DUDAS SOBRE LA EXPANSIÓN DE TIM HORTONS

Burger King cierra restaurantes urbanos tras el impago de los alquileres por el covid

La compañía de comida rápida reestructura su red de locales para adaptarlos a la demanda poscovid tras la pelea con los dueños por el impago de los alquileres

Foto: Un trabajador en un local de Burger King. (Reuters)
Un trabajador en un local de Burger King. (Reuters)
Adelantado en

Restaurants Brands Iberia (RBI), dueña de 800 restaurantes de la marca Burger King, ha decidido redimensionar su cadena de establecimientos una vez digerido el primer impacto del coronavirus en sus cuentas. La compañía gestionada y propiedad de Gregorio Jiménez ha confirmado que va a cerrar parte de sus locales situados en edificios céntricos y buscar nuevas ubicaciones en lugares donde pueda ofrecer el servicio Auto King, uno de los canales que en caso de rebrote del coronavirus podrían seguir funcionando sin verse afectados por medidas restrictivas de movilidad.

Según han confirmado fuentes oficiales de RBI, una de las empresas que han estado en medio de la polémica por las medidas adoptadas durante el coronavirus, aseguran que, "atendiendo a nuevos hábitos y tendencias de consumo, antes de la pandemia había iniciado su apuesta por el formato de restaurante grande 'free standing', que dispone de mayor espacio y accesibilidad para los clientes, frente al modelo de locales integrados en edificios con accesibilidad más reducida, sin posibilidad de incorporar el canal Auto King por el que está apostando la marca actualmente".

El propietario de la mayor red de restaurantes de comida rápida de España añade que "a raíz de esta crisis, la apuesta por el formato de restaurante grande se ha acelerado y, tras el análisis que habitualmente realiza la marca de sus restaurantes, se ha decidido el cierre de algunos restaurantes ubicados en edificios y la apertura de nuevas ubicaciones con formato 'free standing'. La previsión de la marca es acometer más aperturas que cierres antes de finalizar el año".

Otras fuentes explican que RBI ha optado por cerrar locales con cuyos arrendadores tuvo serios problemas cuando el grupo decidió de forma unidireccional suspender el pago de los alquileres. Una medida que provocó una auténtica rebelión entre los dueños de sus establecimientos, a los que incluso les obligó a devolver las rentas de febrero, mes en el que los restaurantes de Burger King, Tim Hortons y Popeye's —sus tres principales marcas— facturaron con total normalidad.

Este no fue el único caso polémico de RBI, a la que el Gobierno obligó a reintegrar a 1.700 empleados a los que había incluido en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que inicialmente afectaba a sus casi 14.000 trabajadores. El Ministerio de Economía rechazó el ERTE e invitó a la compañía a mantener abiertos los restaurantes que pudieran servir comida a domicilio y aquellos que tuvieran la opción de recogida con el coche. Uno de los motivos que precisamente esgrime ahora Gregorio Jiménez para reestructurar su red de locales.

Restaurants Brands Iberia alcanzó una cifra de negocio, es decir, lo que facturan sus restaurantes propios y cobra a sus franquiciados, de 427 millones en 2018, último dato disponible. La compañía cerró 2019 con 960 restaurantes en España —939 Burger Kings, 18 Tim Hortons y tres Popeye's—, y este año espera llegar a los 1.000 locales, según ha manifestado su propietario, Gregorio Jiménez. Su beneficio ronda los 10 millones.

Las dudas sobre Tim Hortons

Otras fuentes próximas al grupo indican que en la reorganización se van a cerrar también varios de los 18 Tim Hortons que empezó a abrir hace dos años, cuando anunció esta apuesta por entrar en el negocio de las cafeterías. RBI explica que, al ser un modelo de hostelería tradicional sin canales alternativos de venta, como 'delivery' o 'take away', la reapertura tras la crisis no ha sido tan rápida como la de Burger King. El objetivo inicial era invertir 50 millones para tener una red de 24 Tim Hortons.

Lo cierto es que RBI habla ahora de contar con 12 Tim Hortons, cuando a finales de 2018 contaba con 18, según sus datos oficiales. "Hemos reabierto con cinco cafeterías para ir retomando la normalidad progresivamente. El objetivo de la compañía es continuar con el plan de implantación de la marca en España, dando continuidad al plan de adaptación de la marca que habíamos iniciado antes de la crisis sanitaria y que pasa por adaptar el producto al consumidor español, apostando por un concepto más cercano mediante locales más pequeños, además de incorporar los servicios 'delivery' y 'take away", argumentan.

El sector de las cafeterías es uno de los que más han sufrido el cierre de los negocios. Mientras los restaurantes con terrazas pudieron ir adaptando sus aperturas en las llamadas fase 1 y 2, los locales que solo tenían servicio interior tuvieron que seguir sin facturar, lo que ha puesto contra las cuerdas a compañías como Café y Té.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios