RBI (Burger King) reactiva la expansión de Popeyes pese a la hemorragia por el covid
  1. Empresas
Quiere competir con KFC

RBI (Burger King) reactiva la expansión de Popeyes pese a la hemorragia por el covid

El grupo reanudará este septiembre los planes de expansión nacional de su nueva marca, Popeyes, en plena crisis del covid, que ha supuesto un duro golpe para la empresa

Foto: Cartel de Popeyes en Nueva Orleans, EEUU. (Reuters)
Cartel de Popeyes en Nueva Orleans, EEUU. (Reuters)

El grupo de Burger King, Restaurant Brands Iberia (RBI), continúa la apertura de establecimientos en España a pesar del golpe recibido por el covid. Concretamente, la compañía reanuda la expansión nacional de la marca Popeyes, con la apertura de un nuevo centro de Valencia, según confirma la propia compañía. Este será su primer restaurante fuera de Madrid y la primera inversión de la empresa desde que el covid paralizase sus proyectos a comienzos de año e incluso la obligase a cerrar algunos restaurantes.

RBI trajo a España esta marca con planes muy ambiciosos en mayo de 2019, tras comprarla por 1.700 millones de dólares. Con su llegada, planeaba plantar cara al dominio que Yum! Brands tiene en el continente europeo con la propiedad de KFC, que domina un nicho (el del pollo frito) donde no tiene rival. Con la vista puesta en este objetivo, el plan tenía tres etapas: la primera, desembarcar con éxito en Madrid, la segunda, llevar Popeyes a toda España, y la tercera, con el país ibérico como cabeza de playa, dar el pistoletazo de salida a la expansión por todo el viejo continente.

El coronavirus dejó en una situación muy delicada a la empresa —con falta de liquidez para pagar el alquiler de sus locales, sin ingresos y pidiendo un ERTE para toda la plantilla—, y paralizó todos sus esfuerzos de crecimiento, que ahora retoma con la apertura de un nuevo Popeyes en Valencia. Abrirá sus puertas en septiembre, para lo que ya se están realizando las últimas gestiones.

Se reanudan los planes de expansión con un presupuesto de 30 millones de euros

Según fuentes de RBI, esto supone que se reanudan los planes de expansión de la marca, y se habla de ciudades como Sevilla y Barcelona para continuar con las nuevas aperturas. Desde la empresa, no comentan oficialmente otras ciudades a medio plazo, pero confirman que ya tienen planeado proseguir el plan de inversiones por el territorio nacional. En parte será con apuestas cien por cien de RBI y en parte se realizará a través de franquiciados.

Esta ruta de crecimiento será financiada con los 30 millones de euros que la empresa había presupuestado el pasado año para este fin. Desde RBI, niegan que esa cifra haya variado debido al covid. Según la empresa, la cantidad dedicada al desarrollo de Popeyes no variará ni un euro a pesar de las medidas higiénicas necesarias en la hostelería por la pandemia.

Foto: Un trabajador en un local de Burger King. (Reuters)

Eso sí, la empresa paró todos sus esfuerzos económicos durante un tiempo y no se mantendrá el calendario planeado antes del coronavirus. Por el camino, la compañía ha tenido que negociar con Banco Santander, BBVA, CaixaBank y Bankia una línea de crédito para atender los impagos a los arrendatarios que se dieron entre febrero y marzo, ante la amenaza de una demanda colectiva por parte de los mismos.

Los problemas de liquidez de la compañía llegaron a tal punto que su expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) se convirtió en uno de los más sonados durante el confinamiento por la cantidad de empleados que se acogieron al mismo. Con más de 14.000 trabajadores afectados, este fue el tercer mayor caso, solo superado por Zena Alsea, que gestiona Vips, Starbucks y Domino’s Pizza en España, con 22.000 trabajadores, y Seat, con 14.800.

RBI alcanzó una facturación, sumando sus restaurantes y los ingresos por sus franquiciados, de 427 millones en 2018, último dato disponible. La empresa acabó el año 2019 con 960 establecimientos en España —939 Burger Kings, 18 Tim Hortons y tres Popeyes—, y este año espera llegar a los 1.000 locales, según ha manifestado su propietario, Gregorio Jiménez. A lo que añadió que su beneficio ese año está cerca de los 10 millones.

Pero, volviendo a su expansión nacional, no se conoce todavía si invertirá también en el resto de sus marcas (Tim Hortons, Burger King), pero quiere llevar el éxito de Popeyes en América a Europa tras abrir cinco restaurantes en Madrid y, finalmente, uno en Valencia. Tras lograr más de 3.000 establecimientos en el mundo, la compañía de Nueva Orleans facturó más de 3.500 millones de dólares en 2018. Restaurant Brands Internacional compró por 1.700 millones de euros la marca poco después y lo quiere amortizar cuanto antes llevando la guerra contra KFC a toda España.

ERE Valencia Playa
El redactor recomienda