POR UNOS 150 MILLONES DE EUROS

Carlyle y Anacap pujan por gestionar los impuestos y las multas municipales

Los dos fondos de capital riesgo presentan ofertas al alza para adquirir la empresa alicantina que se encarga del cobro de los tributos de 1.500 consistorios en España

Foto: Un agente de Policía pone una multa en un coche en Vitoria. (EFE)
Un agente de Policía pone una multa en un coche en Vitoria. (EFE)
Adelantado en

El covid-19 ha paralizado de golpe la compra y venta de empresas por la incertidumbre creciente sobre la viabilidad de los negocios y la dificultad para calcular cuánto valen ahora las compañías. Pero si hay algo resistente, incluso creciente, en medio de una pandemia es el cobro de impuestos debido a la crisis económica que se avecina. Por ello, Carlyle y Anacap se han lanzado a la compra de Gestión Tributaria Territorial (GTT), una empresa alicantina que gestiona los servicios de recaudación municipal de 1.500 ayuntamientos de toda España.

Según han confirmado fuentes financieras, Carlyle, una de las mayores firmas de capital riesgo de Europa, y Anacap, otra sociedad británica de capital riesgo, con 5.100 millones de euros bajo gestión, están en la fase final del proceso organizado por GED Capital, el dueño de GTT desde 2017. Estos dos fondos están entre los favoritos para hacerse con la compañía con sede en Alicante y cuya valoración podría alcanzar hasta los 150 millones de euros.

La venta está siendo asesorada por Rothschild en nombre de GED Capital, otro 'private equity' liderado por Enrique Centelles, que ha visto una gran oportunidad para poner en valor su inversión en GTT al tratarse de una empresa con ingresos recurrentes y no afectada por el coronavirus. "Los ayuntamientos van a tener que seguir cobrando impuestos y puede que ahora más que antes para sanear sus cuentas, por lo que es posible que recurran más a la tecnología de GTT", asegura uno de los fondos de capital riesgo que se han interesado por esta compañía.

Dada su resiliencia a la pandemia, Rothschild ha recibido cerca de 12 ofertas de potenciales candidatos, con ofertas que han oscilado entre los 110 y los 150 millones de euros. El banco de inversión ya ha hecho la selección de los finalistas y antes del verano elegirá al comprador de GTT, de la que GED Capital tiene el 75% y Oquendo, otro fondo de capital riesgo, el 25% restante. Este último podría seguir en el accionariado e incluso financiar parte de la inversión del nuevo comprador, según fuentes próximas a las conversaciones.

GTT tiene como clientes 1.500 ayuntamientos, casi el 20% de todos los que hay en España, y gestiona servicios con 15 diputaciones y una comunidad

GTT tiene como clientes 1.500 ayuntamientos, casi el 20% de todos los que hay en España. Además, gestiona servicios con 15 diputaciones provinciales y una comunidad autónoma. Su gran activo es un 'software' informático que automatiza la recaudación de impuestos, la inspección y la gestión catastral de las administraciones públicas, que prefieren externalizar este servicio para liberar personal. La plantilla de la compañía alicantina asciende a unos 500 empleados.

El pasado año, llevó a cabo dos adquisiciones. Por una parte, compró por 4,8 millones Gesmunpal, una empresa del País Vasco dedicada a la gestión de tributos y sanciones de entes municipales. Después, hizo su primera inversión (dos millones de euros) en el extranjero al tomar el control de Tecvasa Internacional, que asesora en la gestión tributaria de varios ayuntamientos de la República Dominicana.

Carlyle es uno de los 'private equity' que con más frecuencia invierte en España. Actualmente, su mayor apuesta es Cepsa, de la que compró el pasado año el 37% del capital por 4.275 millones. También es dueño de Codorniú, que adquirió en 2018 por 300 millones. Antes vendió negocios como la cárnica Grupo Palacios por más de 300 millones, Saprogal, una empresa de comida para animales, la tecnológica Telvent o una participación del 11% en Applus Services, el líder español en inspecciones técnicas de vehículos. El 'private equity' se ha interesado asimismo por participar en el rescate de Codere.

Anacap no ha dejado su huella todavía en España. Pero en los últimos años ha estado en fases muy avanzadas para comprar la aseguradora Caser, vendida finalmente a Helvetia por 780 millones, y Evo Banco, que finalmente fue adquirido por Bankinter por 65 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios