Logo de El Confidencial

Powered by

Los desafíos a corto plazo de las empresas en la ‘nueva normalidad’

estar donde estés

Los desafíos a corto plazo de las empresas en la ‘nueva normalidad’

Por EC Brands

S

in saber muy bien en qué consiste exactamente esta ‘nueva normalidad’, muchas empresas ya se están preparando para adaptarse de forma ágil a este entorno cambiante con planes de contingencia ‘ad hoc’ en los que los rebrotes y una posible segunda ola marcan los pasos a seguir. La digitalización también ha sido otra prueba que muchos negocios están teniendo que superar acelerando su transformación para no 'quedarse' por el camino. Ahora, toca afrontar nuevos retos organizativos.

“Tenemos que volver con rapidez a una situación lo más similar posible a la normalidad, ya que no podemos perder el verano. Estamos viviendo como en una especie de pequeña burbuja en modo 'stand still' o quietos en el país de 'ahora nos vamos de vacaciones’. Pero tenemos que anticiparnos a esto, no podemos esperar a septiembre y octubre, para entonces vamos a vivir los momentos más duros de esta crisis. Hay que hacer los deberes antes”, explica Manuel Martín, socio de PwC y protagonista del webinar ‘Protocolos y medidas organizativas para adaptar tu empresa a la nueva era’, organizado por HUB Empresa de Banco Sabadell, liderado también por Luis Carbajo, CEO fundador de Vottum, una plataforma de ‘blockchain’.

“Tenemos que volver con rapidez a una situación lo más similar posible a la normalidad, ya que no podemos perder el verano”

Deberes en seguridad sanitaria, gestión de tesorería, mejoras operativas, optimizaciones organizativas… Una larga lista que no puede esperar y que pasa por la transformación digital de las empresas, la transición ecológica y la reindustrialización de sectores como principales focos de actuación, algo en lo que coinciden los asistentes al encuentro de HUB Empresa. Una reindustrialización que se podrá financiar con los fondos europeos aportados la semana pasada por un valor de 750.000 millones de euros, de los que España recibirá 140.000 millones de euros, y en la que serán claves todos los procesos de transformación digital. Pero Martín advierte de que “si no los sabemos utilizar serán una desventaja competitiva enorme con respecto a nuestros competidores europeos”. No obstante, para Luis Carbajo, CEO fundador de Vottun, “las empresas no pueden esperar a que el Gobierno les ayude con todo este tipo de cosas”.

Chica con mascarilla

Los nuevos hábitos

Los retos para las empresas son elevados, pero Nacho Rosés, director de Strategy and Digital Growth de RocaSalvatella, manda “un mensaje de optimismo, porque empiezan a haber algunas buenas noticias y nuevos cambios en la sociedad con modelos más saludables, ecosaludables y sostenibles que lo hacen posible”. Cree que es importante centrarse en “los nuevos consumidores y las nuevas rutinas de consumo”.

Como lo es el ‘e-commerce’, la capacidad logística para estar cerca del cliente o el uso de la tecnología para sacar más partido al ‘big data’, utilizando la inteligencia artificial (IA) y el internet de las cosas y dándoles una capa de seguridad a través del ‘blockchain’ y de los sistemas ‘cloud’.

Los retos son: evitar pérdidas financieras, mantener la compañía en funcionamiento y conservar a clientes y proveedores

Los tres principales retos a los que se enfrenta una de cada dos empresas son: evitar pérdidas financieras significativas (54%), mantener la compañía en funcionamiento (53,1%) y conservar las relaciones con clientes y proveedores (52%), tal y como se desprende del informe ‘Impacto económico y laboral de la crisis del covid-19 en las empresas españolas’, elaborado por Randstad. En este documento se distinguen tres áreas de actuación: procesos, finanzas y personal. En este último, los desafíos pasan por gestionar el teletrabajo (42,5%) y los ERTE (35,6%) e invertir en seguridad y en garantizar la seguridad de los empleados (32,9%).

Salud, tecnología y privacidad

Los expertos coinciden en que minimizar la exposición y los riesgos de los trabajadores es uno de los puntos más importantes. “Debemos tener el motor activo para llegar a la normalidad de antes. Si cabe, siendo mejores. Y, para ello, la prioridad principal es asegurar la salud de los trabajadores”, apunta Rosés. Si bien, se da un paso más y se liga al uso de la tecnología.

La salud de los trabajadores presentes a través de sus móviles

Pasaportes sanitarios con tecnología de proximidad y ‘tracking’ —en inglés, rastreo—, ‘apps’ para reservar puestos y salas en oficinas y gestionar aforos de grandes eventos a través de la IA, el ‘Low Code’ —’software’ que permite el desarrollo rápido de aplicaciones— en el ‘business intelligence’, el comercio electrónico y la ciberseguridad en los pagos y otras muchas posibilidades más que pueden y van a cambiar la forma en la que nos relacionamos en nuestro entorno laboral y personal en la era poscovid, según coinciden los expertos.

De esta forma, el control de los espacios de las empresas, la gestión de turnos en la plantilla y la realización de test a los empleados deben ser un punto de partida para evitar brotes en los equipos de trabajo o, al menos, minimizar las posibilidades de que los haya y de que se tenga que poner en cuarentena a todos los empleados cerrando temporalmente el negocio. Como comenta Luis Carbajo, las empresas se están dando ahora mucha premura en la implementación de herramientas tecnológicas facilitadoras de procesos y “los proyectos previstos para tres meses, los están pidiendo para tres semanas. La rapidez es la norma”.

“La privacidad de los ciudadanos es muy importante y el ‘blockchain’ permite hacer una gestión de los datos totalmente segura”

Martín destaca que “si la protección de la salud de los empleados no la garantiza el Estado, lo tiene que hacer la empresa y entonces el directivo se convierte en el responsable”. Mientras, el CEO de Vottun asegura que “en nuestras democracias occidentales tenemos instrumentos para gestionarlo de forma activa, pero se tienen que tomar decisiones a nivel administrativo y público. La privacidad de los ciudadanos es muy importante y el uso de la tecnología ‘blockchain’ permite hacer una gestión de los datos totalmente privada y minimizada”.

No obstante, el directivo de RocaSalvatella señala que “el tema de la protección de datos siempre ha provocado un gran debate, pero al final no se han dado grandes cambios puesto que todos aceptamos las cláusulas sin leerlas. Nosotros mismos valoramos nuestros datos muy poco”.

Se valoran muy poco nuestros datos personales en nuestros dispositivos

Regulación del teletrabajo

Otro de los factores clave en esta nueva normalidad será la regulación del teletrabajo, una práctica que en abril de este año creció forzosamente hasta un 36%, según datos de Statista, cuando en 2019 solo un 4,8% de la población activa trabajaba habitualmente en remoto en nuestro país, según Eurostat. Manuel Martín asegura que “es evidente que el teletrabajo 100% no es viable, pero tampoco la vuelta al modelo previo basado en la presencialidad”.

“Es evidente que el teletrabajo 100% no es viable, pero tampoco la vuelta al modelo previo basado en la presencialidad”

El socio de PwC tiene claro que “hay cosas que se pueden hacer bien con el trabajo en remoto y cosas que no. Hay que debatir qué se va a hacer teletrabajando y qué no; cómo se va a mantener la cultura de la empresa alrededor de los empleados; cómo los equipos van a ser eficientes; qué tecnología se va a usar y dónde están las limitaciones tecnológicas o qué se tiene que cambiar del modo de actuar o del sistema ‘legacy’ para mejorar y hacer más eficiente el teletrabajo”.

“Con la llegada del teletrabajo, con todo lo bueno y lo malo que conlleva, es donde las empresas se han tenido que adaptar más, sobre todo con el tema de los protocolos de trabajo. En este caso, lo que se están buscando son herramientas que faciliten la gestión de estos protocolos porque, en muchas ocasiones, no son sencillos de poner en marcha”, apunta el CEO de Vottun.

Los protocolos de trabajo es donde la empresa ha tenido que esforzarse más

Los expertos coinciden en la necesidad de evaluar todas estas variables cuanto antes para tratar de anticipar cualquier situación que se pueda presentar en un contexto en el que el riesgo puede suponer un factor clave en la supervivencia de las empresas.

Partiendo de la base de la seguridad sanitaria como principal elemento, parece que las grandes palancas de cambio de esta ‘nueva normalidad’ vendrán dadas por la capacidad de gestión de los fondos de recuperación europeos y la transformación digital de las empresas aprovechando las grandes oportunidades que ofrece la tecnología para acelerar y garantizar esa “vuelta al trabajo” de la forma más segura y eficiente posible.