MESA REDONDA EL CONFIDENCIAL - EY-PARTHENON

Los nuevos hábitos tras la pandemia requieren un mayor ancho de banda

Los expertos coinciden en que la migración hacia zonas rurales provocada por la crisis del covid hace más importante que nunca la inversión en redes que garanticen una buena conectividad

El confinamiento derivado de la pandemia del covid-19 ha impulsado el teletrabajo y ha cambiado los hábitos de los ciudadanos, que han aumentado la demanda de plataformas de entretenimiento y educación, lo que supone para el sector de las telecomunicaciones un importante reto y una oportunidad.

Para debatir sobre ello, El Confidencial organizó de la mano de EY-Parthenon la mesa redonda 'La nueva normalidad en el sector de las telecomunicaciones'. Se trata del cuarto encuentro de un ciclo en el que se analizarán las consecuencias económicas que está teniendo la pandemia del coronavirus en diferentes sectores de nuestro país. En el debate, participaron Albert Cuatrecasas, director general de Cellnex España; Luis Rivera, director de Eestrategia Corporativa de Telefónica; Iván Rejón, director de Estrategia, Marketing y Comunicación de Ericsson España; Teresa Bujalance, directora de Estrategia de Vodafone; Carlos Severino, socio de TMT de EY-Parthenon, y Victoria Fraguas, socia de TMT de EY España, que presentó el informe ‘El día después. El impacto del covid-19 en el sector de las telecomunicaciones’.

El encuentro arrancó con algunas de las claves de este informe, que revela que el 92% de los consumidores se muestra satisfecho con su operador —una cifra muy elevada, teniendo en cuenta la tendencia tradicional en el sector— y confirma un cambio en los patrones de consumo. El 25% de los consumidores reconoce haber aumentado su gasto teleco durante el confinamiento, si bien la apertura parcial traerá consigo una reducción del mismo.

Carlos Severino, socio de TMT de EY-Parthenon.
Carlos Severino, socio de TMT de EY-Parthenon.

Según Victoria Fraguas, socia de TMT de EY España, esa reducción de la actividad lúdica dentro de casa —que afecta a los contenidos de ocio, de información digital, consolas, televisión, etc.— es “lógica” a medida que aumenta la vida social y lúdica fuera. “El 27% se ha suscrito a nuevas plataformas durante el confinamiento. Solo un 20% asegura que no las mantendrá. Por lo tanto, las noticias parecen buenas respecto a lo que va a ser el consumo en el mercado de las telecomunicaciones”, explicó Fraguas.

Entre los impactos que va a haber en el sector, el informe apunta a que en el corto y medio plazo se va a producir un aumento de la demanda de datos en el hogar debido al 'smart' wifi, la educación digital y el entretenimiento; una reducción del consumo de datos móviles, ya que pasamos más tiempo enganchados al wifi; un aumento del consumo de soluciones unificadas y servicios digitales; una digitalización de la atención al cliente, y el uso de canales remotos. Asimismo, se prevé una reducción del uso de las líneas de voz fija y de la renovación de terminales. “Las operadoras no vamos a ser inmunes. Ya hay impacto en el 'roaming' y en la venta de terminales, pero no hemos visto que nadie se dé de baja. Creemos que vamos a tener una buena salida de esta crisis”, opinó Luis Rivera, desde Telefónica.

"Hay impacto en el 'roaming' y en la venta de terminales, pero creemos que vamos a tener una buena salida de esta crisis" (Luis Rivera)

Los nuevos hábitos y el hecho de que varios miembros de la familia consuman datos de manera simultánea requieren de un mayor ancho de banda, según el director general de Cellnex España. “Además, esta conectividad habrá que llevarla a los entornos suburbanos y rurales. Quizá vamos a tener una migración de modo de vivir hacia los pueblos un poco más alejados del centro de la ciudad. Está habiendo búsquedas en internet de casas más grandes y más alejadas de los núcleos urbanos y una buena conectividad va a ser un servicio básico”, expuso Albert Cuatrecasas.

En este sentido, desde Ericsson advierten de que la situación de crisis actual ha mostrado una “extraordinaria unidad del sector”, tanto por parte de instituciones como de competidores, para asegurar que las redes permitan capear los incrementos “superlativos” de tráfico y resolver los problemas que pudiera tener el cliente final, ya fuera una pyme o un cliente residencial. “Si miramos los mercados de capitales, se ve un impacto brutal en todos los sectores, pero quizás el sector 'telecom', habiendo sido penalizado, no ha sido uno de los que más han sufrido el castigo en bolsa, lo que demuestra ese papel como herramienta básica”, aseveró Iván Rejón.

El director de Estrategia, Marketing y Comunicación de Ericsson España puso sobre la mesa algunos de los retos actuales del sector y recordó que el covid-19 ha pospuesto la subasta de la banda de 700 MHz, lo que ha dejado fuera de cobertura de 30 Mbp a tres millones de personas en España y de 100 Mbp a unos siete millones de personas, que no pueden disfrutar de servicios avanzados de comunicaciones.

Albert Cuatrecasas, director general de Cellnex España.
Albert Cuatrecasas, director general de Cellnex España.

Desde Vodafone España, creen que para garantizar que se pueda mantener la actividad económica, si se vuelve a producir una situación similar, es muy importante garantizar que se pueda seguir invirtiendo en las redes. “Eso nos ha ayudado a solventar esta crisis y a ayudar a que se mantenga parte de la actividad y de la conectividad social”, apuntó Teresa Bujalance, quien afirmó que el sector ha respondido en general de forma “excelente” y “proactiva”, y consideró que la compañía de la que forma parte ha tenido una respuesta “rápida, integrada y coordinada”.

Además, Bujalace indicó que “en un momento en el que la conectividad es crucial”, multiplicaron por cuatro la capacidad de su red. “La teníamos preparada para poder asumir toda esta capacidad, consumos que han superado muchas veces el 50% de lo que venían haciendo los clientes y las empresas. Nuestra red no solo ha resistido, sino que ha dado conectividad excelente sin ninguna incidencia”, resaltó.

Más morosidad y menos inversiones

Entre los impactos que va a producir la pandemia en el ámbito financiero del sector, el estudio de EY-Parthenon resalta un aumento de la morosidad y un aplazamiento de las inversiones en el 5G.

Iván Rejón, desde Ericsson, reconoció que se verá una contracción de la demanda en lo que queda de 2020 y probablemente en parte de 2021, pero aseguró que del mismo modo se advierte una reorganización del gasto hacia servicios que ofrecen mayor valor. Por eso, la multinacional sueca ha lanzado durante la pandemia 15 nuevas redes 5G a nivel mundial y está corrigiendo al alza las perspectivas a corto plazo en determinados puntos geográficos. “Durante este tiempo, hemos medido la experiencia de usuario donde ya está desplegado el 5G. Son clientes que tienen una mejor conectividad y hemos visto que, al contrario de lo que ocurre en otros países, el tráfico wifi se ha visto muy reducido, porque se goza de una mejor experiencia y el cliente estaría dispuesto a pagar más”, subrayó.

Desde Telefónica, también consideran que, en el nuevo escenario que ha dejado tras de sí la crisis sanitaria, la calidad va a ser muy valorada. "Las personas entienden que la conectividad es la base. Pensamos que todos vamos a apretarnos el cinturón, pero creemos que los clientes se lo van a pensar a la hora de cambiar un proveedor de calidad por uno más barato". "Habrá menos impacto que en la crisis de hace 10 años. Somos un sector deflacionario y el 'input' es bastante menor que hace unos años", expuso Luis Rivera.

Para Carlos Severino, el desarrollo del 5G está en la columna vertebral del desarrollo de la economía. A pesar del retraso en la subasta del espectro, el entorno de tensión económica no se antoja “muy malo” para el sector de las telecomunicaciones. “Para las telecos, se abre una serie de oportunidades que si son capaces de utilizar y posicionarse, pueden ser una fuente de crecimiento muy importante no solo para ellos sino también para la economía y la sociedad”, vaticinó el socio de TMT de EY-Parthenon.

Compartir infraestructuras reduce costes

En el largo plazo, la tendencia respecto al consumo tras la pandemia va a seguir el mismo camino que se va a ver en el medio plazo. Destaca la aceleración de la transformación digital de las empresas, que implica una mayor presencia 'online', 'cloud', comunicaciones unificadas y ciberseguridad.

Luis Rivera, director de Estrategia Corporativa de Telefónica.
Luis Rivera, director de Estrategia Corporativa de Telefónica.

Desde el punto de vista financiero, se va a tender a la compartición de infraestructuras, lo que permitirá reducir el coste en los nuevos despliegues. Una realidad para la que los operadores neutrales podrán tener un papel clave, según el director general de Cellnex España. “Nosotros facilitamos esa optimización de costes. Muchos estudios aseguran que con la compartición de infraestructuras, la cifra de inversiones se puede reducir hasta un 40%. En este sentido, los operadores pueden dedicar sus inversiones a sus propios servicios para diferenciarse entre ellos”, expuso Cuatrecasas.

Por otro lado, se reducirán los costes mediante la automatización de procesos y de la atención al cliente. Además, se prevé una disminución en el número de puntos de venta y los distribuidores tenderán a concentrarse, lo que hará posible la consolidación de operadores pequeños y revendedores. “Para favorecer el desarrollo de las nuevas líneas de negocio digitales, se va a tender a comprar compañías más pequeñas para permitir su aceleración y también se va a ver una mayor separación entre la infraestructura y los servicios”, concluyó Fraguas.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios