CASO BBVA-VILLAREJO

El fiscal carga contra BBVA por "manipular" el 'forensic' y fingir que colabora

Duras críticas de Anticorrupción contra el banco por su investigación interna: "Usa la colaboración como un disfraz". El juez amenazó con deducir testimonio contra PwC

Foto: Vuelve a escena el caso BBVA-Villarejo. (EC)
Vuelve a escena el caso BBVA-Villarejo. (EC)
Adelantado en

Se tuerce el rumbo judicial de BBVA en el caso Villarejo. El caso regresó a la Audiencia Nacional este lunes con la segunda tanda de declaraciones de los autores del 'forensic', de PwC, en que la estrategia del banco ha encajado duras críticas, directas e indirectas. Hubo momentos muy tensos en el interrogatorio del fiscal Ignacio Stampa al socio de la consultora, Javier López Andreo.

En ellos, el representante de Anticorrupción llegó a afirmar que la "cultura ética" de BBVA no está impulsando la colaboración con la Justicia, y que ya se ha visto en varias ocasiones que el banco "ha manipulado" pruebas, ha hecho "trampas" y que su "colaboración es un disfraz", según abogados presentes en la declaración.

Estas duras afirmaciones suponen un revés en la estrategia del banco, que lleva un año anunciando públicamente su colaboración total con la Audiencia, algo clave para su posible desimputación dentro del caso, y también de cara a accionistas, clientes y supervisores. "La colaboración con la Justicia es esencial, porque la investigación fundamental, la que prevalece sobre cualquier iniciativa y la que debe esclarecer lo sucedido, es la de la Audiencia Nacional", señala el banco en su página web.

A las críticas del fiscal Stampa se sumaron las del juez Manuel García-Castellón contra los autores del 'forensic'. El magistrado llegó a apercibir de un posible delito de desobediencia al socio de PwC, en caso de que no facilite toda la documentación que está solicitando el juzgado. "Está en la raya", le dijo el juez a López Andreo, según fuentes jurídicas consultadas por este medio.

El motivo de este choque son 223 correos electrónicos que PwC se negó a enviar a la Audiencia Nacional ante la prohibición de BBVA. "En relación con esos archivos, debo informar al juzgado de que la representación letrada de BBVA [Garrigues y Uría Menéndez] me ha informado de que el levantamiento del privilegio del secreto profesional solo lo fue para contestar a las preguntas formuladas durante mi declaración realizada ante el juzgado con fecha 20 de febrero de 2020, que no alcanza a la presentación de documentación al juzgado", expone en un escrito firmado el 4 de marzo el socio de PwC. Y añadía que hay 223 archivos que "a su juicio [de Garrigues y Uría Menéndez] no deben aportarse al procedimiento".

Colaboración en cuestión

La consultora se negó a enviarlos a su pesar, ya que durante su declaración del 20 de febrero, López Andreo dijo ante el fiscal que "no tenemos ningún inconveniente en aportarlos". Cambió de opinión después de que BBVA explicara en un escrito que "los documentos en poder de PwC (...) pueden estar cubiertos por el secreto profesional, por el privilegio abogado-cliente de distintos profesionales y de diversos procedimientos, o por algún tipo de protección legal por su carácter reservado".

Juez y fiscal criticaron que BBVA y sus abogados permitan colaborar a PwC cuando interesa a su estrategia judicial y no cuando la perjudica. De ahí el apercibimiento del magistrado a López Andreo, que declara como testigo-perito, no solo como lo segundo. "Cada vez me gustan menos sus respuestas", le señaló en una ocasión Stampa. "Y a mí", añadió el magistrado.

Javier López Andreo, socio de PwC.
Javier López Andreo, socio de PwC.

Ante las críticas que está recibiendo su 'forensic', BBVA envió un escrito a la Audiencia en mayo ofreciéndose a enviar los 2,3 millones de documentos que facilitaron a PwC, siempre que los recibiera el juez bajo criterios de confidencialidad y mediante método de expurgo.

"El 'forensic' encomendado por BBVA es un profundo trabajo de investigación interna que la entidad inició meses antes de su imputación; que no sustituye, en ningún caso, a la propia investigación judicial (con la que sí se colabora, ampliándola y enriqueciéndola con las evidencias obtenidas); y que es muestra y consecuencia necesaria del robusto sistema de cumplimiento normativo implantado en la entidad. Además, y no es un asunto menor, se trata de un ingente trabajo que la entidad costea voluntariamente de su propio bolsillo y a la que aporta cuantiosos recursos materiales y humanos", expuso la entidad.

El banco debe decidir si intenta paralizar la entrega de los correos invocando el derecho a defensa, aunque lo tiene complicado al haber sido requeridos a PwC.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios