RESULTADOS

La banca marca el camino: ahorra 1.400 M por el confinamiento y los últimos ERE

Los grandes bancos redujeron sus costes casi un 6% en la primera mitad de año, gracias al cierre de las oficinas y los planes de ajustes ejecutados en 2019

Foto: Una persona realiza una gestión en el cajero de un banco. (EFE)
Una persona realiza una gestión en el cajero de un banco. (EFE)
Adelantado en

Minimizar daños y reducir gastos. Son las dos únicas fórmulas que tienen a mano los banqueros para sobrevivir a la crisis del covid-19. Respecto a la primera han anticipado provisiones, pero todavía no saben cómo de grande va a ser el agujero. Con el ahorro de costes sí que hay avances y resultados: casi 1.400 millones menos de gastos de empleado y generales, un 5,8%, en apenas seis meses.

Así, los gastos generales de los grandes bancos españoles —los 12 supervisados por el BCE— bajaron de 24.017 millones a 22.620 millones en la primera mitad del año. El confinamiento y los grandes ajustes de plantilla de Santander y CaixaBank en 2019 están detrás de esta tendencia, que como han explicado los banqueros en las últimas semanas ha venido para quedarse. Todas las entidades están estudiando cómo trasladar los ahorros del confinamiento a su práctica habitual, ya sea cerrando oficinas o con otro tipo de medidas destinadas a sus servicios centrales. No hay ajustes planteados actualmente para las plantillas, pero se esperan para 2021.

El sector financiero está, de este modo, recogiendo los frutos de los recortes de 2019, año en el que redujo sus plantillas en 5.600 empleados, un 3%, y cerró 2.100 oficinas, un 8%.

El mayor ahorro de costes es el anunciado por Santander, que ha bajado sus gastos en 934 millones en el primer semestre, un 8% menos que un año antes. Gran parte de este ahorro llega por el tipo de cambio, ya que las divisas de países donde tiene negocio como Brasil, México y Reino Unido se han depreciado, mejorando la comparativa frente a 2019. Aun así, sin este efecto y aislando la inflación, Santander cifra la reducción de costes en un 5% y anticipa que el plan de ahorro planteado para Europa —1.200 millones— va mucho más rápido de lo previsto.

España es uno de los países donde esta tendencia ha cogido velocidad de crucero, con un recorte de los gastos del 10% en el primer semestre, tras el ERE para 3.223 empleados cerrado el año pasado dentro de la integración del Popular.

Más allá del ahorro en nóminas, la entidad presidida por Ana Botín redujo en más de un 10% las partidas destinadas a publicidad (20,3%), material de oficina (14,3%) e instalaciones (10,5%) y en un 8% el principal gasto ajeno al de personal, el de tecnología y sistemas, que cuesta más de 1.000 millones al semestre. Santander deja claro en su informe para inversores que va a tomar nota de esta tendencia: “Creemos que esta gestión por regiones y las lecciones aprendidas en la gestión de la pandemia, nos permitirán una transformación más rápida en el futuro y, en consecuencia, seguir optimizando los costes al mismo tiempo que mejoramos la experiencia del cliente”.

En el caso de BBVA, la caída de los gastos fue del 6% en el primer semestre —1,5% sin tener en cuenta el efecto divisa—. La entidad presidida por Carlos Torres explicó que fue fruto de "los planes de contención aplicados por todas las áreas de negocio y también por las limitaciones que ha supuesto el confinamiento en la ejecución de algunos gastos, como por ejemplo, la realización de viajes".

El segundo banco español también redujo su plantilla en España en 877 empleos durante los seis primeros meses del año a través de prejubilaciones y bajas incentivadas.

Otra de las entidades destacadas en este ámbito es CaixaBank, cuyos gastos se redujeron un 2,6% en el primer semestre, sobre todo por los ahorros en personal, que bajan un 4,6%. La entidad catalana cerró el año pasado un plan de bajas incentivadas para 2.023 empleados, a los que se han sumado en 2020 un plan de prejubilaciones para 376 profesionales.

El presidente de BBVA, Carlos Torres (i), la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado (c), y el consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez (d). (EFE)
El presidente de BBVA, Carlos Torres (i), la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado (c), y el consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez (d). (EFE)

Por su parte, Sabadell redujo los gastos generales (sin contar amortizaciones) en un 2,4%. La entidad está centrada en cerrar oficinas y empleo en TSB para poner a punto su plan estratégico. En España, anunció recientemente que echará el cierre a 90 sucursales más de las previstas este ejercicio, 230 —un 12% del total—, en lugar de las 140 que se esperaban.

El ahorro para Bankia fue igual, en el 2,4%, "debido al impacto que han tenido en los gastos de personal las bajas temporales y los ahorros de costes durante el estado de alarma que decretó el Gobierno a mediados de marzo", según sus cuentas.

Excepciones

Del resto de entidades, la que más redujo gastos fue Unicaja, un 5,3%, "para paliar los efectos negativos de la reducción transitoria de ingresos", llevando a cabo "un importante esfuerzo de contención de gastos" por encima de lo previsto en su plan estratégico.

Hay tres excepciones en esta dinámica: Abanca y Bankinter, por las adquisiciones hechas en el último año, y Liberbank, aunque esta última entidad explica que sin gastos no recurrentes ahorraría un 2,3%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios