General Electric, Siemens y EEUU retrasan el tercer rescate de Abengoa
  1. Empresas
EL LUNES 27 DE JULIO, NUEVA FECHA LÍMITE

General Electric, Siemens y EEUU retrasan el tercer rescate de Abengoa

Siemens y General Electric, así como el Gobierno de EEUU, no han aceptado las condiciones. El ICO disipa dudas y sí respaldará con 250 millones: atraería a Santander y al resto de bancos

Foto: General Electric, Siemens y EEUU retrasan el tercer rescate de Abengoa
General Electric, Siemens y EEUU retrasan el tercer rescate de Abengoa

El suspense sigue acompañando, como fiel marca de la casa, cualquier negociación financiera en Abengoa. El tercer rescate, cuya fecha límite ya se retrasó de finales de junio al 14 de julio, se ha visto pospuesto a una nueva fecha pretendidamente definitiva el próximo lunes 27, según informa la empresa a la CNMV. Aunque ha habido avances en el frente de la refinanciación de la deuda con bancos y Gobierno español, la clave de esta tercera reestructuración en cinco años está en los proveedores. Poco más del 50% ha aceptado las quitas y métodos de pago de los 700 millones en deudas vencidas con activos o futuras entradas de efectivo.

Fuentes conocedoras directas de las negociaciones explican que son grandes suministradores tradicionales del grupo andaluz de ingeniería, como General Electric o Siemens, los que no han aceptado aún esas condiciones. Estos grupos arrastran impagos desde 2015, cuando la empresa entró en preconcurso y, de alguna manera, en una crisis sempiterna que la tiene atenazada el último lustro.

Desde General Electric, contactado a última hora de ayer, se señala que su actitud es de apoyar que se llegue a una solución aunque aún no han dado luz verde. Siemens, por su parte, no pudo ofrecer una versión de manera inmediata en la noche de ayer pero recuerda que, con carácter general, nunca hace comentarios sobre clientes.

Llegar a un acuerdo con todos los proveedores y borrar esos 700 millones (682 exactamente) del balance es a día de hoy la principal incógnita. Y puede hacer descarrilar el proceso, pese a que Abengoa señala a la CNMV que ha obtenido avances y apoyos relevantes, si bien pendientes de confirmación definitiva.

Foto: La banca se prepara para la caída de Abengoa: quiere al liquidador de Isolux

También de entidades foráneas procede otra pega, esta vez en el ámbito de los acreedores financieros. Y es que tanto el Department of Energy como el banco US Exim (de apoyo a la exportación de productos estadounidenses) tienen que dar su aprobación a las nuevas condiciones que afectan a la mitad del pasivo. Son 3.000 millones que se refinancian y representan la segunda pata, sobre tres, del rescate. En concreto, el US Exim Bank llegó a impugnar el primer acuerdo de refinanciación cerrado en 2017, y Abengoa logró encauzar la demanda ofreciéndole nuevas condiciones para que entrara en el segundo rescate de 2019, algo que logró. Pero ahora vuelve a tener que negociar.

Las mismas fuentes señalan que las buenas noticias proceden de España. Y es que el ente público ICO, que inicialmente se mostraba reacio a aportar los 250 millones que pide Abengoa, ha virado su postura hacia el sí. Su primera respuesta fue ofrecer solo 160 millones. Este cambio de criterio del ICO necesita, en cualquier caso, del visto bueno previo y mayoritario de los proveedores para hacerse efectivo. Con su luz verde, entraría Santander en la operación, y con él el resto de bancos. En cualquier caso, como ya adelantó este medio, bancos y bufetes de abogados tienen todo preparado para solicitar el concurso.

Desorden en la cotización

Esos 250 millones al ICO, y avales por otros 300 millones a la aseguradora semipública Cesce, son la tercera pata del plan de rescate. Esas reticencias iniciales del ICO llevaron a que la opción del fondo de rescate de empresas viables en crisis de la SEPI se pusiera sobre la mesa. Pero la complicada adecuación de Abengoa al tipo de empresas que busca rescatar la SEPI, unida a las reticencias de la cúpula de Abengoa y los fondos acreedores ante la condicionalidad que impondría, hacen que esta opción se aleje del horizonte a día de hoy.

La CNMV, que ha suspendido este martes la cotización de Abengoa en medio de los rumores no confirmados de que el rescate iba a salir adelante, se ha puesto en contacto con el grupo. Esto generó gran nerviosismo dentro de Abengoa, ya que desde la empresa no se estaba filtrando ninguna información sobre el sentido de las negociaciones, según las mismas fuentes.

De hecho, el motivo por el que se suspendió el intercambio de títulos no es el que suele usar la CNMV al ejecutar esa paralización en otros casos, sino que lo hizo "por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre los citados valores". Las especulaciones estaban generando una operativa superdesordenada que fue clave para que el supervisor bursátil tomara esta decisión, explican otras fuentes del mercado consultadas.

Noticias de Abengoa
El redactor recomienda