Monzón ha sido reelegido

Paz hasta refinanciar: claves del asalto fallido en la junta de Prisa

Al final la cita se resolvió sin problemas para los consejeros implicados, que renovaron sus cargos por otro mandato.

Foto: Sede del Grupo Prisa. (EFE)
Sede del Grupo Prisa. (EFE)
Adelantado en

Al final, hubo más ruido que nueces. Convencido por los argumentos de los principales acreedores de Prisa, el fondo Amber Capital convino en resolver la junta de accionistas sin hacer más sangre de la ya vertida durante los últimos meses, cuando trabajó en un plan para cambiar el equilibrio de poderes del consejo de administración a su favor, con tele asistencia incluida de Moncloa, tal como este lunes destacaban medios internacionales.

Esta tregua entre Banco Santander y Joseph Oughourlian quedó reflejada en el sentido de los votos, ya que Javier Monzón fue reelegido con amplia mayoría y solo con la abstención del fondo activista. Hasta Telefónica, con su 10%, que jugó a la neutralidad hasta última hora, es decir, abstenerse en caso de conflicto, apoyó la renovación del presidente, aunque en el plan B su sustituto habría sido Manuel Mirat, actual consejero delegado.

Con algo más de 1.000 millones de deuda coleando, Prisa afronta una compleja refinanciación tras la última rebaja crediticia de S&P. Ese contexto ha propiciado que las urgencias de Amber Capital por ejecutar su hoja de ruta aguarde en el tiempo hasta que la compañía se dote de un nuevo marco financiero, que le permita a su vez afrontar con más garantías la segregación de los negocios de educación (Santillana) y el de medios (prensa y radio).

Ayer mismo, el propio Monzón quiso dejar claro que su hoja de ruta implica una gestión diferenciada de ambos negocios, que Mirat tradujo luego como “una futura puesta en valor de activos como Santillana”, así como la venta e activos no estratégicos, que permitan “gestionar el actual nivel de apalancamiento (4,3 veces ebitda) y alcanzar una estructura de balance sostenible que permitirá acelerar la transformación de los negocios”.

Lo pasado en las últimas dos semanas, pasado está, incluido el relevo al frente de 'El País'. Amber Capital se quejó por no estar al corriente, aunque era asunto en cartera desde febrero, pues el contrato de Soledad Gallego-Díaz expiraba este mes. Y ese movimiento fue obra del consejero delegado, que ha jugado fuerte en este conflicto, pese a que el propio Oughourlian apoyó su promoción para arrinconar al plenipotenciario Juan Luis Cebrián.

Tras esta tregua, falta saber si el conflicto dejará secuelas entre los implicados, incluida la propia Telefónica, a quien se ha atribuido cierta porosidad a los deseos de Moncloa en esta pelea. De momento, se han dado tiempo para una nueva refinanciación y a partir de ahí ejecutar el plan estratégico para aflorar el máximo valor posible. Ese es el único anhelo de Amber Capital. Otra cosa es el juego de la influencia (mediática). Y esa será ya otra guerra.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios