CUENTAS DEL FONDO DE RESCATE

BBVA demanda al FROB y a Blackstone por las cláusulas suelo

El banco presidido por Torres lleva al Estado a los tribunales para que asuma parte de la factura de las cláusulas suelo. El caso está pendiente de una aclaración de la Audiencia

Foto: Sede de BBVA en Madrid. (EFE)
Sede de BBVA en Madrid. (EFE)
Adelantado en

BBVA abre un frente legal contra el Estado por el rescate financiero. El grupo presidido por Carlos Torres ha llevado a los tribunales al Fondo de Reestructuración (FROB) por un capítulo derivado de la subasta de Catalunya Banc. Así figura en las cuentas del fondo público, donde se advierte de una demanda presentada por BBVA contra la institución y contra el fondo de titulización que se quedó con las hipotecas tóxicas de Catalunya Banc, controlado por Blackstone.

El motivo de la demanda fue las cláusulas suelo. El banco pide al juez que aclare quién debe hacerse cargo de parte de las sentencias en contra —demanda de juicio declarativo—. La entidad quiere derivar a Blackstone y al FROB parte del coste de estos procesos. Las cuentas del FROB no detallan el importe en juego, pero hablan de una "cuantía indeterminada e indeterminable". BBVA perdió la demanda en primera instancia y ganó "parcialmente" en la Audiencia Provincial de Madrid, aunque el FROB cree que fue por un error formal, por lo que presentó un escrito de aclaración, cuyo resultado se ha inclinado recientemente a favor del fondo, según fuentes jurídicas consultadas por este medio. El banco tendría todavía opciones de recurrir ante el Supremo.

Todo este proceso viene derivado de la subasta de Catalunya Banc entre 2014 y 2015. Para hacerlo posible, el FROB separó las peores hipotecas, valoradas en 6.400 millones, y se las vendió a Blackstone. Posteriormente, traspasó el resto del banco a BBVA. Esta subasta se produjo en plena vorágine judicial de las cláusulas suelo. Por ello, Blackstone exigió que se le concedieran unas garantías en caso de que los tribunales lo condenaran a devolver dinero cobrado de más en las hipotecas adquiridas.

Por su parte, el banco no incluyó ninguna garantía al respecto en la compra de la entidad catalana, sino que lo incluyó en el precio. Pagó 1.187 millones y recibió coberturas por unos 550 millones para cubrir algunas sentencias —no las cláusulas suelo— y la potencial ruptura del acuerdo de bancaseguros.

Pérdidas adicionales

En ese momento, BBVA dio por hecho que no tendría que hacerse cargo de las sentencias de cláusulas suelo en las hipotecas compradas por Blackstone. Pero el acuerdo con el FROB solo incluía una garantía para el fondo norteamericano en los casos en que el condenado fuera el fondo de titulización. En su lugar, los tribunales están diciendo que tiene que pagar Catalunya Banc, actualmente BBVA. Por ello, el banco presentó la demanda frente al fondo y el Estado. La diseñó el responsable jurídico en España, Adolfo Fraguas, junto a uno de los bufetes de confianza, CMS Albiñana.

"En el proceso de venta de una cartera de activos por parte de Catalunya Banc al FTA2015, el FROB otorgó una garantía sobre la eventual responsabilidad por cantidades anteriores a la fecha de efectos económicos que una sentencia firme pudiera declarar en contra del FTA2015 por cláusulas suelo", expone en sus cuentas el FROB. "Al amparo de dicha garantía, BBVA [subrogada en la posición de Catalunya Banc] presentó una demanda contra el FTA2015 y el FROB reclamando las cantidades que hubiera de tener que devolver", añade.

El FROB da por hecho en sus cuentas que no hay riesgo de perder frente a BBVA: "No se considera probable que el FROB tenga que hacer frente al pago de obligación alguna".

Fuentes financieras consultadas por este medio señalan que BBVA no se juega un impacto relevante, ya que lo que le va llegando es un goteo de demandas que va provisionando a medida que son firmes en su contra. Esta entidad fue una de las que mayores pérdidas tuvieron que afrontar por las cláusulas suelo. Dotó 577 millones solo tras la sentencia europea que corrigió al Tribunal Supremo, en 2016, obligando a las entidades a retirar estas condiciones hipotecarias con retroactividad total. Esta cifra ha ido creciendo en los años siguientes, aunque el banco ya no detalla las cifras.

BBVA dejó de aplicar la cláusula suelo a sus hipotecas en 2013, tras la primera sentencia del Supremo. Los 577 millones se dotaron para cubrir el riesgo anterior. En el caso de la cartera de Catalunya Banc, el banco presidido por Torres dejó de aplicar esta condición en julio de 2016 y provisionó el importe correspondiente a no haberla tenido desde 2013. Con lo que no contaba es con asumir también la factura de las 100.000 hipotecas tóxicas vendidas a Blackstone. Algo que, salvo giro por parte del Supremo, tiene muchas probabilidades de hacer.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios