PESA EL 55% DEL CRÉDITO A EMPRESAS

El aumento del crédito al sector servicios extrema el riesgo de morosidad en la banca

Los préstamos a empresas del sector han pasado de representar un 35% a un 55% del total del crédito bancario en una década. La sensibilidad al daño macro es mayor

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Adelantado en

El sector servicios se ha convertido en el nuevo foco de preocupación de la banca. Si en 2008 fue el inmobiliario, con promotoras que se vieron a las puertas de la quiebra con el pinchazo de la burbuja, esta vez la industria de comercio, hostelería o transporte supone el mayor riesgo de un aumento de la morosidad en el balance de las entidades financieras.

La salud es muy diferente. El sector servicios es mucho más heterogéneo y no acumula los excesos en forma de apalancamiento de las promotoras inmobiliarias antes de la gran crisis financiera. Pero la crisis sobrevenida del coronavirus ha puesto el foco en el sector que más pesa en la economía y en las carteras crediticias de los bancos, pasando del 35% de 2008 al 55% de 2019.

Así lo ha puesto de manifiesto el Banco de España en su informe anual de 2019, presentado este martes con un monográfico sobre la crisis del coronavirus. En su análisis sobre el riesgo de morosidad en la banca, el supervisor recuerda que en 2008 el principal destino del crédito bancario para actividades productivas, con un peso del 47,3%, era el de construcción y actividades inmobiliarias, que en 2019 era del 21,8%. Por el contrario, en línea con la economía real, ha ganado importancia el sector servicios.

Correlación del PIB y la mora y peso de los sectores en el crédito a empresas. (Fuente: BdE)
Correlación del PIB y la mora y peso de los sectores en el crédito a empresas. (Fuente: BdE)

Esta industria incluye algunos de los segmentos más golpeados por las restricciones que se pusieron en marzo a la movilidad para tratar de frenar la pandemia, y que sufren aún la amenaza en la ‘nueva normalidad’ por la incertidumbre que hay en torno al turismo o el comportamiento de los consumidores. Es decir, comercio, hostelería y transporte, ramas “más vulnerables a las disrupciones generadas por la pandemia y las medidas de distanciamiento social adoptadas”, recuerda el organismo gobernado por Pablo Hernández de Cos.

La banca ha llegado a esta crisis con un volumen de dudosos en torno a los 57.000 millones, y una ratio de mora del 4,7%, según los datos del BdE. Para que un crédito sea considerado dudoso, deben pasar 90 días de incumplimiento. Los préstamos con aval público a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y las moratorias alejan el golpe inicial que asumen los bancos.

El pico de morosidad en la crisis anterior llegó en 2013, con casi un 14%. El BdE rechaza cualquier previsión, pero recuerda que los datos de los últimos 12 años muestran una correlación intensa entre el crecimiento del PIB y la morosidad. Por cada caída de un punto porcentual en el PIB, hay un aumento de 0,7 puntos porcentuales en la morosidad.

Sin embargo, esta relación es más intensa con el sector servicios, que es el que más ha crecido en el balance de las entidades. Según las estimaciones del supervisor, una variación de un punto porcentual en el valor añadido bruto de los subsectores comercio, hostelería y transporte supone una variación de casi 0,8 puntos porcentuales en la ratio de mora. Estos segmentos han pasado de un peso del 15,7% en 2008 hasta el 25,6% en 2019.

Se trata así de una amenaza seria para la solidez de los balances bancarios, ya que son segmentos con un peso relevante, que se ven golpeados por el covid y muy influenciados por el ciclo económico. “La sensibilidad de la morosidad de los distintos sectores económicos y la composición de la cartera crediticia determinarán, conjuntamente, la distribución entre entidades de los efectos en términos de morosidad y, por tanto, también de rentabilidad y solvencia”, indica el informe anual del Banco de España.

De hecho, aunque la morosidad más relevante del máximo de 2013 fue la alcanzada por el sector de construcción y actividades inmobiliarias, con más del 35%, en comercio, hostelería y transporte se superó el 15%. En esta ocasión, están acaparando gran parte de los avales públicos a través del ICO, que sirven a las empresas para asegurar su liquidez. El segmento de turismo, ocio y cultura recibió financiación por 10.524 millones, el 17% del total, hasta el 3 de junio, según los datos de Economía.

Los últimos datos publicados por la Autoridad Europea de Banca (EBA, por sus siglas en inglés) muestran que CaixaBank y Bankinter son los bancos que más se juegan en la reactivación del turismo, teniendo en cuenta el peso relativo del sector de hostelería, transporte y ocio en el crédito total. Hay que tener en cuenta que el comercio minorista es una actividad muy golpeada, pero el comercio mayorista está siendo uno de los segmentos más resilientes a esta crisis. Las entidades publican los datos de forma conjunta.

Si se realiza una radiografía de la banca más amplia sobre la capacidad de soportar esta crisis, por el peso de los sectores empresariales más golpeados, la presencia del crédito al consumo o el volumen de hipotecas muy apalancadas (con ‘long to value’ superior al 80%), entonces los nombres propios que sobresalen son BBVA, Sabadell y CaixaBank.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios