Se busca el aval empresarial

El Gobierno de Sánchez tiende puentes con el Ibex 35 en esta fase pospandemia

En el Ministerio de Economía que dirige Nadia Calviño se están manteniendo reuniones informales con directivos de grandes compañías para ver cómo se afronta la reconstrucción

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
Adelantado en

El Gobierno de Pedro Sánchez está estableciendo puentes con los empresarios del Ibex 35 por diversas vías en esta fase pospandemia, clave para la economía española. Lo están haciendo más a corto plazo en el Ministerio de Economía, más en clave de reconstrucción y también directamente desde Moncloa, donde el director general de la Oficina de Prospectiva y Estrategia, Diego Rubio, ha remitido cartas a varios de los principales directivos del Ibex 35 para que se sumen a la 'Estrategia 2050', en la que ya están trabajando un centenar de economistas y reputados expertos de otras áreas.

Fuentes empresariales apuntan a que en el Ministerio de Economía, que dirige la vicepresidenta tercera Nadia Calviño, se están celebrando ya reuniones informales con directivos del Ibex y de otras grandes compañías para escuchar propuestas sobre las líneas maestras del plan de inversiones y reformas que ha de afrontar España, tras la catástrofe económica que está suponiendo el coronavirus. La credibilidad de ese plan será crítica para captar la mayor cantidad posible de fondos europeos y, sobre todo, para usarlos de forma eficiente.

Aunque se ha creado un grupo de trabajo concreto, sí se han iniciado contactos con los responsables de asuntos públicos de grandes empresas, que han sido convocados al Ministerio y se han visto con el equipo de la vicepresidenta. Calviño ha señalado en varias ocasiones la importancia de la colaboración público privada en torno a seis grandes pactos: la transición ecológica y la economía 'verde', el emprendimiento y la transformación digital, el empleo y la formación profesional, la ciencia, los servicios públicos y el campo y contra la despoblación.

En la carta de Moncloa, a la que ha tenido acceso El Confidencial, el planteamiento es similar pero con un enfoque más a largo plazo. Se dirige de manera personal a altos directivos y apunta que la Oficina de Prospectiva y Estrategia se creó en enero para "identificar los grandes retos y oportunidades —demográficos, económicos, sociales y medioambientales— que España tendrá que afrontar en los próximos 10, 20, 30 años, y de ayudar al país a prepararse para ellos. Nuestro objetivo es mitigar el cortoplacismo propio de las democracias actuales, reforzar el pensamiento estratégico del Gobierno".

Se convoca a los empresarios a reuniones en la propia Moncloa o se le ofrece la alternativa de que el encuentro sea telemático o en sus despachos. "Me gustaría que nos reuniésemos para conversar y explorar la posible participación de tu compañía en esta estrategia. Creo que puede ser una oportunidad fantástica para pensar juntos sobre el futuro de España y acercar vuestra visión al resto de actores sociales y económicos del país", plantea Diego Rubio en su misiva.

Según explican fuentes empresariales de Madrid y Barcelona que ya han participado en alguna reunión, la idea es que los empresarios reciban los planes y propuestas de los diez grupos de trabajo de economistas y expertos que están trabajando en la 'Estrategia España 2050' y luego den su opinión sobre los mismos. Se trata de que las propuestas no sean solo planteamientos teóricos sino de que queden ancladas en la economía real. Todavía no han llegado estas propuestas de los grupos de trabajo a las empresas para que las compañías se pronuncien.

Acercamiento a los empresarios

Estos puentes con los empresarios se tienden en un momento muy especial. En clave microeconómica, es cuando la CEOE ha pasado de decir que suspendía el diálogo, tal y como planteó Antonio Garamendi a finales de mayo, cuando trascendió el pacto con Bildu para suprimir la reforma laboral, a presentar una batería de propuestas en la cumbre empresarial de esta semana. En clave más macro, con una perspectiva de que el PIB caiga un 15%, los empresarios prefieren estar de cara con el Gobierno y el Ejecutivo de Pedro Sánchez está aprovechando esta nueva ventana de oportunidad.

ERC ya está mandando señales a Pedro Sánchez de que si pacta los Presupuestos con ciudadanos se acabará su apoyo a la mayoría gubernamental

El Gobierno está preparando los Presupuestos de 2021. Estos empresarios a los que se está acercando el Gobierno preferirían unas cuentas con el apoyo de Cs. Pero eso puede ser un problema. Desde ERC, por ejemplo, ya se están enviando mensajes para vetar al partido de Inés Arrimadas en estas negociaciones. Así lo ha expresado, por ejemplo, la secretaria general de los republicanos, Marta Rovira que en una reciente entrevista en VilaWeb afirmó: "Si Sánchez cambia, ya lo hemos dicho, nosotros saldremos de la geometría variable y entonces ya no servirán los espantajos de decir 'que viene la derecha' o 'que viene la extrema derecha'. Si no se asumen los compromisos políticos, será problema suyo y no nuestro".

El encaje de Podemos

Otra cuestión es cómo encaje Podemos todos estos movimientos. El socio de Gobierno se encuentra, por ahora, al margen de esta apertura hacia el mundo empresarial, pese a la ortodoxia económica de ministros como Yolanda Díaz —Trabajo— no es discutible. Sin embargo, no es lo que la formación morada ha vendido a sus bases.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios