SEGÚN DOCUMENTACIÓN DEL SUMARIO DE VILLAREJO

El juez investiga cheques "irregulares" de Iberdrola a Braulio Medel

La Fiscalía Anticorrupción descubre presuntos pagos al que fue presidente de Unicaja por un consejo consultivo de la eléctrica, sobre los que BBVA advirtió

Foto: Braulio Medel, en una imagen de archivo. (EFE)
Braulio Medel, en una imagen de archivo. (EFE)
Adelantado en

José Antonio del Olmo, el testigo clave del caso Ibedrola y José Manuel Villarejo, no solo validó ante el juez los presuntos pagos al comisario a través de una tercera empresa de seguridad que la eléctrica ha negado. Según documentación adicional, el juez de la Audiencia Nacional investiga si la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán abonó a Braulio Medel, siendo presidente de Unicaja, cheques "irregulares" de 40.000 euros por cada asistencia a un consejo consultivo.

Estos documentos incorporados a la causa aparecieron a principios de enero cuando los fiscales que llevan la pieza número 17 del caso Tándem, la Policía y el propio Del Olmo acudieron a la notaría en la que en diciembre de 2004 guardó los informes que probarían las supuestas relaciones de Iberdrola con Villarejo. Al abrir el sobre con las facturas a nombre de Castellana de Seguridad, descubrieron otros pagos a varios empresarios miembros del Consejo Consultivo de Iberdrola en Andalucía, organismo constituido por Galán el 2 de noviembre de 2004, según anunció la empresa en nota de prensa.

Unas semanas antes, el 22 de octubre, la dirección de Relaciones Institucionales de Iberdrola ordenó el pago de cheques por 40.000 euros brutos a Braulio Medel, presidente en ese momento de Unicaja y del citado consejo consultivo, entidad que invirtió cientos de millones para tomar el 2% del grupo energético. El resto de miembros de ese consejo de asesores eran Javier Sánchez-Ramade, dueño de Urende; Manuel Contreras, presidente de AZVI; Felipe Romera Lubías, director general del Parque Tecnológico de Andalucía; Manuel Ángel González Fustegueras, arquitecto; y Gonzalo Madariaga Parias, presidente de MacPuarsa. A estos cinco se les retribuyó con 20.000 euros brutos por cada sesión en concepto de dieta de asistencia.

En la citada documentación están los recibís de cinco de los seis miembros de este consejo. Todos menos el de Braulio Medel, al que fuentes oficiales de Iberdrola y de la Fiscalía otorgan la petición de cobro a través de "un cheque sin destinatario" que pasaba a cobrar Diego Mateos Fernández. Presuntamente, esta persona, que nadie identifica como trabajador de una de las partes, recogía los cheques en una oficina de BBVA en la calle Mar de Omán de Madrid.

El cobro mediante ese sistema era "irregular", según dejó manuscrito Amparo Oleaga, directora de instituciones de la zona norte de BBVA, entidad a través de la cual se hacía lo que se denominó “petición de efectivo”. “Dejamos constancia de que la emisión de este cheque es una irregularidad. BBVA declina cualquier responsabilidad e incidencia que Iberdrola pueda tener con el beneficiario y su entidad financiera”, apuntó a mano Oleaga sobre la petición de la emisión del pago el 2 de noviembre. Con esa misma fecha, la de la celebración del consejo, Javier Basagoiti, jefe de Relaciones Institucionales de Iberdrola, pide en otro documento a Jesús Redondo, administrador de la compañía ya jubilado, “ruego preparen un talón en blanco por un importe de 40.000 euros”.

Iberdrola reconoce estos cheques con destino a Medel, defiende la legalidad de los mismos, ya que están contabilizados, y agregan que la forma de cobrarlo fue elegida por el entonces presidente de la caja. Desconocen por qué Del Olmo no comunicó esta presunta irregularidad a sus superiores. Por su parte, fuentes próximas a Medel indican que, "a pesar de la dificultad de remitir a una situación de hace 16 años, las percepciones correspondientes a todos sus miembros se adecuaban a los procedimientos establecidos y reglados para estos casos". Según la versión del banquero, "no se ha dado, pues, ninguna potencial irregularidad en el abono de estas dietas para el conjunto de sus miembros".

Aunque en la nota de prensa de Iberdrola sobre la creación de este Consejo Consultivo de Andalucía solo aparecen seis personas, en la documentación incautada por la Fiscalía Anticorrupción hay un pago adicional de también 40.000 euros a José Manuel Domínguez Martínez, hombre muy cercano a Medel y actual director general de Secretaría General y Técnica de Unicaja Banco. Domínguez Martínez, que cobró el 11 de noviembre, nueve días después que el resto, sí remitió el recibí a Iberdrola para que constase el cobro. El consejo se reunía dos veces al año, por lo que Medel percibió 80.000 euros en concepto de dietas de asistencia y el resto, 40.000 euros.

Las cajas amigas

Unicaja, cuando aún era una caja de ahorros, se convirtió en un accionista destacado de la eléctrica, de la que llegó a tener casi el 2% del capital. La relación entre Galán y Medel era tan cercana que en 2006 lo designó consejero de la compañía cotizada. La presencia de Unicaja en el accionariado no fue casual, porque Sánchez Galán hizo un núcleo duro de accionistas con hasta 14 cajas de ahorros, las cuales llegaron a ser dueñas del 15% del capital.

Se trató de un escudo para defenderse del intento de ACS de controlar la multinacional energética con sede en Bilbao sin lanzar una opa que beneficiase a todos los inversores. Ese núcleo duro se deshizo cuando afloraron los graves problemas financieros y de contabilidad de estas entidades regionales, como Bancaja, Cajamurcia o las de Castilla y León (Caja de Ahorros del Círculo Católico de Burgos, Caja de Ahorros Municipal de Burgos, Caja Ávila, Caja Duero, Caja España y Caja Segovia). Cuando varias fueron rescatadas por el Estado, Qatar emergió como un accionista destacado, al comprar inicialmente un 6% y posteriormente llegar al 9%, que aún conserva.

Galán creó otros consejos consultivos en Valencia y Castilla y León para "establecer un canal de relación con la sociedad que permita a Iberdrola conocer de primera mano la realidad de esta comunidad autónoma, intercambiar información y contrastar opiniones, todo ello con la finalidad última de estrechar aún más las relaciones de la compañía con esta región".

José Luis Olivas, presidente de la valenciana, entró también en el consejo de administración de Iberdrola, del que tuvo que dimitir tras la quiebra de Bankia, de la que era vicepresidente en representación de Bancaja. Olivas fue después condenado por fraude fiscal y ahora se enfrenta a una petición de cinco años de cárcel por la salida a bolsa del banco nacionalizado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios