AERNNOVA, ITP... Y ACITURRI NO LO DESCARTA

Faury (Airbus) visita Moncloa con una mochila de 3.000 despidos en el sector

El CEO del grupo europeo reclamará a Sánchez pedidos militares como Eurofighter, el tanquero MRTT o el C295. El Gobierno reconduce la crisis del FCAS y prioriza mantener las fábricas

Foto: Protestas ante la fábrica de Airbus en la localidad madrileña de Getafe. (EFE)
Protestas ante la fábrica de Airbus en la localidad madrileña de Getafe. (EFE)
Adelantado en

En cascada, el impacto del bajón de producción de los aviones civiles de Airbus está llegando a sus principales proveedores en España. Dos de los más relevantes, el fabricante vasco de aeroestructuras Aernnova y el fabricante también vasco de motores ITP, han anunciado 1.600 despidos en todo el mundo, de los que al menos 650 (Aernnova) serán en España.

Un caldo de cultivo al que podría sumarse el grupo Aciturri, el otro gran suministrador de partes de aeronaves con sede en Burgos, una vez acaben sus ERTE en septiembre. Así lo señalan fuentes del grupo. Un caldo en el que ya está como ingrediente detonador la propia Airbus, con casi 1.700 despidos anunciados en los últimos meses sumando sus áreas civil y militar. Motivados tanto por el golpe del coronavirus al tráfico aéreo como por la falta de pedidos militares.

La fuerte dependencia del sector aeronáutico español del gran constructor europeo Airbus, junto a la propia situación de la compañía en la que el Estado controla el 4,1%, estarán sobre la mesa este jueves en el encuentro entre Guillaume Faury, CEO del grupo, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Según varias fuentes expertas en aeronáutica consultadas de forma anónima, el Ejecutivo quiere garantizar plantas y empleo y el fabricante le pedirá en contrapartida agilizar pedidos militares (el 70% de Airbus en España es trabajo para de Defensa) y apoyar I+D para atraer futuros programas de nuevos aviones al país.

El plan Renove de ayudas públicas para que aerolíneas españolas compren aviones modernos, como pidió el presidente de Iberia, Luis Gallego, o el aumento del peso accionarial de la Sepi en Airbus son otros elementos que podrían tratarse en el encuentro. Una cita, la segunda que se ha conocido públicamente entre ambos, que también servirá para continuar la distensión entre Gobierno y empresa tras el encontronazo por el FCAS (futuro Eurofighter). Faury no ceja en su empeño de lograr un mayor papel de Airbus desde España en este programa a 2040, del que lidera ya dos de sus siete pilares tecnológicos en nuestro país.

Los sindicatos piden al Gobierno que garantice las capacidades industriales, en especial la planta de Puerto Real, que está en riesgo con la desaparición del A380 y la crisis en el conjunto de áreas de negocio -todas menos la de Helicópteros-. Para ello, Airbus reiterará que el Gobierno puede apoyar la actividad adquiriendo productos fabricados en las plantas españolas y que la compañía entiende que el Ejército necesita.

Desde nuevos Eurofighter para Canarias, Zaragoza y Torrejón, pasando por la renovación de parte de la flota de ese mismo caza en manos del Ejército del Aire, que se producen en Getafe; hasta un par de unidades del avión carguero A330MRTT que se ensamblan también en Getafe; pasando por la sustitución de la veterana flota de 23 aeronaves C235 (incluidos los de la Guardia Civil) por el C295, el más 'español' de todos los productos de Airbus que se produce en Sevilla. Menos claro está el programa de un nuevo avión entrenador que sustituya a largo plazo a la flota actual de medio centenar de anticuados aviones con sede en Murcia: ya hay mucha competencia en el mercado de este tipo de aeronaves como para lanzar otro modelo más desde cero.

Un avión A330MRTT en misión de repostaje en vuelo. (Airbus)
Un avión A330MRTT en misión de repostaje en vuelo. (Airbus)

Para la rama civil, junto al empujón que puedan suponer compras de aviones de pasajeros por parte de Iberia o Vueling, España tiene también capacidad de apoyar proyectos de I+D que posicionen a las plantas de Airbus cara a futuros programas. Uno de ellos es el de la transformación en avión militar de patrulla marítima de un modelo civil como es el A220 (el antiguo C Series adquirido a Bombardier). En Getafe ya se transforma el A330 en avión tanquero militar con éxito de pedidos y clientes, mientras en Sevilla se han dotado de esas capacidades de patrulla marítima a modelos C295 para los guardacostas de EEUU.

Si ese nuevo programa se llevara al sur de España serviría como revulsivo ante la debilidad de las plantas de la capital andaluza y las de Cádiz, muy focalizadas en Defensa. Con independencia de ello, el Ejército del Aire cifró hace dos años en al menos ocho aviones C295 con capacidades de patrulla marítima sus necesidades más inmediatas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios