CASO BBVA-VILLAREJO

Béjar torpedea a BBVA en plena batalla sobre su 'forensic' de Villarejo

El exdirectivo carga contra el banco por no darle acceso a su correo corporativo en BBVA y DCN e insinúa que la entidad solo ha usado las pruebas que le vienen bien

Foto: Representación de la Operación Chamartín, inversión dirigida por Béjar. (EC)
Representación de la Operación Chamartín, inversión dirigida por Béjar. (EC)
Adelantado en

​La guerra entre Antonio Béjar, expresidente de Distrito Castellana Norte (DCN), y BBVA se reaviva en un momento clave del caso Villarejo. El exdirectivo de la Operación Chamartín y del banco, imputado en el caso, ha dirigido varios escritos a la Audiencia en las últimas semanas cargando contra la entidad y pidiendo volver a declarar. El último escrito es de la semana pasada, reclamando que BBVA le dé acceso a su correo corporativo entre 2008 y 2019 y criticando que el banco ha usado sus 'e-mails' deliberadamente en su contra.

Estas acusaciones llegan en un momento complejo para BBVA en la Audiencia, con el juez y los fiscales reclamando documentación del 'forensic' a PwC, bajo amenaza de imputación. La tesis de los investigadores es que la entidad ha colaborado solo parcialmente con el juzgado, una línea que podría reforzar el escrito de Béjar.

Antonio Béjar. (EFE)
Antonio Béjar. (EFE)

"Tenemos la certeza de que existen correos electrónicos enviados por el Sr. Béjar o recibidos por este de otras personas, empleados, colaboradores o proveedores externos del BBVA, que no han sido aportados a la causa teniendo relación directa con esta, y que pueden ratificar todo lo que él ha declarado en sede judicial, de modo que son una fuente de prueba relevante que permitirá acreditar múltiples extremos, entre ellos, los procedimientos de pago [a Cenyt, la empresa de Villarejo]", expone el escrito del abogado de Béjar, el exmagistrado de la Audiencia Javier Gómez Bermúdez.

El exdirectivo de BBVA incide en ello calificando de análisis "parcial e interesado" el 'forensic' que PwC hizo sobre él para el banco. La entidad, presidida por Carlos Torres, usó esta investigación para cesarle y en el juicio por despido improcedente. Este se saldó con un acuerdo en el que Béjar cobró 1,7 millones. Aun así, el exdirectivo se queja de "la desigualdad de armas" con que compite con el banco en el proceso penal.

Los correos de Prasa

"Es llamativo, por ejemplo, que solo se haya aportado un correo entre el Sr. Béjar y don Pedro Bécares, director de Recuperaciones, cuando este señor era el encargado de la negociación con uno de los grandes deudores del banco: Prasa", añade el escrito de Gómez Bermúdez.

Con esta afirmación, el exdirector de Riesgos de BBVA España apunta a una de las líneas de investigación clave del caso. El banco sostiene que no se benefició de ninguno de los trabajos encargados a Cenyt (Villarejo). Sin embargo, en el caso de Prasa, pagó tres primas de éxito a la empresa del comisario, las dos últimas tras llegar a un acuerdo de dación en pago con la inmobiliaria andaluza. En su escrito, Béjar se queja de que solo se incluya un correo que le perjudica, en el que hablaba de una reunión con el socio de Villarejo, Rafael Redondo.

Es en este contexto en el que Béjar reclama revisar sus correos entre 2008 y 2019. Ya lo pidió hace una semana, con negativa por parte del banco. Al contrario que entonces, ahora no solicita que todos sus correos se incorporen a la causa, por los problemas de confidencialidad con terceros, sino que reclama que se le dé acceso solo a él "con presencia de un representante del banco, de la empresa y personas físicas concernidas", si fuera necesario.

El banco, por su parte, alegó que Béjar ya tuvo la oportunidad de acceder a su correo corporativo al salir del banco y que hacer públicos miles de correos podría "afectar a múltiples derechos e intereses legítimos protegidos por la Constitución y las leyes". De ahí que el expresidente de DCN haya decidido acotar su petición.

Manuel García-Castellón, el juez que investiga al comisario Villarejo. (EFE)
Manuel García-Castellón, el juez que investiga al comisario Villarejo. (EFE)

Junto a la petición de sus correos, Béjar también solicitó a comienzos de julio volver a declarar en la Audiencia —por cuarta vez— junto a un duro escrito en el que acusa al banco de querer que parezca "el responsable de las relaciones de más de 14 años (entre 2004 y 2018) con el entorno de Villarejo, cuando únicamente trató con el Sr. Redondo entre 2008 y 2014". También criticó que BBVA 'vendiera' el pacto laboral como un despido procedente —"es curioso que la indemnización pactada bajo la cobertura de un pacto de no concurrencia sea exactamente lo que correspondería por despido improcedente"— y afirmando que el error no fue pagar primas de éxito a Cenyt, sino "no ejecutar los bienes localizados".

El caso BBVA-Villarejo está actualmente pendiente de que la Audiencia decida qué hace con los correos internos de BBVA aportados por PwC. El magistrado ordenó a la consultora remitir los 223 correos que el banco se había negado a entregar por confidencialidad. La 'Big Four' envió hace unas semanas un 'pendrive' de 128 gigas y un sobre con diversos documentos. De momento, estos archivos están en la caja fuerte del juzgado, a la espera de si los pone en conocimiento del resto de partes del caso o los filtra —expurga— antes de hacerlos públicos.

El magistrado también tiene que decidir si declaran Béjar y la otra imputada que lo ha solicitado, la jefa de Seguridad del banco, Inés Díaz, y qué hace finalmente con las peticiones de correos internos por parte de las dos acusaciones más activas, la de Luis Pineda, presidente de Ausbanc, y Luis del Rivero, expresidente de Sacyr. Este último dejó un 'recado' al banco y a PwC en un escrito de la semana pasada en el que elogia la decisión del juez de pedir insistentemente los correos internos de BBVA, en lugar de optar por la alternativa: la entrada y registro en la sede de la 'Big Four'.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios