El mayor operador de línea fija de Brasil

Telefónica ultima la compra de la brasileña OI por unos 2.600 millones

La operadora española, en alianza con la italiana TIM y Claro, ha llegado a un acuerdo para adquirir su rival en Brasil, el segundo país que más ingresos aporta al grupo

Foto: El presidente del grupo Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente del grupo Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Telefónica pasa a la ofensiva. La operadora española de telecomunicaciones, inmersa en una estrategia de vender activos para reducir deuda, está a punto de culminar la compra del negocio de móviles de la brasileña OI. Según ha informado la 'teleco' a la CNMV en la mañana de este sábado, y como adelantó El Confidencial, la oferta vinculante se ha presentado a través de su filial brasileña junto con TIM y Claro, la marca con la que opera América Móvil en varios países latinoamericanos. El importe de la operación asciende a unos 3.000 millones de dólares, alrededor de 2.600 millones de euros, según fuentes financieras consultadas por este medio.

La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete firmó una alianza con la italiana TIM para pujar por algunos de los activos de su rival OI, técnicamente en concurso de acreedores desde hace cerca de un año. Telefónica, asesorada por JP Morgan, TIM y la 'teleco' del magnate mexicano Carlos Slim han presentado una oferta para quedarse con las líneas móviles de OI, un negocio muy interesante para la compañía española. Brasil, con 98 millones de accesos, aporta el 21% de los ingresos del grupo español y el 23% del beneficio operativo, con un margen de casi el 41%.

"La oferta vinculante se ha presentado al Grupo OI para su consideración, tras el análisis de los datos y de la información puestos a disposición con respecto a la empresa a adquirir, destacando que la misma está sujeta a determinadas condiciones, especialmente a la selección de los licitadores como 'stalking horse' (primer licitador), lo que les permitirá garantizar el derecho a igualar la mejor oferta presentada en el proceso competitivo de venta del negocio móvil del Grupo OI. En caso de aceptación de la propuesta presentada y de ejecución de la operación, cada una de las partes recibirá una parte de dicho negocio", agrega Telefónica en su comunicado a la CNMV.

Aunque el interés tiene su origen en septiembre de 2019, como adelantó El Confidencial en exclusiva, Telefónica comunicó en marzo de este año que "la transacción, si se completa, creará valor para nuestros accionistas y clientes a través de mayores crecimiento, generación de eficiencias operativas y mejoras en la calidad del servicio. Además, contribuirá al desarrollo y competitividad del sector brasileño de telecomunicaciones".

OI el mayor operador de línea fija del país suramericano. Pero sobre todo es el cuarto operador de Brasil, con 38 millones de líneas, la mitad de las que tiene Vivo, la marca con la que Telefónica opera en su mercado de mayor crecimiento. Sus dueños, un grupo de 'hedge funds' que se quedaron con la empresa por impago de la deuda, espera recaudar un mínimo de 3.000 millones de dólares por la operación, aunque varios analistas indican que podría obtener entre 3.500 y 4.000 millones por su negocio móvil. El montante definitivo es uno de los flecos que se está cerrando.

Brasil es el único mercado de Latinoamérica por el que apuesta Telefónica, que ha encargado a Morgan Stanley y a Citi la venta de Hispam, el holding que agrupa sus filiales en países como Chile, Colombia, Argentina y México, entre otros. La volatilidad y depreciación de las divisas de estos países ha castigado con dureza los ingresos y el Ebitda de la compañía española, que ha perdido cerca de un 35% en bolsa en lo que va de año principalmente por el impacto de las monedas locales.

El real brasileño, que hace apenas un año se cambiaba a 0,30 euros, se paga ahora a 0,15, depreciación que impacta con dureza en las cuentas de Telefónica. Este ha sido uno de los motivos por los que el grupo participado por BBVA y Caixabank decidió en mayo renunciar a sus objetivos financieros para 2020. En el primer trimestre, la operadora obtuvo un beneficio neto atribuido de 406 millones de euros, lo que supuso un descenso del 56,2% respecto a los tres primeros meses de 2019.

Los ingresos de la operadora se situaron entre enero y marzo en los 11.366 millones de euros, lo que supone un 5,6% menos en términos reportados que los 11.979 millones de euros de hace un año. Sin embargo, en términos orgánicos reflejan un descenso del 1,3% respecto al mismo periodo de 2019. El beneficio bruto antes de amortizaciones (Oibda) fue de 3.760 millones de euros, un 11,8% menos en términos reportados y un 1,7% menos en orgánicos. De esta manera, el margen de Oibda bajó 2,5 puntos porcentuales términos reportados y una décima en orgánicos, hasta el 33,1%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios