los últimos datos del Banco de España.

Foto: Oficina bancaria, durante la desescalada. (EFE)

Este encarecimiento coincidió con la ralentización de la demanda de crédito por parte de las pymes, que desde que se decretó el estado de alarma han estado haciendo acopio de liquidez para sobrevivir a los meses de confinamiento. En marzo, pidieron a los bancos 11.800 millones; en abril, casi 16.000 millones; en mayo, 12.300 millones; en junio, cerca de 10.000 millones, y en julio, menos de 9.500 millones, el menor nivel —excluidos los meses de agosto— desde febrero de 2015.

placeholder La vicepresidenta del Gobierno Nadia Calviño. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno Nadia Calviño. (EFE)

Así, las pymes han sido el principal destinatario de las líneas de avales del ICO distribuidas por la banca desde principios de abril. La vicepresidenta tercera y ministra de Economía, Nadia Calviño, informó el lunes en unas jornadas organizadas por la UIMP, la APIE y BBVA que los bancos han dado 799.000 créditos por casi 99.000 millones a empresas, pymes y autónomos, de los que el Estado avala 75.000 millones. De ellos, pequeñas empresas y emprendedores han recibido el 98%.

Con estas líneas de financiación, el Gobierno cubre en torno el 80% del riesgo y los bancos, el restante 20%. Esta medida, lanzada nada más decretarse el confinamiento, ha permitido que las empresas accedan a financiación en un momento crítico y a tipos competitivos. Pero, como reflejan las últimas cifras del Banco de España, tras la distribución de las líneas ICO los bancos han vuelto a sus políticas de riesgos tradicionales, más exigentes si cabe en un momento como el actual, en el que se da por hecho que muchas empresas van a tener problemas de liquidez y solvencia, como reconoció el martes el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE)

La tendencia registrada en el negocio de pymes también se vivió, aunque en menor medida, en el del resto de empresas. Los préstamos de entre 250.000 y un millón de euros se encarecieron del 1,76% al 1,81%, y los de mayor envergadura, del 1,58% al 1,79%. En el caso de esta financiación, el ritmo de concesión también se frenó en julio, frente a los meses anteriores.

'Boom' de hipotecas

Donde más cambió el mercado en julio fue en el negocio de particulares. La concesión de hipotecas y los préstamos al consumo se dispararon tras meses de parón debido al confinamiento. Las entidades financieras firmaron hipotecas por valor de 4.239 millones en julio, uno de los niveles más altos de los últimos años, más del doble que la cifra de abril, a un tipo medio del 1,92%.

Mientras, el negocio de consumo revivió tras la sequía de los meses anteriores. Los bancos prestaron 2.800 millones, más de lo que movieron entre marzo y abril juntos. El tipo ofrecido fue del 8%, superior al de los últimos meses. De este modo, julio constató una cierta vuelta a la normalidad de los bancos, aunque desde las entidades no tienen claro qué parte de esta demanda ha llegado por el efecto embalse de los meses anteriores y qué parte se va a mantener desde septiembre.

Se acabó la tregua. La banca encareció en julio el acceso al crédito a las pequeñas y medianas empresas (pymes) españolas, las más tocadas por la crisis derivada del covid-19. Tras cuatro meses en los que la financiación fue históricamente barata por los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO), las entidades volvieron a la normalidad en verano.

ICO Pymes Banca Coronavirus
El redactor recomienda