BUSCA VISIBILIDAD ENTRE INVERSORES AMERICANOS

La aventura americana de Lleidanet: factura 18 millones y va a cotizar en Wall Street

La tecnológica catalana, que se ha disparado un 800% en el MAB y el Euronext de París por la pandemia, aterrizará en el mercado OTCQX de EEUU como parte de su estrategia comercial

Foto: Sisco Sapena, fundador y CEO de Lleidanet.
Sisco Sapena, fundador y CEO de Lleidanet.
Adelantado en

Está a años luz de las grandes tecnológicas americanas en cifra de facturación y valoraciones bursátiles, pero la catalana Lleidanet quiere subirse a la imparable ola inversora que está calentando los mercados de capital americanos y a la que los analistas siguen sin poner techo. Con una previsión de cierre de ventas para 2020 de entre 18 y 20 millones de euros, técnicamente una pyme, esta compañía especializada en la comercialización de SMS y certificados electrónicos planea celebrar el 16 de septiembre una junta extraordinaria de accionistas en la que aprobará que la totalidad de sus acciones coticen en el mercado americano OTCQX International de Nueva York. Lo hará después de protagonizar una espectacular 'rally' bursátil en el MAB español y en el Euronext Growth de París, con un crecimiento acumulado de más del 800% en lo que va de año gracias a las fuertes expectativas que su modelo de negocio ha generado ante la irrupción de la pandemia del coronavirus y las limitaciones a los encuentros y las relaciones físicas.

En un entorno recesivo para muchos sectores productivos, Lleidanet ha experimentado crecimientos en su cifra de negocio del 30% este año, gracias a la mayor demanda de servicios de certificación y notificación electrónica en las empresas. La percepción de que este proceso de digitalización en las comunicaciones empresariales ha llegado para quedarse explica el interés de los inversores. La compañía, fundada y dirigida por Francisco 'Sisco' Sapena, está reconocida como operador de telecomunicaciones por la CNMC y las autoridades análogas en varios países, ejerce el papel de testigo o notario digital. Lo que ha hecho es desarrollar un 'software' de acuse de recibo por el cual quien envía una comunicación recibe un 'mail' de confirmación de que esta ha llegado. Se trata de un chivato reconocido oficialmente, como cuando el cartero o un policía local entregan en el domicilio una carta certificada o una notificación.

Tiene entre sus clientes a entidades como Banco de Santander, Alphabet España o Generali, y ha renovado contratos con servicios postales de países como Zambia o Sudáfrica y entidades como Bancolombia. La iniciativa de abrir una ventana en Estados Unidos tiene un objetivo doble: abrirse a nuevos inversores y elevar su visibilidad en el mercado de Estados Unidos, donde cuenta con una filial dedicada a la venta de SMS y varias marcas registradas. "Queremos comenzar a atar el mercado americano. Una de las formas de hacerlo es copiar allí también el círculo virtuoso entre accionistas y clientes. Cuando abrimos en el MAB, casi todo eran clientes que se convirtieron en accionistas", explica Sapena.

El OTCQX es un mercado regulado por la SEC que sirve de puerta de entrada a empresas extranjeras o con vocación de crecimiento en Estados Unidos. Muchas empresas pequeñas o 'pennystocks' se negocian aquí, pero también es el canal de multinacionales, como es el caso de la española Repsol. Las acciones de Lleidanet seguirán depositadas en París, pero se abrirá una ventana que permitirá a los inversores institucionales y minoristas comprar y vender en dólares. La empresa catalana ha superado los 100 millones de capitalización bursátil y cree que a partir de esa cifra puede atraer a fondos reacios a apostar por compañías con valoraciones menores.

"Uno de los objetivos es que cualquier persona en cualquier país del mundo pueda tener acceso a nosotros. Y una de las maneras de hacerlo y de empezar en el mercado americano es cotizar allí, porque los medios de comunicación te cubren", señala Sapena. Los competidores de Lleidanet en el país americano son dos gigantes de Silicon Valley como Twilio (con la que Sapena tiene acuerdos comerciales) o Docusign, que sin registrar todavía beneficios acumulan fuertes crecimientos bursátiles espoleadas por la confianza del mercado en las empresas tecnológicas y su carácter refugio en plena pandemia. Sapena cree que el sector tiene fuerte potencial de crecimiento, también para su empresa. "Estamos apostando por la certificación de contratos, pero también reclamaciones. Se prevén chuzos de punta, con reclamaciones a mansalva", advierte sobre las dificultades económicas que vienen como consecuencia del covid y cómo esto va a disparar las incidencias entre empresas y entre empresas y particulares. "Los siguientes trimestres va a haber muchas reclamaciones. Y se hará reclamando digitalmente en vez de por medios analógicos".

¿Es la multiplicación de su capitalización bursátil producto de un movimiento especulativo o del hecho de ser una empresa pequeña en un entorno de mucho apetito inversor por este tipo de compañías? Sapena asegura que el mercado la trata bien por sus números fundamentales, porque se sitúa en un sector con mucho potencial de crecimiento y porque hasta ahora la empresa estaba "penalizada" en bolsa. "Digamos que estábamos en el lugar adecuado en el momento adecuado", afirma. "Hemos estado penalizados durante mucho tiempo. Se nos está describiendo bien, no tenemos deuda, ganamos dinero y repartimos dividendos. No hay un estrangulamiento y la demanda se satisface", señala a la pregunta de si el crecimiento bursátil puede deberse a la descompensación entre la demanda de acciones y la oferta en el mercado, donde se mueve algo más del 35% del capital de Lleidanet que no está en manos de sus accionistas de referencia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios