SEGÚN DOCUMENTOS DE LA INVESTIGACIÓN

Presidencia de Iberdrola autorizó los pagos a Villarejo para espiar a Florentino

El jefe del gabinete de Ignacio Sánchez Galán firmó las facturas que le fueron abonadas al ex comisiario por trabajos que solo sabían el presidente y el jefe de seguridad

Foto: Sede de Iberdrola. (Reuters)
Sede de Iberdrola. (Reuters)
Adelantado en

José Antonio Del Olmo, el testigo clave de la investigación sobre los presuntos pagos irregulares de Iberdrola al comisario José Manuel Vllarejo, ha aportado nuevos documentos a la Audiencia Nacional para sostener que la contratación del policía para operaciones anómalas a través de su director de seguridad, Antonio Asenjo, era conocida de primera mano por el presidente, José Ignacio Sánchez Galán.

Según un archivo escrito a mano en un folio con el logotipo de Iberdrola, Del Olmo, encargado de contabilizar las facturas, indica con fecha 26 de febrero de 2009 que "Antonio Asenjo me dice que tiene entre manos un trabajo que solamente conoce el presidente (I. S. Galán) y él". Un encargo que, según este documento, "se va a realizar durante el mes de marzo y NO sabe a cuánto va a ascender el importe total". El 'controller', como se conoce a estos ejecutivos en las compañías, añade que Asenjo "me dice que tiene YA dos facturas correspondientes a este trabajo y que la semana siguiente me las dará".

Un día más tarde, Del Olmo puntualiza que José Luis San Pedro, el que fuera número dos de Iberdrola, ahora imputado, con cargo de consejero director general, le pide que Rafael Orbegozo firme las facturas de Cenyt, la empresa de Villarejo, para proceder al pago. El 3 de marzo, el directivo afirma que Asenjo le entrega "las facturas 016/05 y 015/05 por un importe total de 200.000 euros sin IVA adjudicadas a Cenyt", pagos que Orbegozo rubrica y autoriza un día más tarde.

La figura de Orbegozo es muy relevante porque trabajó cerca de 27 años en Iberdrola y fue jefe de gabinete de Ignacio Sánchez Galán durante 14 años. Hijo de familia rica de Neguri, el barrio burgués de Bilbao, y amante del arte, Orbegozo fue primero conocido como cuidador de la imagen de Javier Herrero, consejero delegado del grupo energético entre 1998 y 2001 y vicepresidente hasta 2003. Galán prescindió de Herrero dos años más tarde tras la fallida opa sobre Endesa, pero se quedó con su mozo de espadas, hasta que abandonó la compañía en el verano de 2017 por "motivos personales".

Según los archivos de Iberdrola, esas facturas 015/05 y 016/05 se corresponden con trabajos de “Coordinación operativa para garantizar la seguridad de sus ejecutivos en sus desplazamientos profesionales realizados en el pasado ejercicio a los siguientes países de riesgo México, Guatemala, Bolivia, Venezuela, Brasil, Colombia, Argelia y Nigeria”, en el caso de la primera y “de aseguramiento de la confidencialidad y de la seguridad en los encuentros que su personal de alta dirección ha mantenido durante 2008 en EEUU, Bélgica y Suiza”, en el de la segunda.

El importe de cada una de ellas asciende a 160.080 y 71.920 euros, respectivamente, con IVA. En total, 232.000 euros. Ninguna de las dos pasó por el sistema de control informático de la empresa (SAP), según los citados archivos. De hecho, de las 17 facturas abonadas a Villarejo entre 2004 y 2017, solo dos se canalizaron bajo pedido y por el conducto oficial, según el informe de PWC realizada para la propia Iberdrola.

Sin embargo, la Policía Nacional, en la investigación encargada por la Audiencia Nacional, considera que esas dos facturas realmente se corresponderían con los servicios realizados por Villarejo para la multinacional eléctrica contra el actual presidente de ACS y del Real Madrid, Florentino Pérez. Iberdrola pagó por ese trabajo 232.000 euros, cifra que coincide totalmente con la de las facturas 015/05 y 016/05.

Los datos figuran en uno de los últimos informes de Asuntos Internos incorporados al sumario de la pieza separada número 17 del caso Tándem, una parte del procedimiento que instruye el juez Manuel García-Castellón y que se centra en las relaciones del gigante energético de Bilbao con Villarejo.

El comisario, que bautizó el trabajo con los nombres en clave de operaciones Gipsy y Posy. La primera se centró en investigar las sospechas que tenía la cúpula de la empresa sobre su entonces director de Servicios Generales, José María A. V, del que creían que facilitaba información clave de la compañía a ACS en plena ofensiva de la constructora para tomar el control de su consejo de administración. El chivatazo también deslizaba que Chema, como se le conocía al directivo, podía estar cobrando comisiones de proveedores y que eso lo convertía en alguien vulnerable, más expuesto a posibles chantajes.

Por su parte, la operación Posy giró ya directamente sobre Florentino Pérez. Asuntos Internos encontró en poder de Villarejo una carpeta con información personal y profesional del presidente de ACS. También halló dosieres con datos de supuestos escándalos, como el caso Urbanor, la utilización del Real Madrid para sus negocios personales o presuntas relaciones ocultas con la oposición de Guinea Ecuatorial. Los archivos fueron entregados presuntamente a Asenjo para que Iberdrola pudiera utilizarlos teóricamente en "un escenario de conflicto" con ACS.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios