crisis del covid-19

PSA estudia trasladar a Francia trabajadores en ERTE de sus plantas españolas

Se trata de una iniciativa que responde a un principio de "solidaridad industrial" que el grupo aplica en todos los países en los que tiene presencia, y entra dentro de la movilidad de ciudadanos

Foto: Furgonetas del Grupo PSA en Hordain. (Reuters)
Furgonetas del Grupo PSA en Hordain. (Reuters)

El Grupo PSA está estudiando realizar una transferencia de empleados afectados por expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE) de unas plantas a otras para ayudar a satisfacer la demanda de los clientes de vehículos comerciales ligero en la planta francesa de Hourdain. Se trata de una iniciativa que responde a un principio de "solidaridad industrial" que el grupo aplica en todos los países en los que tiene presencia, y entra dentro de la movilidad de ciudadanos europeos dentro del espacio de Schengen.

Un portavoz del grupo automovilístico francés indicó a EFE que desde el lunes próximo empezarán en Hourdin (norte) 120 empleados procedentes de Gliwice, en Polonia, y su número debe incrementarse la semana siguiente. El objetivo es constituir de aquí a mediados de julio un tercer equipo que se añada a los dos que ya están en funcionamiento, y eso necesitaría a unas 500 personas, para lo cual es posible que acudan también otros asalariados desde plantas españolas.

Los empleados a los que afectaría son aquellos que, teniendo experiencia en fabricación de vehículos, no están activos en su fábrica original. Una de las plantas que en estos momentos tiene a trabajadores afectados por ERTE es la de Figueruelas (Zaragoza). La factoría tuvo que parar su producción durante cerca de dos meses por la crisis sanitaria. No obstante, desde el 11 de marzo, los empleados se han ido incorporando de forma progresiva y, a partir de este lunes, ya estará trabajando algo más del 80% de la plantilla.

Esos trabajadores, que irían siempre de forma voluntaria, tendrían el estatuto de desplazados, con el salario de sus colegas de Hourdain y con gastos de desplazamiento o alojamiento cubiertos por la empresa. En esa factoría del norte de Francia hay 2.000 empleados de plantilla con contrato indefinido, a los que en tiempo normal se añadían otros 500 con estatuto interino pero que desde el inicio del confinamiento ya no están en activo.

La medida está motivada, en gran medida, por la demanda comercial. Tras las ocho semanas de parón por el confinamiento, se ha reanudado la actividad de forma progresiva, con protocolos más estrictos y con solo dos de los tres turnos, de forma que de sus cadenas de montaje salen unos 330 vehículos, en lugar de los 580 que se producían antes de la crisis. Eso no es suficiente para los pedidos acumulados y los plazos de entrega de las furgonetas son muy largos. Por eso PSA ha decidido acelerar la cadencia.

La misma estrategia ya se sigue en otras plantas francesas de la compañía. Así por ejemplo, hay trabajadores de la planta de Poissy (en la región de París) que trabajan en la de Rennes (en Bretaña, al noroeste); y otros de Mulhouse en la de Sochaux (ambas muy próximas, al noreste).

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios