AVALES DEL ICO

El Gobierno ultima un plan de 50.000 M para ayudar a las empresas a salir de la crisis

Economía estudia una línea de avales de 40.000 millones destinada a apoyar inversiones empresariales y otras medidas que respalden empresas con problemas de solvencia

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (EFE)
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (EFE)
Adelantado en

El Gobierno ultima un nuevo plan de 50.000 millones de euros para apoyar las empresas afectadas por el covid-19. El Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez anunciará en los próximos días un programa de ayudas para respaldar la solvencia y las inversiones del tejido empresarial, según fuentes conocedoras del plan consultadas por El Confidencial.

El nuevo mecanismo se instrumentalizará principalmente a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), mediante un nuevo programa de avales de unos 40.000 millones de euros, según las mismas fuentes. Los otros 10.000 millones llegarían a través de otras medidas orientadas a evitar que compañías sanas acaben teniendo problemas de solvencia.

Con ello, los avales puestos en el mercado por parte del Gobierno ascenderán a 140.000 millones. Los primeros 100.000 millones está previsto que se agoten de aquí a finales de septiembre, tras la reasignación anunciada este miércoles por parte del ICO de los 28.000 millones no agotados en los primeros tres meses de funcionamiento.

A diferencia de estos 100.000 millones, que se han usado para atajar los problemas de liquidez de las empresas y autónomos derivados del confinamiento, los nuevos 40.000 millones irán destinados a respaldar inversiones a medio plazo de las empresas. Esta decisión genera división de opiniones en el sector financiero. Hay dudas de que en un momento como el actual vaya a haber demanda de las empresas para acometer nuevas inversiones. Aun así, la banca apoyará la medida oficialmente como una vía para impulsar la recuperación.

Santander, BBVA y CaixaBank se adjudican más de la mitad de los fondos del ICO reasignados ayer

A las entidades les preocupa más lo que vaya a ocurrir entre otoño (vencimiento de algunas moratorias) y primavera de 2021, cuando acabarán los periodos de carencia de las primeras líneas ICO, momento que presionará a miles de empresas ahogadas por la crisis. Tal y como está diseñado el instrumento, sobre el papel, si la economía empieza a recuperarse en el segundo semestre del año, las empresas que han recibido avales públicos deberían haber mejorado su posición de liquidez y, a su vez, tener menos problemas para obtener crédito.

Pero ese plan precisa del cumplimiento de varias premisas: que las compañías hayan podido sobrevivir a estos meses de parón y que la economía se recupere al ritmo previsto. Por ello, los bancos prevén una oleada de refinanciaciones y confían en que el Gobierno juegue un papel clave, al igual que ocurrió al principio de la pandemia.

Junto a los avales públicos, el Gobierno ha destinado otras ayudas a las empresas a través de los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) y se están desplegando otros paquetes de medidas para los sectores más tocados por la crisis, como el turismo —4.262 millones— y la automoción —3.750 millones—.

El gobernador del BdE, Pablo Hernández de Cos (i), y el presidente de la AEB, José María Roldán (d). (EFE)
El gobernador del BdE, Pablo Hernández de Cos (i), y el presidente de la AEB, José María Roldán (d). (EFE)

Aun así, tanto desde el sector empresarial como desde el Banco de España defienden que el Ejecutivo debe poner toda la carne en el asador para minimizar el impacto de la crisis, para, más adelante, poder centrarse en la consolidación fiscal: "La política fiscal debe ser la primera línea de defensa para luchar contra los efectos económicos de esta crisis. Es la más adecuada para paliar la pérdida de las rentas de hogares y empresas afectados, con acciones inmediatas, focalizadas y que se acomoden a una duración incierta y heterogénea", señalaba este martes el gobernador Pablo Hernández de Cos. Todas estas medidas están pendientes del fondo de reconstrucción en que se trabaja a nivel europeo.

Fondos reasignados

En paralelo a este nuevo plan, el ICO anunció este miércoles a los grandes bancos españoles cómo se han reasignado los 28.000 millones de avales públicos que no han consumido algunas entidades desde que se puso en marcha el plan, a comienzos de abril. De estos 28.000 millones, 20.800 son para pymes y autónomos y los otros 7.200 para grandes empresas.

Las cifras constatan que Santander ha sido la entidad más activa en la concesión de líneas ICO, al recibir 7.500 millones de la reasignación, un 27% del total, muy por encima del 23% que le correspondía inicialmente. Le siguen BBVA, con 4.200 millones (15%), también ganando cuota; CaixaBank, con 3.800 millones (13,5%), en línea con su porcentaje del mercado; Sabadell, con 2.800 millones (10%), algo por debajo de su cuota; Bankia, con 2.520 millones (9%), algo por encima de su negocio medio; Bankinter, con casi 2.000 millones (7%), también ganando negocio, Cajamar, con 670 millones (2,3%) y Unicaja, con 235 millones (0,8%). De este modo, las mayores entidades tienen hasta septiembre para distribuir el 81% de los avales públicos del ICO restantes. Antes de que llegue la nueva línea para inversiones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios