La industria auxiliar del automóvil tira de ayudas públicas para sobrevivir al covid-19
  1. Empresas
Compañías fuertemene golpeadas

La industria auxiliar del automóvil tira de ayudas públicas para sobrevivir al covid-19

Cie Automotive, Gestamp y Antolín están solicitando ayudas a las principales instituciones de financiación pública como el ICO o el BEI para evitar problemas de liquidez ante la actual crisis

placeholder Foto: Un trabajador en una fábrica de automóviles. (EFE)
Un trabajador en una fábrica de automóviles. (EFE)

La industria española de componentes para el automóvil, uno de los segmentos más potentes a nivel mundial dentro de la economía española, está sufriendo con fuerza los efectos de la crisis del coronavirus. Ya desde principios de año, las grandes firmas como Cie Automotive, Gestamp o Grupo Antolín empezaron a notar los efectos de la pandemia por su actividad en China, pero el golpe más duro lo han recibido en el segundo trimestre, debido a los parones de producción tanto en Europa como en América.

Uno de los puntos que más preocupa a los inversores de estas empresas es la salud de su caja, con lo que los equipos directivos de estas compañías se están afanando en mantener su liquidez en un momento de fuerte merma de los ingresos ordinarios. Por ello, las tres empresas declararon ERTE para sus plantillas, pero era solo el principio.

En este contexto, Cie Automotive "ha procedido a la contratación de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) hasta un máximo de 442 millones de euros", asegura la empresa, que añade que "a 30 de junio de 2020, el saldo dispuesto referido a dicha financiación asciende a 346 millones de euros". Estos créditos "se encuentran dentro del marco de ayudas para mitigar los impactos económicos causados por la pandemia del covid-19", explica la firma con sede en Bilbao.

placeholder Planta de Cie Automotive. (EFE)
Planta de Cie Automotive. (EFE)

Cie Automotive ha vivido una sesión negra en la bolsa este lunes. La cotizada del Ibex 35 ha descendido casi un 8% después de que el pasado viernes anunciara que su beneficio en la primera mitad de 2020 ha descendido un 61% con respecto al mimo periodo del año anterior. Se ha reducido hasta los 58 millones de euros. La pandemia ha sido el principal efecto negativo.

La multinacional vasca explica que "la caída de las producciones de vehículos a nivel mundial ha sido cercana al 35% en el primer semestre de 2020, comparado con los niveles de producción del mismo periodo de 2019 (30 millones de vehículos producidos a nivel mundial en el primer semestre de 2020 versus 45 millones que se produjeron en el mismo periodo de 2019). Teniendo en cuenta el peso de las diferentes zonas geográficas en las ventas del Grupo CIE, la caída de producción en el mercado ha sido superior al 40% en el primer semestre, llegando a superar el 60% en el segundo trimestre".

Estos problemas se reproducen de forma similar en el resto de firmas del sector, que han tenido que aplicar medidas dolorosas como la suspensión del dividendo o el recorte de sueldos de sus directivos. Este es el caso de Gestamp, que ha tomado medidas adicionales para reforzar la liquidez hasta los 2.000 millones de euros. La compañía ha firmado recientemente un préstamo de 200 millones de euros con el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el brazo financiero de la Unión Europea, destinado a proyectos de I+D+I. La firma que dirige Francisco Riberas cerró el primer trimestre con unos beneficios de 14 millones de euros, lo que supone una caída del 65% respecto al mismo periodo del año anterior. Y lo peor está por venir, se espera que el deterioro de las cuentas se agudice en el segundo trimestre del año. Esos resultados serán presentados el próximo jueves.

placeholder El presidente ejecutivo de Gestamp, Francisco Riberas. (Gestamp)
El presidente ejecutivo de Gestamp, Francisco Riberas. (Gestamp)

En el sector creen que parte de esos 2.000 millones de liquidez que anunció Gestamp también están apuntalados con créditos del ICO, pero fuentes oficiales de la empresa han declinado dar detalles al respecto. Tampoco da detalles de la solicitud de ayudas públicas a través del ICO el Grupo Antolín, que sin embargo sí admite que ha estado analizando todos los programas de ayuda gubernamentales en los distintos mercados donde está presente.

La multinacional burgalesa contaba a 30 de abril con "150 millones en líneas de crédito y de 'factoring' sin recurso". Además, para llevar la liquidez hasta los 460 millones de euros decidió cancelar el dividendo y rebajar temporalmente el sueldo de sus directivos. No es la primera vez que recurre a la financiación pública para desarrollar su actividad. En las cuentas de 2019 aseguraba tener préstamos blandos de los Gobiernos de España y Portugal.

Pandemia ICO CIE Automotive Inversores Industria Mercados
El redactor recomienda