Iberdrola y Naturgy sufren ya en sus cuentas las quiebras por el coronavirus
  1. Empresas
Fuertes provisiones por insolvencia

Iberdrola y Naturgy sufren ya en sus cuentas las quiebras por el coronavirus

Pese a que las eléctricas están consideradas uno de los sectores refugio ante la pandemia, los primeros resultados posconfinamiento muestran que también se ven golpeadas

placeholder Foto: Foto de archivo de algunos negocios cerrados. (EFE)
Foto de archivo de algunos negocios cerrados. (EFE)

Las eléctricas se han convertido en uno de los sectores predilectos para los inversores desde que estalló la pandemia. Su carácter de servicio básico —unido a que sus ingresos dependen en mayor medida de la regulación que del mercado— les otorga unos valores como negocio que sobresalen en tiempos de crisis.

Eso ha llevado, entre otras razones, a que Iberdrola haya superado por momentos a Inditex como empresa más grande del Ibex por capitalización bursátil. Pero los resultados del primer semestre de 2020 presentados este miércoles tanto por la multinacional vasca como por Naturgy, tercera eléctrica de España y primera gasista, dan cuenta de la fuerte recesión en la que está inmerso el mundo.

"Todo el mundo paga la luz", comentaba tiempo antes de que estallara la crisis del covid-19 el director financiero de una comercializadora de luz independiente, como valor por el que el negocio merecía la pena. Sin embargo, la cosa cambia cuando la empresa a la que se suministra electricidad o gas quiebra. Iberdrola ha tenido que provisionar 71 millones de euros para cubrir insolvencias. Y el golpe no acaba ahí. El directo financiero de la multinacional con sede en Bilbao, José Sainz Armada, señalaba que su previsión a día de hoy es que tengan que aportar aproximadamente otros 71 millones para sanear las pérdidas por quiebras en lo que resta de año.

Foto: El presidente de la compañía eléctrica Iberdrola, Ignacio Galán

Pese al crecimiento constante de la eléctrica y la solidez de otros negocios regulados, Iberdrola ha presentado un ebitda inferior en un 1,4% al del año pasado, y su beneficio crece gracias a la contabilización en el primer semestre de la plusvalía por la venta de su paquete de acciones en Siemens Gamesa. De no mediar dicho apunte contable, el beneficio neto hubiera descendido a unos niveles inferiores a los que venía dando la compañía en los últimos años.

El caso de Naturgy es aún más duro. El coronavirus ha supuesto un contratiempo de primera magnitud para la compañía. La pandemia sacude la firma presidida por Francisco Reynés por varios frentes. Al igual que Iberdrola, las quiebras empresariales también están obligando a la antigua Gas Natural Fenosa a provisionar por esas insolvencias, pero la compañía no hace públicos esos datos, ya que considera que hasta saber la cifra de final de año, sería "especulativo".

Pero la crisis del coronavirus está sacudiendo Naturgy sobre todo por la fuerte bajada de los precios del gas. La sobreproducción, unida al hundimiento de la demanda, primero en China y luego en el resto del mundo que ha tenido que parar, le está obligando a renegociar sus contratos como mayorista. Ya ha logrado cancelar cerca del 20% de su cartera sin necesidad de ir a arbitraje.

Foto: Sede de Naturgy

Por si todo esto no fuera poco, la crisis del covid está castigando de forma intensa Latinoamérica, donde la gasista española tiene una parte importante de su negocio. Ello provoca que se devalúen las divisas locales y por consiguiente se deteriore la cuenta de resultados final.

La suma de los diferentes factores ha llevado a presentar sus peores cuentas en más de una década. El ebitda se ha quedado por debajo de los 2.000 millones de euros hasta junio, una cifra no vista desde 2009. Aun así, el presidente de la energética, Francisco Reynés, asegura que llegarán a los 4.000 millones a final de año. Siempre, eso sí, teniendo en cuenta que es una previsión actual y sabiendo que cualquier previsión puede ser prematura y poco realista, dada la incertidumbre actual. Este pronóstico está por debajo de su objetivo prepandemia (inalcanzable, dada la magnitud de la crisis mundial), pero con él trata de tranquilizar a un mercado que hoy ha castigado con dureza a la cotizada, la más bajista del Ibex con un retroceso de más del 5% en solo una sesión.

El ebitda se ha quedado por debajo de los 2.000 millones de euros hasta junio, el resultado más bajo para este periodo del año desde 2009

El beneficio neto (334 millones) ha sido también el más bajo en más de 10 años. Solo en 2018, cuando por razones contables se apuntó una fuerte devaluación de activos, el resultado neto acabó peor. Pese a ello, Naturgy ha ratificado el dividendo para 2020, que superará los 1.400 millones de euros en total. Eso significa que para cubrir la remuneración comprometida con el accionista, tendrá que tirar de la caja de la compañía, que aseguran cuenta con más de 10.000 millones de euros. Un analista se explica en esa extracción de valor de la firma la caída en bolsa de hoy.

No obstante, y para seguir dando visibilidad de futuro a la empresa, Naturgy ha anunciado este miércoles que en otoño hará una actualización de su plan estratégico, que irá más allá de 2021 y en el que tratará de reposicionar la multinacional de cara al futuro.

Las eléctricas se han convertido en uno de los sectores predilectos para los inversores desde que estalló la pandemia. Su carácter de servicio básico —unido a que sus ingresos dependen en mayor medida de la regulación que del mercado— les otorga unos valores como negocio que sobresalen en tiempos de crisis.

Naturgy Inversores Mercados Provisiones Insolvencias Gas Natural Fenosa
El redactor recomienda