APENAS EL 52% DEL CAPiTAL VOTÓ A FAVOR

Florentino salva por los pelos a su consejero vip y a su cuñado psiquiatra en ACS

El presidente del grupo consiguió con apenas el 52% del apoyo de los accionistas que renovaran en su nombre a Javier Echenique y al marido de su hermana, también consejera

Foto: Florentino Pérez. (EFE)
Florentino Pérez. (EFE)
Adelantado en

Florentino Pérez vivió el pasado viernes una junta general de accionistas casi plácida. El presidente de ACS dio explicaciones a sus accionistas por vía telemática de las fortalezas del grupo constructor y de concesiones, tras remontar con fuerza en bolsa después de desplomarse cerca de un 60%, hasta mínimos en ocho años, en las primeras semanas del covid-19. Pero, como ya ocurriera el pasado año, un alto porcentaje de inversores volvió a votar en contra de la renovación como miembros del consejo de administración de personas afines al mandatario, que tiró de maniobras financieras para evitar que fueran destituidos.

Según los datos oficiales de la junta general, la renovación de Javier Echenique, consejero de ACS desde 2004, y de Mariano Hernández Herreros, psiquiatra de profesión y cuñado de Florentino Pérez, tuvo el apoyo del 52,6% de los asistentes al evento y recibió el rechazo del 46,7%. O lo que es lo mismo, 89 millones de acciones a favor frente a 79 millones de títulos en contra en un acto en el que apenas hubo un quórum del 53,72%. De esta participación, más de la mitad de los títulos (el 53,14%) estaba en manos del propio consejo de administración y el resto era lo que se denomina "representación especial".

Florentino Pérez, presidente de ACS. (EFE)
Florentino Pérez, presidente de ACS. (EFE)

La votación se saldó a favor de Echenique y del cuñado del presidente, casado con su hermana, también consejera, gracias a los 16,96 millones de acciones que ACS tiene en autocartera. Un paquete comprado en buena parte desde mediados de marzo y que supone el 5,39% del capital, el nivel más alto de acciones propias en su balance desde hace 10 años, según datos oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV): También jugó un papel importante el 5,32% del capital que está en manos de Société Générale, banco muy cercano a ACS y que comunicó esta participación el pasado 11 de abril.

Tanto Echenique, vicepresidente asimismo de Telefónica y consejero de Banco Sabadell, como Hernández Herreros, de 77 años, representan a Inversiones Vesán, la sociedad patrimonial del presidente del Real Madrid, a través de la cual tiene el 12,52% de la acciones del 'holding' constructor. Es decir, tienen la condición de consejeros dominicales, nombrados a propuesta del propio Florentino Pérez en representación de su participación.

Echenique, exdirectivo de BBVA y un ejecutivo de reconocido prestigio, lleva en el consejo de ACS desde 2004, por lo que con su nueva renovación estará en el cargo al menos hasta 2024. Hernández Herreros, por el contrario, apenas lleva en el órgano de gobierno de la constructora desde 2016, por lo que resulta muy llamativa la fuerte oposición de los accionistas a su continuidad en el cargo. El cuñado es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense y especialista en Psiquiatría. Toda su carrera profesional la ha desarrollado como medico de enfermedades mentales en la clínica López-Ibor. No obstante, Florentino lo ha tenido de consejero durante muchos años en algunas filiales, como Dragados, Iberpistas y Aumar.

El resto de los puntos del orden del día de la junta obtuvo el respaldo de casi el 99% de los accionistas presentes y representados, incluido el informe de gestión del grupo. El presidente ha prometido a los inversores mantener el dividendo pese al impacto del covid-19 en la economía y en la propia ACS, que ya ha visto cómo Abertis, su filial de autopistas, ha congelado la mitad de la retribución a los accionistas.

Los inversores alzan la voz

El año pasado, el presidente ya vio cómo los inversores se le revolvían por primera vez en la historia. Su propia reelección fue rechazada por algo más de un tercio de los dueños —el 35,33%— de la compañía de construcción, concesiones y servicios. Votó a su favor el 63,7%, pero descontado su 12,67% personal y el 4% que mantienen los Albertos, en realidad menos del 50% de los asistentes le dio su apoyo para continuar cuatro años más como presidente. De hecho, sin su paquete, no hubiera podido seguir al frente de ACS.

Peor resultado tuvieron las propuestas de renovación de José María Loizaga, fallecido recientemente a causa del covid-19, Pedro José López Jiménez y José Luis del Valle, tres de los hombres de mayor confianza de Florentino y que entraron en el consejo hace ahora 30 años. Según la recomendación de buen gobierno corporativo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los dos primeros solo podían estar un máximo de 12 años, motivo por el que fueron reclasificados como ‘otros externos’.

Sin embargo, este maquillaje mediante el cambio de nomenclatura no fue suficiente para convencer a los inversores institucionales: un 44,9% y un 46,26% —en los casos de Loizaga y López Jiménez, respectivamente— votaron en contra de la renovación de estos consejeros, que rondaban los 80 años de edad. Apenas respaldaron su continuidad el 54,9% y el 52,99%, respectivamente, y gracias a que Florentino Pérez utilizó su participación para mantenerles.

La hermana del presidente, María Soledad Pérez Rodríguez, casada con Hernández Herreros, también sufrió la reprimenda de los accionistas de ACS, ya que, pese a llevar apenas cinco años en el consejo de administración, el 42,63% se opuso a su reelección. Sin el 12,67% de Florentino Pérez, su propuesta de renovación hubiera sido denegada. Su vinculación familiar —está en representación de las sociedades personales del presidente— es lo que llevó a los inversores a oponerse a su continuidad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios