EN LA NUEVA ORGANIZACIÓN DE LA CONSTRUCTORA

Sacyr promociona a los herederos de Manrique y Loureda

Fabio Manrique, vástago del primer ejecutivo, y Silvia Loureda, heredera de uno de los fundadores, ascienden a responsables de Renovables y Agua y de Ingeniería

Foto: Manuel Manrique, presidente de Sacyr. (EFE)
Manuel Manrique, presidente de Sacyr. (EFE)
Adelantado en

Sacyr empieza a poner nombres y apellidos a la reestructuración organizativa que anunció en abril, cuando publicó que simplificaba sus negocios en tres divisiones: Infraestructura e Ingeniería, Servicios y Concesiones, la más relevante de todas. Según han confirmado fuentes oficiales del grupo constructor, Fabio Manrique Sabatel, hijo del presidente, Manuel Manrique, ha sido ascendido para encargarse de los proyectos de energías renovables y plantas de tratamiento de aguas, que se agrupan dentro de Concesiones, mientras que Silvia Loureda, hija de José Manuel Loureda, dueño del 7% del capital, se encargará de toda el área de ingeniería.

Fabio Manrique suma así nuevas funciones a la de responsable de operaciones de Europa de la división de concesiones, en la que se engloba esta nueva línea de negocio que Sacyr quiere potenciar para subirse al 'boom' de las energías limpias. El vástago del presidente dependerá del consejero delegado de Concesiones, Rafael Gómez del Río, uno de los dos hombres fuertes de la compañía.

Junto a Manrique Sabatel, el equipo de agua, plantas de tratamiento y energías renovables lo conforman Eva Jalón y Álvaro Sagrario, que también han sido promocionados. Hace un par de meses, Gómez del Río decidió prescindir de su director de energías limpias, Fernando del Campo García. Este ejecutivo fue nombrado el pasado mes de enero y ya en mayo cesó en su cargo. Fuentes del sector aseguran que la decisión de la empresa se debió a la pérdida de confianza. Desde la compañía, señalaron que su salida fue pactada y de mutuo acuerdo entre ambas partes.

Por su parte, Silvia Loureda, que antes estaba en esta división como responsable del área de construcción, se ha incorporado a la de Infraestructuras e Ingeniería como directora general. Loureda, que asciende con todo tipo de atribuciones, reportará a Pedro Sigüenza, el otro hombre de máxima confianza de Manuel Manrique.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (EFE)
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique. (EFE)

Esta nueva pata del negocio de Sacyr es el resultado de la integración de lo que en su día se denominó Sacyr Industrial y que no terminó de dar el resultado previsto. El grupo cree que bajo este paraguas consigue una integración vertical del negocio más efectiva para los clientes y una simplificación de la estructura que conllevará unas mayores sinergias entre las tres áreas, unos mayores beneficios por las economías de escala y por tanto una mayor eficiencia.

Nuevo plan estratégico

Sacyr ha cerrado el primer semestre del año con un beneficio neto de 70,12 millones de euros en el primer semestre, un 12,9% menos que un año antes, al recoger un impacto negativo contable de 18 millones por las pérdidas históricas de Repsol. Un deterioro correspondiente a la participación del 8% que tiene en el grupo energético, que ha vuelto a revisar a la baja en otro 40%, hasta situar el precio por acción al que tiene contabilizados los títulos de la petrolera en 8,30 euros, frente a los 13,9 euros a los que la contabilizaba actualmente.

Al margen del impacto ocasionado por su inversión en Repsol, Sacyr esquivó en la primera mitad del año el efecto de la pandemia y la crisis económica, gracias al nuevo enfoque estratégico de la empresa en el negocio de concesiones. La compañía aumentó sus ingresos un 3,5% entre los pasados meses de enero y junio, aupado precisamente por el negocio concesional, hasta sumar 2.079 millones de euros. El beneficio bruto de explotación (ebitda) progresó un 10,4%, hasta situarse en 347,9 millones. El margen del grupo sobre sus negocios alcanzó el 16,7%, un punto por encima del 15,7% de un año antes.

Manuel Manrique quiere reforzar en el plan estratégico 2021-2025 el perfil concesional, que da “previsibilidad” a la cuenta de resultados; fiabilidad en las operaciones y reducción de riesgos; selección de proyectos rentables y generadores de caja; y una política regular de retribución al accionista que hará de Sacyr “una empresa atractiva para invertir”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios