MISIVA A IRENE LOZANO

Pérez y Bartomeu piden al CSD no cubrir con su dinero las pérdidas de Madrid y Barça

Los presidentes de Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna han enviado una carta al Consejo Superior de Deportes para que les exima de asumir los números rojos del covid

Foto: Los presidentes de Real Madrid y FC Barcelona, Florentino Pérez (i) y Josep María Bartomeu. (EFE)
Los presidentes de Real Madrid y FC Barcelona, Florentino Pérez (i) y Josep María Bartomeu. (EFE)
Adelantado en

La Liga vuelve este jueves después de tres meses suspendida por el covid-19. Pero los clubes de fútbol, que generan un negocio de 15.688 millones de euros, regresan al césped con un partido perdido: el económico. Real Madrid, FC Barcelona, Athletic de Bilbao y Atlético Osasuna, los cuatro que no son sociedades anónimas, han pedido al Gobierno una moratoria para que sus presidentes no tengan que avalar con su patrimonio personal los números rojos históricos que van a registrar esta temporada.

Según aseguran fuentes de la industria futbolística, los cuatro clubes de fútbol que tienen el régimen especial por ser de los socios y no de los accionistas enviaron hace un par de semanas una carta al Consejo Superior de Deportes (CSD) para solicitarle que las pérdidas que van a apuntarse este año por el covid-19 no computen a efectos de la Ley del Deporte de 1990. Una normativa que se elaboró cuando los equipos de fútbol se convirtieron en sociedades anónimas y de la que se libraron el Real Madrid, el FC Barcelona, el Athletic de Bilbao y el Club Atlético Osasuna por tener solvencia financiera.

Pero esa ley obliga a las juntas directivas de estas cuatro entidades deportivas a avalar con su patrimonio personal el 15% del presupuesto anual, garantías que puede retirar en el caso de que los clubes presenten beneficios recurrentes. Así ha sucedido hasta la fecha, especialmente en el Real Madrid y en el Barça, pero el impacto de la pandemia va a ser de tal calibre que los cuatro clubes con régimen especial saben que van a acabar con números rojos muy relevantes.

Según fuentes internas, el club que preside Florentino Pérez calcula unas pérdidas de ingresos de entre 200 y 300 millones entre lo que queda de esta temporada y parte de la próxima. La cifra será similar en la entidad azulgrana, que solo para el ejercicio en curso estima una caída de 154 millones de euros. Como el recorte salarial aplicado a las plantillas profesionales de fútbol y baloncesto no compensa este descenso de la cifra de negocio, las dos instituciones entrarán en pérdidas. Lo mismo ocurre con el Athletic de Bilbao y con el Osasuna, así como con el resto de los clubes de la Primera y la Segunda División, si bien en los que son sociedades anónimas serán los accionistas los que tengan que digerir el deterioro patrimonial.

En el caso de Pérez, tendría que hacerse cargo totalmente del agujero de pérdidas. En el Barça, Bartomeu compartiría la carga con su junta

Por ello, en una iniciativa promovida por el presidente del Athletic, Aitor Elizegui, las cuatro directivas han pedido al CSD que les exima de esta cláusula del aval por la que tendrían que cubrir con su dinero las pérdidas de sus clubes. En el caso de Florentino Pérez, tendría que hacerse cargo totalmente del agujero, porque eximió a sus compañeros de junta de poner garantías. En el caso del Barça, la responsabilidad está compartida entre los miembros del consejo de administración presidido por Josep Maria Bartomeu.

La factura final va a depender de lo que diga el organismo que dirige Irene Lozano, que ha trasladado la petición a los servicios jurídicos del Consejo Superior de Deportes. Si la respuesta es negativa, dado que podría producirse una discriminación con los otros clubes, la cantidad a avalar será la resultante de la resta entre los beneficios obtenidos y no utilizados en los últimos años y las pérdidas finales de la temporada.

Recortes salariales de Champions

Por ejemplo, en el caso Barça, que es el club que más ingresa, con una cifra de negocio de 990 millones, sus directivos tendrían que poner 148,5 millones, el 15% que obliga la ley. Pero la cuota final será la resultante de restar a los beneficios logrados en los últimos ocho años —190 millones— las pérdidas de este curso, que serán de más de 150 millones. El resultado serían 40 millones. Si el presupuesto de la próxima temporada es similar a los 990 millones, el aval ascendería a unos 100 millones, ya que a los 148,5 a los que obliga la normativa a los directivos habría que quitarles los 40 millones de remanente.

La situación es tan crítica que los dos principales clubes de la Liga española consideran que van a tener que recortar sus gastos en cerca de un 30%, lo que afectará directamente a los sueldos de los jugadores. Los salarios de las estrellas consumen cerca del 60% del presupuesto del Madrid y del Barcelona, cuyos ingresos dependen en un tercio de la explotación de sus respectivos estadios. Al tenerlos cerrados por orden gubernamental, las dos entidades tendrán que devolver o compensar parte de los abonos a los socios y, sobre todo, a los espónsores que alquilan los palcos de empresas.

Aunque es posible que parte del público pueda volver a las gradas en unas semanas, lo harían en un porcentaje de entre el 30 y el 50%, por lo que los ingresos se verían mermados igualmente. En el caso del Madrid, al estar el Santiago Bernabéu en obras, prácticamente es imposible que el coliseo blanco, con capacidad para 80.000 personas, pueda volver a ser utilizado hasta bien entrada la próxima temporada. El equipo va a reanudar la competición en el estadio Alfredo Di Stéfano, que tiene apenas 6.000 asientos y carece de la capacidad comercial del Bernabéu.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios