El covid arrasa 350 millones del negocio previsto de Merlin y Colonial hasta 2022
  1. Empresas
Golpe a las socimis

El covid arrasa 350 millones del negocio previsto de Merlin y Colonial hasta 2022

El mercado pone en precio un ajuste a largo plazo del negocio de las grandes socimis, a razón de la esperada caída de la demanda de oficinas y locales comerciales

placeholder Foto: Logo de Merlin en sus oficinas de Madrid. (Reuters)
Logo de Merlin en sus oficinas de Madrid. (Reuters)

Un estudio realizado por la consultora inmobiliaria Laborde Marcet señalaba, la semana pasada, que el auge del teletrabajo ocasionado por la crisis del coronavirus provocará que las empresas reduzcan hasta un 30% de la superficie destinada a oficinas. Este pronóstico no pudo menos que causar preocupación en los despachos de las principales socimis españolas, que han visto tambalearse en los últimos meses los pilares fundamentales de su negocio.

Los números son elocuentes. En los seis meses transcurridos desde que la pandemia comenzó a agitar la realidad social y económica española, Merlin y Colonial han visto hundirse de forma significativa sus expectativas de negocio. Lógicamente, las de 2020. Pero también las de los próximos ejercicios, conforme cada vez son más los expertos que auguran que el mercado inmobiliario arrastrará consecuencias de largo plazo derivadas del 'shock' del covid-19.

Según el consenso de las estimaciones recopiladas por Bloomberg, Merlin y Colonial ingresarán entre 2020 y 2022 un total de 2.584,88 millones de euros. La cifra se sitúa un 12% por debajo de los 2.935,29 millones que se estimaban a finales del pasado mes de febrero. Un recorte semejante, también en torno al 12%, han experimentado las proyecciones de ebitda de ambos grupos, lo que supone una merma conjunta de 276 millones, mientras que los pronósticos de beneficios han sufrido una pérdida incluso superior, de alrededor del 15%.

Foto: Una mujer pasa por delante de un portal inmobiliario de venta y alquiler en Bilbao. (EFE)

De este recorte, el grueso, tanto en términos absolutos como relativos, se deriva de las cuentas de Merlin, que han sufrido un impacto mayor en sus estimaciones, con recortes cercanos al 14 y al 13% en términos de ingresos y ebitda.

Existen diversas razones para explicar este mayor impacto en la compañía que dirige Ismael Clemente. Como observaban recientemente los analistas de Banco Santander, la cartera de oficinas de Colonial parece más protegida frente a los embates de la crisis, por estar más expuesta a centros financieros y contar con una importante presencia en zonas 'prime' de París, consideradas menos volátiles ante las tensiones.

A esto se debe añadir que, mientras Colonial está casi exclusivamente enfocado en el negocio del alquiler de oficinas, para Merlin este segmento solo representa el 46,3% de sus ingresos por rentas, en las que también tienen un importante peso otras ramas de actividad, como la de los centros comerciales, cuyas perspectivas se han visto dañadas incluso en mayor medida que en el caso de las oficinas.

En este sentido, la consultora CBRE indicaba la pasada semana que la crisis ha ocasionado una depreciación de las carteras de centros comerciales de las inmobiliarias próxima al 4%.

El hecho de que los recortes de estimaciones hayan sido casi tan severos —y en algunas partidas superiores, sobre todo en el caso de Colonial— para los próximos años como para 2020 evidencia que lo que los analistas están recogiendo en sus estimaciones es mucho más que un golpe temporal al negocio de las socimis por la coyuntura económica: es más bien una transformación a largo plazo del modelo.

Foto: El Ministerio de Trabajo recomienda a las empresas que opten por el teletrabajo como medida organizativa preferible. (iStock)

Así se explica que, desde el estallido de la crisis, a mediados del pasado febrero, ambas compañías se hayan situado entre las más penalizadas del Ibex 35, con recortes de valoración que exceden, en ambos casos, el 40%, frente al 29% que cae de media el índice.

En cualquier caso, entre los expertos predomina una visión positiva hacia ambas compañías tras el revés acumulado. Así, Merlin cuenta con más de un 66% de recomendaciones de compra, y un potencial de revalorización próximo al 28%, mientras que en el caso de Colonial los consejos de compra rozan el 40%, con un potencial de subida del 11%.

Los analistas observan con frecuencia que tanto Merlin como Colonial cuentan con carteras de activos de elevada calidad, que deberían verse menos afectadas por el previsible descenso de las rentas inmobiliarias en los próximos años. Así, el citado informe de Laborde Marcet resaltaba que los activos inmobiliarios en buenas ubicaciones o posiciones estratégicas registrarían correcciones de precios muy ligeras, frente a las localizaciones secundarias.

Y a esto se suma, en el caso de Merlin, la posibilidad de algún tipo de operación corporativa, como quedó en evidencia a principios del presente mes de agosto, cuando se rumoreó el interés del fondo Brookfield por la socimi, cuyo principal accionista es Banco Santander, con un 22% del capital.

Un estudio realizado por la consultora inmobiliaria Laborde Marcet señalaba, la semana pasada, que el auge del teletrabajo ocasionado por la crisis del coronavirus provocará que las empresas reduzcan hasta un 30% de la superficie destinada a oficinas. Este pronóstico no pudo menos que causar preocupación en los despachos de las principales socimis españolas, que han visto tambalearse en los últimos meses los pilares fundamentales de su negocio.

Mercado inmobiliario Inmobiliarias Ibex 35 Merlin Properties Colonial Inmobiliaria
El redactor recomienda