Logo de El Confidencial

Powered by

El ‘crowdfunding’ pisa fuerte en la era poscovid

estar donde estés

El ‘crowdfunding’ pisa fuerte en la era poscovid

Por EC Brands

L

a hibernación que ha sufrido la economía durante el confinamiento también ha llegado al universo ‘crowdfunding’, la financiación alternativa utilizada por emprendedores, autónomos y pymes para sacar adelante proyectos gracias al micromecenazgo y a préstamos de ciudadanos anónimos que apuestan e invierten a cambio de una compensación, bien material, monetaria o accionarial.

Desde la plataforma Universo Crowdfunding reconocen ese “parón generalizado”, aunque explican que, de los cuatro tipos de ‘crowdfunding’ —recompensas, donaciones, inversión y préstamos—, los donativos “se han disparado”. Su consejero delegado, Ángel González, prevé que el covid-19 suponga un “espaldarazo” para el ‘crowdlending’ —préstamos a empresas—, pero advierte que “en función de cómo se vayan comportando las compañías por el impacto de la pandemia el riesgo de inversión puede aumentar”.

“El ‘crowdfunding’ movió en España más de 200 millones de euros en 2019, un 25,7% más respecto a 2018”

“El 'crowdfunding', también conocido como financiación participativa, sigue siendo un instrumento muy útil en momentos de crisis, derivando ahorro e inversión a sectores que pueden ser decisivos en un futuro cercano. Sin bien la crisis es ya un obstáculo para futuros aumentos de la recaudación también podría suponer un revulsivo. Especialmente, si es capaz de financiar nuevos proyectos que den una respuesta eficiente a los retos económicos, sociales y ambientales a los que nos enfrentamos”, señala el informe 'Crowdfunding en España 2019', publicado recientemente por la citada plataforma en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid y el generador de plataformas Crowdants.

La recaudación también podría suponer un revulsivo

El año pasado, el ‘crowdfunding’ movió en España más de 200 millones de euros, un 25,7% más respecto a 2018, según el estudio de Universo Crowdfunding. Del total, el 41% corresponde a la modalidad de 'crowdlending’ o préstamos, seguido del ‘crowdequity’ o la inversión para ser accionista/propietario de un negocio, con el 23,6%, y del ‘crowdfunding’ inmobiliario, con cerca del 20%. Las recompensas y las donaciones acapararon aproximadamente un 7% cada una.

Distribución según tipos de 'crowdfunding'

Gráfico de distribución según tipos de crowdfunding

Fuente: Universo Crowdfunding

En comparación con Europa, España está aún muy lejos de llegar a los niveles de recaudación de países vecinos como Alemania, Francia u Holanda. Uno de los estudios de referencia a nivel europeo, que elaboró la Universidad de Cambridge en 2018, sirve para comprobar la dimensión de la financiación alternativa. Sin incluir Reino Unido, que es donde esta modalidad está más extendida, con un volumen de 10.370 millones de euros, el ‘crowdfunding’ alcanzó los 7.700 millones de euros, casi el triple que un año antes. La región de Iberia (España, Portugal y Andorra) llegó a los 436 millones, frente a los 191 del ejercicio anterior.

Dimensión de la financiación alternativa

Gráfico de dimensión de la financiación alternativa

Fuente: Universidad de Cambridge en 2018

Ventajas y desventajas del 'crowdfunding'

Esta financiación alternativa se presenta como una vía de acceso a liquidez de una forma rápida'Crowdfunding en España 2019', por la menor burocracia, y más factible, por la reducción de condicionantes. Para los prestamistas por antonomasia de los emprendedores, los llamados FFF o 3Fs (siglas en inglés de ‘Friends, Family y Fools’), “el ‘crowdfunding’ permite gestionar mejor un préstamo entre conocidos al facilitar herramientas para soportarlo”, destaca González. Aunque la plataforma Universo Crowdfunding recuerda que la modalidad de ‘crowdlending’ no está abierta a cualquier empresa, ya que es necesario que ésta tenga un cierto recorrido histórico para solicitar el préstamo.

A través de un ordenador se puede conseguir una financiación rápida

Esta fórmula consiste en prestar dinero a una empresa para que pueda crecer, bien para construir una nave, lanzar un producto o comprar maquinaria. La plataforma intermediaria le asigna un perfil crediticio y en función del mismo se establece el interés ofrecido al prestamista. Como dice esa máxima del mundo de la inversión: “A mayor riesgo, mayor rentabilidad”.

Por otro lado, es importante advertir de la morosidad. Se han dado casos en los que una empresa no ha devuelto el préstamo y la plataforma no ha sido capaz de subsanarlo. Una situación que ha terminado con el cierre de numerosos intermediarios. Desde Universo Crowdfunding se advierte de que “hay elementos que no son tan transparentes” y se alerta de “aquellas plataformas que crecen mucho lo hacen porque también crece el riesgo que asumen como intermediarios”.

Crecen las donaciones

Año tras año se ha observado cómo se van consolidando las plataformas de ‘crowdequity’ y ‘crowdlending’ en detrimento de las de donaciones y recompensas. En 2019 crecieron un 85,4% y un 19,2%, respectivamente, pero, a diferencia de otros ejercicios, las donaciones también aumentaron de forma “significativa” a un ritmo del 63%. “Dada la situación económica provocada por la pandemia, es probable que cada vez más proyectos recurran a este modelo de financiación, lo que podría convertir las donaciones en una opción cada vez más demandada”, apunta el informe del ‘crowdfunding’ en España.

Lo que es un cambio en toda regla es que las donaciones son una opción cada vez más demandada

Las plataformas verticales o de marca blanca, aquellas que se especializan en un sector, también van abriéndose paso. “Cuanto más cerca esté la plataforma de su comunidad, más opciones de financiar proyectos tendrán los promotores”, señala González.

El espíritu de cocreación, además de atraer a inversores particulares que apoyan proyectos con los que se sienten identificados o simplemente por cercanía, también despierta el interés de las administraciones públicas, algo que es habitual en los países más avanzados, y no solo avalando proyectos, sino también cofinanciando. Es el caso del cabildo de Tenerife, que ha creado Tenerife Solidario y que ha lanzado una campaña para conseguir recursos para ayudar a paliar situaciones difíciles provocadas por la pandemia entre los ciudadanos. La iniciativa ya ha promovido cerca de un centenar de proyectos de ‘crowdfunding’ y lleva más de 300.000 euros recaudados.

La financiación alternativa se presenta como una vía de acceso a liquidez de una forma rápida y más factible

Este rol se engloba en el llamado ‘matchfunding’, un modelo de financiación colectiva de proyectos con apoyo económico de una organización. El mecanismo busca movilizar las aportaciones de particulares al doblar la donación por cada contribución individual, lo que consigue mayor impacto.

Normativa insuficiente

En la actualidad, no existe ningún marco legislativo a nivel europeo en materia de ‘crowdfunding’; en España la Ley de fomento de la actividad empresarial regula esta actividad desde hace una década. Una norma que, tanto para las empresas como para los inversores, se queda corta.

Una reunión de equipo de una empresa

La norma distingue entre dos tipos de inversores. Por un lado, los acreditados, que son inversionistas institucionales sin límite de aportación —empresas con activos valorados en dos millones de euros o recursos propios de 300.000 euros, fondos con activos valorados en un millón de euros y personas físicas con un patrimonio superior a 100.000 euros o ingresos anuales por encima de los 50.000 euros—; por otro, el inversor no acreditado, el particular, al que se le impone un tope de 3.000 euros por proyecto y de 10.000 euros en diferentes de una misma plataforma. Según el informe de Universo Crowdfunding en España solo el 9% de los inversores están acreditados.

Actualmente no existe ningún marco legislativo a nivel europeo en materia de ‘crowdfunding’

Los límites para las empresas están en el importe a financiar, que no puede superar los dos millones de euros si va dirigido al inversor particular y de cinco, si es al institucional.

Habrá que esperar a que la financiación alternativa aumente su recorrido en nuestro país para que puedan alcanzarse cambios legislativos que flexibilicen las inversiones y atraigan a inversores extranjeros.