REORGANIZACIÓN

Liberbank se quita un dolor de cabeza: trocea y vende la herencia industrial de CCM

La entidad asturiana se ha adjudicado activos de CCM como parte del aeropuerto de Ciudad Real, el tranvía de Parla y Midamarta. Lo ha pagado con lo ganado en un juicio al FGD

Foto: Proyecto Reino de don Quijote, financiado por CCM.
Proyecto Reino de don Quijote, financiado por CCM.
Adelantado en

Liberbank se remanga y pone en orden su cartera industrial. La entidad asturiana ha vivido una primera parte del año intensa en este terreno, tras la adjudicación de la antigua sociedad de participadas de Caja Castilla-La Mancha (CCM), Inversiones Corporativas (IC), en la que había apuestas históricas como el aeropuerto de Ciudad Real, el tranvía de Parla o el centro de ocio Reino de don Quijote.

El banco liderado por Manuel Menéndez ha hecho una jugada redonda. Se ha quedado, sin apenas coste, todas estas sociedades, incluida la 'tapada' que tenía valor de IC, la inmobiliaria Midamarta. Lo ha hecho gracias a la sentencia que se inclinó de su lado en la Audiencia Provincial de Madrid, que a comienzos de marzo falló a favor de que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) le pague 89,3 millones por un pleito que arrastraba desde 2015.

Coincidiendo con ello, decidió quedarse Inversiones Corporativas el pasado 29 de junio con un coste similar: el de la cancelación de la deuda, por valor de 84,6 millones.

El siguiente paso que ha dado Liberbank ha sido vaciar de contenido IC, pasando todas las sociedades a su balance al mismo valor contable que se los ha adjudicado. Por un lado, ha traspasado las participadas históricas —aeropuerto, tranvía y Reino de don Quijote— a valor cero, por lo que si algún día saca algo de ellas irá todo a beneficio, y si no acabará liquidándolas. Y por otro lado, la entidad asturiana ha asumido Midamarta, con inmuebles tasados en 105 millones, y otros activos, principalmente inmobiliarios, valorados en 42,2 millones. El único efecto sobre su balance ha sido elevar en unas centésimas su ratio de activos tóxicos (NPA, por sus siglas en inglés).

Manuel Menéndez, CEO de Liberbank.
Manuel Menéndez, CEO de Liberbank.

Tras esta reorganización, el banco cotizado puso el foco sobre Midamarta, donde ha rehecho el plan estratégico con el fin de adaptarlo a la nueva realidad inmobiliaria y evitar pérdidas en el futuro. Esta sociedad tiene un capital social de casi 72 millones y activos en su balance valorados en 105 millones que en su día se tasaron en 355 millones. Sus principales posiciones son oficinas y viviendas en localidades como Rivas Vaciamadrid (Madrid), según sus cuentas.

El último paso dado por Liberbank dentro de esta reordenación ha sido quitarse de encima el antiguo 'holding' industrial de CCM, IC, que tantos dolores de cabeza le ha dado en los últimos años. Lo ha hecho vendiendo por un euro la sociedad Inversiones Corporativas a un empresario cuya identidad no ha trascendido.

El primer rescate

El rescate de CCM fue el primero de España en la crisis financiera. Lo afrontó en 2009 el Fondo de Garantía, que tras una subasta vendió la entidad a Liberbank. Este rescate costó 4.156 millones al FGD, 1.740 millones para capitalizar la caja manchega y otros 2.475 millones de los que se benefició el comprador a través de un esquema de protección de activos. La entidad asturiana se ha quejado de que como beneficiaria de un primer rescate le llegaron muchas menos ayudas que las que recibieron posteriormente otras entidades, como Sabadell con CAM y BBVA con las cajas catalanas.

La gestión de las participadas es clave para Liberbank en un entorno como el actual de presión sobre los márgenes y provisiones al alza por la crisis generada por el covid-19. Uno de los grandes ases bajo la manga es la posición en EDP, donde tiene algo más de un 3%, valorado en 400 millones, cerca de la mitad de los 723 millones que vale el banco en bolsa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios