Novo Banco acelera su venta en España tras el último terremoto político en Portugal
  1. Empresas
POLÉMICA

Novo Banco acelera su venta en España tras el último terremoto político en Portugal

Deutsche Bank, asesor de Novo Banco, ha abierto oficialmente la venta la filial española con varios interesados. La matriz necesita liberar los 200 millones de capital que consume aquí

placeholder Foto: Sucursal de Novo Banco en Portugal. (Reuters)
Sucursal de Novo Banco en Portugal. (Reuters)

Lone Star no quiere perder ni un minuto en el proceso de venta de la filial española de Novo Banco. El fondo norteamericano se ha visto envuelto recientemente en una polémica que ha llegado al primer nivel político en Portugal por la petición de ayudas y la acusación de vender activos del banco por debajo de su valor, para beneficiarse de nuevas ayudas públicas. Algo que, a pesar de que todas las partes han intentado aclarar y desmentir, tiene encendida a la opinión pública portuguesa.

En este entorno, la entidad quiere vender su negocio español para liberar los 200 millones en capital que consume esta filial. De ahí que Novo Banco y su asesor, Deutsche Bank, hayan acelerado para dar el pistoletazo de salida al proceso hace unos días, cuando se esperaba para septiembre, según fuentes próximas al proceso. Las mismas señalan que ya hay varios interesados que han pedido acceso al cuaderno de venta. Las primeras ofertas en firme se esperan en octubre.

Foto: Oficina de Novo Banco en Lisboa. (Reuters)

Entre las entidades que se interesaron inicialmente en la venta, que avanzó este medio, figuran Abanca, Banca March, Arquia Banca y Singular Bank, el banco de Javier Marín, exCEO de Santander, según las mismas fuentes. En el caso de Singular Bank, igual que ocurriría con otros jugadores de la industria de gestión de inversiones, interesaría la cartera de banca privada, que de hecho es el mayor atractivo del banco, pero el intento es venderlo todo, con lo que de partida entrarían entre los candidatos los que puedan absorber la cartera de empresas. Precisamente, las firmas que han recibido el cuaderno temen el daño que cause el coronavirus en los préstamos a las pymes y sobre si las provisiones realizadas en este periodo serán suficientes. Además, en banca privada ven la amenaza de salida de patrimonio por la venta de la gestora, que administraba parte de los activos, y por la marcha de varios banqueros durante las últimas semanas, entre los que hay tres salidas con dirección a Deutsche Bank y otra a Caser.

El perímetro de la venta incluye préstamos valorados en 1.600 millones, depósitos por 1.900 millones, 10 oficinas, 180 empleados y 24.700 clientes, según información distribuida a clientes a la que ha tenido acceso El Confidencial. El cuaderno de venta define a la entidad como un banco saneado, con buen posicionamiento en pymes y en banca privada, y con capacidad de generar sinergias al comprador. Y ofrece cifras del resultado de la sucursal en los últimos años, algo que no desglosa Novo Banco habitualmente al ser una sucursal: perdió 1,2 millones en 2018 y ganó 1,9 millones el año pasado.

placeholder Fachada del banco alemán Deutsche Bank en Madrid. (EFE)
Fachada del banco alemán Deutsche Bank en Madrid. (EFE)

La otra cara del proceso es que encara diversas dificultades que hacen que en el mercado se esperen ofertas a la baja. La principal es que tiene que encontrar un candidato al que cuadre todo el banco, incluido el negocio de empresas, tocado por la crisis desatada por el covid-19, y el patrimonial. Además, es complicado cuantificar problemas recientes como el choque con Trea por la ruptura del acuerdo de venta de la gestora, la pérdida de su mayor equipo de banca privada, la estafa de un empleado de su oficina de Santander, valorada en cerca de 50 millones y un reciente expediente de la CNMV, como publicó 'Bolsamanía'.

Este proceso y su aceleración coincide con la polémica en la que se ha visto envuelta Novo Banco en Portugal a raíz de la venta de determinados activos y la petición de nuevas ayudas al gobierno luso. El diario local 'Público' ha publicado recientemente que la entidad financiera vendió a precio de derribo la aseguradora GNB a un grupo en el que estaría detrás Greg Lindberg, un magnate condenado por soborno en EEUU. Esta operación, junto a otras inmobiliarias, habría generado un agujero al banco, que forzó la última petición de ayudas al Gobierno portugués por 850 millones.

Polémica política

Han desmentido estas acusaciones Novo Banco, el Banco de Portugal, el Fondo de Resolución portugués, el supervisor de los seguros luso, Lone Star y el comprador de GNB, la firma GBIG Portugal. Esta última aclaró que detrás de ella no está Lindberg sino el fondo Apax. Novo Banco añadió que la venta de GNB estaba impuesta en el plan de reestructuración firmado con Bruselas, que le daba de plazo hasta finales de 2019, y que contó con el visto bueno del Frob portugués.

Aun así, todas estas informaciones han provocado un gran revuelo político en Lisboa, hasta el punto de que partidos como PCP (comunistas) hayan pedido la nacionalización de Novo Banco y el PSD (socialistas) soliciten una comisión de investigación parlamentaria. Ahí no queda la cosa, ya que las ayudas a Novo Banco provocaron un choque entre el presidente portugués, Antonio Costa, y el expresidente del Eurogrupo, Mario Centeno, que recientemente ha dejado de ser ministro al ser nombrado gobernador del Banco de Portugal. El Gobierno está pendiente de una auditoría de Deloitte sobre la gestión de Novo Banco, cuyo resultado se espera de forma inminente.

placeholder El primer ministro portugués, Antonio Costa (i), y el nuevo gobernador del Banco de Portugal, Mario Centeno. (EFE)
El primer ministro portugués, Antonio Costa (i), y el nuevo gobernador del Banco de Portugal, Mario Centeno. (EFE)

Al margen de este último lío político, lo que está en debate en Portugal es si el Gobierno luso vendió correctamente Novo Banco a Lone Star en 2017. Traspasó un 75% de la entidad a cambio de que el fondo inyectara 1.000 millones en capital al banco. Por su parte, el Estado portugués se comprometió a cubrir hasta 3.900 millones en pérdidas, que son las que están aflorando ahora con polémica.

En una reciente entrevista con el medio 'Jornal Económico', el presidente de Novo Banco, Byron Haynes, señaló que la entidad espera acabar el saneamiento de activos tóxicos este año y dar beneficios en 2021. Es entonces cuando el mercado y algunas entidades españolas esperan que Lone Star ponga en venta su 75%. Algo que Haynes niega: "No puedo hablar por los accionistas, pero puedo asegurarles que, desde la adquisición, en octubre de 2017, han dado un gran apoyo [...]. Los accionistas invierten de cara al futuro. E invertir en el futuro no me dice que quieran salir pronto".

Lone Star no quiere perder ni un minuto en el proceso de venta de la filial española de Novo Banco. El fondo norteamericano se ha visto envuelto recientemente en una polémica que ha llegado al primer nivel político en Portugal por la petición de ayudas y la acusación de vender activos del banco por debajo de su valor, para beneficiarse de nuevas ayudas públicas. Algo que, a pesar de que todas las partes han intentado aclarar y desmentir, tiene encendida a la opinión pública portuguesa.

Novo Banco Venta Polémica Portugal
El redactor recomienda