EL ÚLTIMO, Y TERCER RESCATE, EN EL AIRE

Abengoa implora a PwC el visto bueno a las cuentas para lograr fondos y no quebrar

La compañía aún tiene que formular las cuentas de 2019 y que PwC las vise. Este retraso y el golpe del covid tuercen la refinanciación: el ICO garantiza solo 160 de los 250M solicitados

Foto: Gonzalo Urquijo, presidente de Abengoa. (EFE)
Gonzalo Urquijo, presidente de Abengoa. (EFE)
Adelantado en

No es culpa del covid pero, como con tantas empresas que ya estaban delicadas, el golpe del virus puede terminar de tumbarla. Abengoa ya se planteó a final de marzo, solo dos semanas después de la declaración del estado de alarma en España, si lanzar una nueva refinanciación o solicitar el preconcurso. Apostó por lo primero, y el 20 de mayo pidió su tercer rescate en tres años: 250 millones a la banca que tuvieran respaldo del ICO, medidas cara a los proveedores (hay 700 millones en impagados), líneas de avales por 300 millones y reestructuración de la mitad de los 6.000 millones de deuda.

Pero un mes después, pintan bastos: la caída de ayer en bolsa del 22% es prueba de ello. Lograr aprobar por fin las cuentas de 2019 y tener el visto bueno del auditor, PwC, es ahora un punto clave para evitar ese segundo escenario: la insolvencia. De momento, según distintas fuentes profesionales y empresariales consultadas, la empresa se está encontrando con dificultades para llevar adelante dos de los pilares de esa refinanciación. El ICO estaría ofreciendo respaldar 160 millones cómo máximo, lejos de los 250 millones a cinco años planteados. Junto a ello, la mayoría de los proveedores está rechazando las quitas o los activos que se les ofrecen para cobrar.

La empresa ya incumplió los plazos de presentación de sus cuentas anuales a finales de febrero. PwC le pidió unas previsiones de tesorería, venta de activos y pagos a proveedores para 2020 creíbles, así como una actualización de su plan de viabilidad a 10 años, para dar el visto bueno a sus cuentas del año pasado. Pero el consejo de Abengoa, que preside Gonzalo Urquijo, aún no ha formulado esas cuentas. Tiene de plazo hasta el 30 de junio.

Desde la empresa, se ha contactado, al máximo nivel, con miembros de la cúpula de la auditora que preside Gonzalo Sánchez en España para tratar ese próximo trabajo de auditoría. Una gestión que fuentes conocedoras de la misma tachan de inusual, al haber pasado por encima del socio responsable de la auditoría de la empresa (Gonzalo Sanjurjo). Estas fuentes explican que esto no es más que una muestra de la preocupación que existe en el grupo ante las reticencias del auditor a dar su visto bueno a las cuentas (cuando se le remitan formuladas).

La agencia EFE informó de que Abengoa necesita la entrada en su caja de 300 millones cifra más elevada que los 250 iniciales en julio para evitar la presentación de concurso. Santander y Bankia son los dos bancos españoles clave.

Las fuentes consultadas por este medio señalan que, una vez más, el pago de la nómina de junio pende de un hilo y, a día de hoy, no hay dinero para afrontar la nómina de julio, con la paga extra incluida. La sensación, que algunas fuentes transmiten desde el interior del grupo, es de fin de ciclo y que el proceso que empezó con el preconcurso de noviembre de 2015 enfilará ahora su fin.

La ingeniería andaluza incumplió en 2019 parte de sus compromisos de pago en varios tramos que suman 3.200 millones de deuda, lo que contablemente obligó a recolocar esos pasivos dentro de su balance. Parte de los 517 millones en pérdidas que se anotó el año pasado proceden de este impago. La empresa está renegociando las condiciones de esos tramos. La perspectiva es que se acoja a concurso Abengoa SA, matriz de la que cuelgan varios cientos de sociedades, algunas de las cuales ya han ido entrando en concurso en los juzgados de Sevilla en los últimos meses.

EY, que ya gestiona algunos de esos concursos, podría ser el administrador concursal, ya que es la única de las grandes firmas de servicios profesionales que no han venido trabajando para Abengoa. Algunas de esas filiales podrían seguir funcionando de forma autónoma, ya que son viables por sí mismas, según las citadas fuentes internas. Desde Abengoa y PwC, consultados, prefirieron no hacer comentarios.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios