Los exdueños de Abengoa 'perdonan' 23 M a Sevilla tras el debloqueo a sus suelos
  1. Empresas
LAS FAMILIAS ENFILAN LA SALIDA DE LA QUIEBRA

Los exdueños de Abengoa 'perdonan' 23 M a Sevilla tras el debloqueo a sus suelos

Inversión Corporativa prevé retirar la demanda judicial por el retraso de 17 años en aprobar el desarrollo inmobiliario sobre 1 millón de metros cuadrados. El ayuntamiento ya la rechazó en 2018

Foto: Recreación de la zona de Buen Aire. (Ayuntamiento de Sevilla)
Recreación de la zona de Buen Aire. (Ayuntamiento de Sevilla)

Futuro despejado tras 17 años de tramitación burocrática pero justo en medio de la incertidumbre económica por el impacto del coronavirus. El desarrollo urbanístico de Bien Aire, una bolsa de suelo de un millón de metros cuadrados al noreste de Sevilla, ha recibido el visto bueno definitivo del ayuntamiento de la ciudad. Con la aprobación del plan parcial, punto final de un proceso que se inició en 2003, los exdueños del 57% de Abengoa agrupados en la sociedad Inversión Corporativa y que poseen una cuarta parte de Buen Aire, respiran aliviados. Esa aprobación es clave para solventar su quiebra empresarial. La luz verde también llevará a IC a cerrar la pugna judicial que mantienen por 23 millones contra el consistorio que hoy dirige el socialista Juan Espadas.

La revisión de la aprobación inicial de ese plan parcial, en 2014, se ha demorado seis años más al menos por dos motivos. Primero, la dilación en las respuestas que las diferentes sociedades promotoras que conforman la junta de compensación tenían que facilitar a los distintos organismos locales y estatales sobre el impacto de la creación de un nuevo barrio con 2.330 viviendas —250 más las finalmente incluidas—, de las que 770 serán de VPO. Y, en segundo lugar, por la tardanza de esos organismos en ir emitiendo sus informes. La dirección general de Carreteras del Ministerio de Fomento contestó a mitad de 2019 con su aprobación; y la dirección general de Aviación Civil lo hizo el pasado 30 de marzo.

Foto: En rojo, perímetro de la bolsa de suelo de Buen Aire. (Ayuntamiento de Sevilla)

Esos retrasos fueron parte de la demanda, por vía administrativa, presentada a final de 2013 por varios propietarios de Buen Aire contra el ayuntamiento ante el no desarrollo del convenio firmado en 2003. Además de IC, también recurrieron la Compañía de Jesús (Jesuitas), que poseen otros 200.000 metros. Otras inmobiliarias y sociedades titulares de 250.000 metros más, hasta sumar 700.000 metros, se unieron a la acción de reclamación.

Alegaban, primero, que los pagos realizados tras la firma del convenio de 2003 por valor de 11 millones para sufragar la ejecución de sistemas generales de alumbrado o alcantarillado no se emplearon en acometer esos servicios. Que siguen sin haberse ejecutado. A esa cantidad se le añaden intereses y gastos por otros 12,2 millones, hasta los 23,2 millones que están incluidos en la demanda ante un juzgado de Sevilla. Y ello porque el ayuntamiento, tras prorrogar durante años la resolución de esta reclamación, acabó por desestimarla a inicios de 2018.

Foto: Promoción en Sevilla. (Insur)

"Es una acción judicial táctica que ya no tiene sentido y que puede incluso entorpecer o retrasar la entrega de esos suelos en dación de pago a los bancos", explica una fuente del sector inmobiliario al corriente de la situación de IC. En esta sociedad están presentes las familias Benjumea, Abaurre, Sundheim o Guardiola que poseían la mayoría de Abengoa. Ha atravesado un preconcurso entre 2015 y 2017, y está en concurso desde enero de 2019. Fuentes oficiales de IC han preferido no hacer ningún comentario sobre la retirada de esa acción judicial.

Con la entrega de su parte en esos suelos, IC prevé saldar la mayoría de los 100 millones de deuda que mantiene con cuatro bancos liderados por Sabadell. La dación es la vía más rápida para levantar el concurso. Otra opción sería la llegada de un fondo interesado en adquirir y desarrollar todo o parte de los suelos, lo que supondría la entrada de un tercero en liza en la operación. También está por determinar en este momento el impacto del covid sobre el sector inmobiliario. Las promotoras están parando la ejecución de miles de viviendas y edificios de oficinas en toda España.

Reorganización en IC

Los suelos están rodeados por tres vías de transporte, dos de ellas estatales (la A4 y la SE-30). Los aviones que aterrizan en el aeropuerto de Sevilla pasan también por encima del nuevo desarrollo. Además, la línea de tren AVE Sevilla-Madrid también pasa por uno de los flancos de la parcela. Ha habido que acometer estudios de ruido, rediseñar los accesos del nuevo barrio a las vías de alta capacidad que lo circundan y acomodar los bloques de pisos a los estándares de seguridad aeronáutica. Junto a los pisos, hasta 250.000 metros se destinarán a usos terciarios y 36.000 metros a usos industriales y de almacenamiento.

Por su parte, las últimas cuentas de IC depositadas hace un mes en el registro y correspondientes al año 2018 recogen una reorganización en el accionariado de la compañía. La sociedad Palmera Nueva, que agrupaba la participación de los nueve hermanos Benjumea Llorente y controlaba el 25% de IC, ya no es accionista. Solicitó su liquidación en enero del año pasado, al tiempo que IC entraba en concurso. Han quedado, como accionistas con idéntica participación, los dos hermanos varones: Felipe (expresidente y CEO durante 25 años en Abengoa) y Javier. Ambos tienen un 5,3%. Felipe dejó la presidencia de la sociedad a mediados del año pasado en manos de Ignacio Solís Guardiola.

Sevilla Coronavirus Quiebra VPO Noticias de Abengoa Acciones Mercado inmobiliario Vivienda
El redactor recomienda