Oposición persistente

Los accionistas de Ferrovial se rebelan contra la decisión de vender la división de servicios

Más del 18% del capital, con Norges Bank a la cabeza, se opone a un movimiento considerado fundamental en el diseño de la nueva estrategia de Ferrovial

Foto: El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, durante la última junta de accionistas. (EFE)
El presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, durante la última junta de accionistas. (EFE)
Adelantado en

Deshacerse de la división de servicios para enfocarse en el negocio de la gestión de infraestructuras. La pieza clave para el futuro de Ferrovial permanece planteada con firmeza desde hace ya varios trimestres. Y aunque las circunstancias siguen obligando a posponer su materialización, al margen de operaciones de menor entidad, desde la compañía que dirige Ignacio Madridejos mantienen muy vivo su compromiso de avanzar por la senda marcada.

Para ello, el grupo requirió de sus accionistas, en la junta general celebrada el pasado mes de abril, la autorización para proseguir con el proceso de venta. Y si bien la propuesta recibió un respaldo mayoritario, los resultados de la votación evidenciaron la persistencia en el seno del accionariado de Ferrovial de un importante núcleo de accionistas que no ven con buenos ojos la operación.

Según los resultados de la votación hechos públicos por Ferrovial en su página web, hasta un 26,6% de los accionistas que acudieron a la convocatoria votó en contra (frente a un 73,31% que se pronunció a favor) de la solicitud planteada por el consejo para proseguir con la venta de la división de servicios. Se trata, con diferencia, de uno de los puntos que concentraron un mayor rechazo entre los accionistas, solo superado por las propuestas referidas a la remuneración de los consejeros.

Dado que en la junta estuvieron presentes accionistas representantes del 70,17% del capital de la firma que preside Rafael del Pino, las votaciones implican que los asistentes que votaron en contra de la propuesta controlan en torno a un 18,7% de las acciones de Ferrovial, mientras que los que dieron su visto bueno alcanzan el 51,4% del capital.

Si se tiene en cuenta que la familia Del Pino controla a través de distintas sociedades un 35% del capital del grupo, estos datos vienen a reflejar que fuera de los accionistas de control, son más los que se oponen a la venta de los servicios que los que la respaldan. Y lo cierto es que la situación no es del todo novedosa, puesto que ya en 2019, cuando la operación se sometió por primera vez al dictamen de los accionistas, los votos contrarios se elevaron al 27,5% del total, que a tenor de la asistencia de entonces suponían alrededor del 18,3% del capital, un porcentaje muy similar al del presente año.

La propuesta de venta de la división de servicios aunó uno de los porcentajes de votos en contra más elevados en la última junta de accionistas

Esta elevada oposición puede resultar ciertamente llamativa ante un proceso que, en líneas generales, ha recibido el respaldo casi unánime de los analistas, que esperan que contribuya a dotar de mayor estabilidad el negocio de Ferrovial y abrirle nuevas oportunidades de crecimiento. Así, por ejemplo, desde JP Morgan resalta la calidad de sus activos y su capacidad para asegurarse crecimiento a través de proyectos 'greenfield' (realizados desde cero) y pone en valor que la venta de servicios debe eliminar gran parte de la volatilidad que ha caracterizado los resultados de la compañía en los últimos años.

Pero estos razonamientos no parecen ser suficientes para algunos accionistas del grupo, entre los que destaca Norges Bank. La entidad gestora del fondo de pensiones noruego, que controla un 1,8% de Ferrovial, admite haber votado en contra de la propuesta, una actitud que justifica con un mensaje genérico pero que deja entrever algunos de los motivos que explican su postura.

"Las fusiones, adquisiciones y otras transacciones corporativas deberían maximizar la rentabilidad de los accionistas. Al evaluar las transacciones corporativas, también consideraremos si hay suficiente transparencia para tomar una decisión plenamente informada, si todos los accionistas son tratados de manera equitativa y si existen conflictos de intereses innecesarios", observa la entidad en su página web.

Lo cierto es que, entre las pocas pegas que los analistas han puesto a la venta de la división de servicios por parte de Ferrovial, suelen predominar los recelos por la falta de visibilidad sobre el plan de inversiones que pretende seguir el grupo con los fondos obtenidos. De hecho, algunos de los más recientes movimientos de inversión de la compañía, encaminados principalmente a incrementar su posición en activos ya en cartera, no han resultado especialmente alentadores.

A esto se suman las dudas que pueda generar en algunos inversores el planteamiento que ha realizado el consejo de Ferrovial de la operación con la división de servicios, y que prácticamente le dota de un margen de actuación en este ámbito casi ilimitado. Así, frente a la propuesta realizada en 2019, para realizar la venta de la unidad a través de un proceso competitivo, este año el equipo que dirige Ignacio Madridejos ha querido dotarse de muchas más posibilidades, abriendo la puerta a que cualquier venta de la unidad —ya sea total o parcial— se acometa a través de cualquier otro tipo de negociación con potenciales compradores y sin descartar la colocación en bolsa de la división.

Según fuentes conocedoras, este tipo de planteamientos más abiertos suele chocar con una mayor oposición de los fondos más activos en los consejos, que prefieren propuestas más concretas, que no faculten, en la práctica, al consejo para actuar casi sin cortapisas.

En cualquier caso, y pese a los recelos existentes en torno a esta operación, Ferrovial sigue contando con un sólido respaldo inversor sobre el parqué. A pesar de que acumula pérdidas superiores al 14% en el año, se sitúa entre los 10 mejores valores del Ibex en el ejercicio (un año en que el Ibex cae de media más de un 25%), a pesar de que algunos de sus principales negocios, como las autopistas y, sobre todo, los aeropuertos, se han visto severamente golpeados por los confinamientos decretados a nivel mundial.

Actualmente, más de la mitad de los analistas que cubren el valor aconsejan su compra, frente a solo un 12% que recomienda la venta, y su precio objetivo se sitúa un 20% por encima de sus niveles actuales.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios