POR HABER APLICADO ERTE PARA 26.000 PERSONAS

El Corte Inglés suspende por primera vez su dividendo salvo permiso del Gobierno

El grupo de grandes almacenes ha consultado con el Ministerio de Economía y el de Trabajo si puede retribuir a sus accionistas pese a haber aplicado un ERTE a 26.000 personas

Foto: Reuters.
Reuters.
Adelantado en

El consejo de administración de El Corte Inglés se reunirá en breve para decidir si suspende por primera vez en su historia el pago del dividendo a los accionistas pese a haber ganado dinero en su último ejercicio fiscal, 2019/2020, acabado el pasado 29 de febrero. Una medida obligada por el impacto del covid-19, que lo va a llevar a registrar pérdidas históricas en el año en curso, y por el hecho de haber aplicado varios expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor a hasta 26.000 personas. Esto último ha pasado una factura al Estado e imposibilita, tal y como estipula el decreto ley aprobado por el Gobierno, retribuir a sus inversores.

Según fuentes financieras próximas a El Corte Inglés, presidido por Marta Álvarez, los responsables del 'holding' de la distribución se han puesto en contacto con la ministra de Economía, Nadia Calviño, y con la de Trabajo, Yolanda Díaz, para consultarles si la normativa aprobada en relación con los préstamos ICO y con los ERTE les imposibilita 'de facto' para poder distribuir dividendos a sus accionistas. La compañía solicitó un crédito normal por 1.310 millones de euros a la banca para poder hacer frente a los primeros efectos del coronavirus, que ahora quiere convertir en un préstamo con garantías del Estado, y aplicó varios expedientes temporales de empleo debido a que el Gobierno obligó a cerrar todos sus centros comerciales, salvo la zona de alimentación y electrónica.

Por lo tanto, el Estado va a asumir la garantía del préstamo por 917 millones (el 70% de los 1.310 millones) y ha pagado dos terceras partes de las nóminas de 26.000 personas que dejaron de trabajar durante casi dos meses. Aunque la mayoría se incorpora el lunes a sus puestos, gracias al pase a la fase 2 de la desescalada en todas las regiones, los 4.500 empleados de Viajes El Corte Inglés seguirán bajo un ERTE hasta febrero de 2021 debido al terremoto que está viviendo el sector del turismo.

Con la normativa en la mano, El Corte Inglés no puede repartir los 75 millones que distribuyó el pasado año a sus accionistas. Pero Marta Álvarez ha hecho saber al Gobierno que la mayoría de ese dinero va a la Fundación Ramón Areces, dueña del 37,39% del capital del 'holding'. La Fundación Ramón Areces tiene como objetivo principal invertir en investigación, especialmente médica, por lo que la compañía ha explicado al Ejecutivo de Pedro Sánchez que gran parte del dividendo va destinado a financiar los proyectos científicos. Por ello, el Gobierno está analizando si concede una dispensa a la fundación, que tiene unas reservas de 125 millones de euros y que podría seguir con su operativa sin ningún problema.

La relación entre El Corte Inglés y Sánchez es muy fluida. De hecho, el presidente del Gobierno solo ha visitado dos empresas durante la pandemia

No obstante, la Fundación Ramón Areces también tiene inversiones en compañías cotizadas, como BBVA, Santander, Iberdrola y Prisa. En los dos bancos y en el grupo de medios de comunicación ha acumulado fuertes pérdidas debido a la caída en bolsa de estas sociedades, lo que le ha obligado a reconocer deterioros relevantes en las cuentas de la fundación.

La relación entre El Corte Inglés y Pedro Sánchez es muy fluida. De hecho, el presidente del Gobierno solo ha visitado dos empresas durante la pandemia. La primera fue Hersill, una pequeña compañía de respiradores con sede en Móstoles, a la que acudió el 3 de abril. La segunda, el día 15 de ese mes, fue un taller de confección de El Corte Inglés situado en Madrid que había reorientado su producción para la elaboración de mascarillas para el personal sanitario. En aquel encuentro, Marta Álvarez recibió al líder del PSOE, que fue acompañado de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, a quienes enseñó las instalaciones.

Resto de accionistas y herederos

Además de la Fundación Ramón Areces, en el capital de El Corte Inglés están varias familias históricas y un inversor catarí. La participación más importante es la de Cartera de Valores IASA, que tiene el 22% de las acciones y que es propiedad en un 70% de Marta y Cristina Álvarez, y el 30% restante, de Dimas Gimeno, el expresidente, y su familia. Por debajo se encuentran Sheikh Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani, que tiene un 10%, Corporación Ceslar, de los Areces, con un 9%, y Cartera Mancor, de la familia García Miranda (8%). Gran parte de estos herederos viven de los dividendos que les dan sus acciones de El Corte Inglés.

Algunos de estos accionistas están presionando para que haya algún tipo de retribución por pequeña que sea. Pero el reparto de un dividendo aún pondría más difícil mantener la solvencia de la compañía, ya que Standard & Poor's ya ha puesto en revisión negativa el rating del 'holding'.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios