Operación 'Salvar los bares': cerveceros y ciudadanos se alían para evitar cierres
  1. Empresas
Ante la crisis del covid-19

Operación 'Salvar los bares': cerveceros y ciudadanos se alían para evitar cierres

La reapertura de la hostelería está a la vuelta de la esquina. Durante el encierro, miles de hosteleros han sobrevivido gracias al apoyo de su clientela y se esfuerzan para dar una vuelta al negocio

Foto: Operación 'Salvar los bares': cerveceros y ciudadanos se alían para evitar cierres
Operación 'Salvar los bares': cerveceros y ciudadanos se alían para evitar cierres

Después de siete semanas de confinamiento, la reapertura de la hostelería está a la vuelta de la esquina pero el golpe económico de la crisis sanitaria del covid-19 ha puesto contra las cuerdas a un sector que representa alrededor del 6% del PIB y da empleo a más de 1,7 millones de personas. El lento camino hacia esa ‘nueva normalidad’ es todavía un quebradero de cabeza para los miles de autónomos que son la cara de esos negocios, pero saben que no están solos: tienen de aliados a sus clientes, deseosos de que vuelvan a abrir las puertas para volver a brindar, y también a las cerveceras que han querido apoyar al sector que les hace crecer.

Con las persianas bajadas desde mediados de marzo, muchos de estos hosteleros han encontrado un balón de oxígeno en sus propios parroquianos, clientes habituales que se han lanzado a pagar consumiciones por adelantado proporcionándoles la liquidez necesaria para pagar facturas y nóminas hasta que los ERTE y las medidas de ayuda se han activado. Ahora toca pensar en nuevas fórmulas para aprovechar las ventanas que se van abriendo en el proceso de desescalada, pero si algo tienen claro es que para sobrevivir no valen los caminos de siempre, porque quizá no existan, “hay que volver a inventarlos, porque son posibles”.

Foto: Arranca la transición: terrazas al 50%, obras, citas de 10 personas, tiendas, ir en coche...

Son palabras de Sol Pérez-Fragero, propietaria de La Gloria en Madrid. Su bar, en Malasaña, fue el primero del barrio en echar el cierre el pasado mes de marzo, antes siquiera de que se decretara el estado de alarma. Por responsabilidad con su plantilla, con el barrio, al ser potencial foco de contagio, pero también porque ya en esos primeros días de marzo la clientela había bajado, mostrando que la inquietud por el coronavirus ya estaba aquí. En esos primeros días, con el vértigo de tener el bar cerrado y teniendo que asumir las nóminas y los costes fijos, llegaron los primeros mensajes de clientes alertando de varias iniciativas que habían nacido para ayudar a salvar a los miles de bares y restaurantes que se veían obligados a cerrar sus puertas por la pandemia. Se refiere a las plataformas ‘Adopta un bar’ y ‘Cuando volvamos’, dos de las muchas iniciativas que han surgido con este espíritu pero las que mejor acogida han logrado entre clientes y hosteleros.

“Al principio me sentía un poco escéptica, me apunté porque no perdía nada. Tenía claro que no podía tener las redes sociales de La Gloria silenciadas durante este momento, así que lancé un SOS: ‘Consume ahora, son cupones sin caducidad’. Lo que no me imaginé es que conseguiría pagar las nóminas pendientes hasta mediados de marzo, la Seguridad Social, los demás impuestos con las aportaciones de consumiciones previas”, cuenta a este periódico sobre su experiencia.

Sol, en el centro, celebrando el tercer aniversario de La Gloria y deseando abrir para soplar las velas del octavo. (Cedida)
Sol, en el centro, celebrando el tercer aniversario de La Gloria y deseando abrir para soplar las velas del octavo. (Cedida)

Estas plataformas, que nacieron prácticamente a la vez, funcionan de forma similar. Como cliente, solo hay que buscar el bar o restaurante al que se desea hacer una aportación y realizar el pago online. Esa aportación podrá canjearse después por consumiciones en el establecimiento elegido, pero también dan la posibilidad de dar una propina, una sencilla donación. Esa caña o esa cena se pagan en ese momento y el dinero se dirige, pasarela de pago mediante, directamente al propietario. La comisión que se paga, de un 10%, costea tanto el servidor como el propio servicio de la plataforma de pago. Desde ‘Adopta un Bar’ cuentan que la iniciativa tenía un objetivo claro: “Arrimar el hombro ahora para poder empinar el codo después”. En estas siete semanas han recaudado más de 100.000 euros para los más de 1.400 establecimientos que se han apuntado, confirma a El Confidencial Ricardo Marín, cofundador, jefe de Finanzas y portavoz del proyecto.

‘Cuando Volvamos’, además de bares y restaurantes, abre el abanico a otros comercios y servicios que también se han visto forzados a cerrar durante el estado de alarma, desde floristerías a centros deportivos. La palanca de estas iniciativas es, precisamente, la fuerza de las redes de confianza y el apoyo de la comunidad que se forma en torno a un establecimiento. “Nosotros apoyamos con publicidad, pero los negocios tienen que hacer el esfuerzo de publicitarse entre sus clientes habituales. El objetivo no es lograr captar nuevos clientes, que también puede ayudar, sino apoyarse en la red de habituales en un momento crucial”, asegura a este periódico Claudia García, una de las impulsoras del proyecto. La acogida de ‘Cuando Volvamos’, añade, “ha sido increíble”. “El número de visitas a la web aumenta a diario y alrededor de un 70% de los negocios inscritos ha recibido un aporte”. En concreto, desde mediados de marzo que activaron su plataforma más de 200 negocios se han dado de alta en Madrid y la recaudación total supera los 74.000 euros. En su caso, han saltado desde Madrid a otras ciudades españolas y han puesto en marcha un sistema de ‘franquicias solidarias’ para explicar su modelo a colaboradores que quieran implementarlo en otros lugares, y ya están dando sus primeros pasos en Londres y México DF.

Reinventando el negocio

“El bache al que nos ha llevado la pandemia ha sido brutal. La primera semana de confinamiento ya busqué la forma de reinventarme, pero la plataforma Adopta un Bar ha sido mi salvación. Al día siguiente de registrarme ya tenía correos con pedidos y lloré de alegría”, recuerda Elsa Marrero, dueña de PaiPai Beach, el pequeño café que abrió hace un año en la playa de Vagabundos, en la costa norte de Gran Canaria. En su caso, como madre soltera que apostó por su negocio, era necesario levantar el vuelo cuanto antes. “Para las ayudas hay mucha letra pequeña, en principio no tenía ni prestación por cese de actividad. El vuelco de la comunidad ha sido espectacular y ha permitido seguir adelante, pagar la cuota de autónomos, los recibos… ya que todavía no he podido tramitar ni con el banco ni ayudas del Gobierno”, comenta Marrero.

Pero además de los aportes que le llegan a través de la plataforma, ambas hosteleras se dieron cuenta de que era el momento de darle una vuelta al negocio para salir adelante. En La Gloria empezaron a realizar entregas de comida a domicilio: “Con esta comunidad que tenemos, decidí dar el paso hacia este negocio. Llevamos una semana funcionando y ha sido una pasada, nos quedamos sin comida y sin envases… pero daba igual, llamaba a los clientes y nos decían que les pusiéramos lo que fuera, que lo que querían era ayudar”, cuenta Pérez-Fragero. En su caso se han apoyado en una cooperativa de ciclistas para hacer las entregas y han fijado ventanas de despacho para el almuerzo y la cena, “pero hasta voy yo misma a entregar los pedidos”. “En momentos así, no te puedes quedar esperando, tienes que adaptarte y optimizar los recursos”, reconoce.

Un bloodymary de Perdita para preparar en casa. (Cedida)
Un bloodymary de Perdita para preparar en casa. (Cedida)

En el Perdita Cocktail Bar de Barcelona tomaron la misma decisión hace unas semanas. Ellos no se apuntaron a estas plataformas solidarias y optaron por activar una tienda online en su propia página web, convirtiéndose en la primera coctelería que despacha combinados a domicilio del país. “Enviamos todo envasado al vacío, incluso con una coctelera y una pequeña tapa de maridaje”, comenta a este periódico Alberto Viña, uno de sus dueños. Este paso les ha servido para preparar el negocio ante la desescalada, indica, ya que no se sabe si en esa deseada vuelta a la normalidad “la gente tendrá miedo a salir o volverá a los bares como antes”. Marrero, dueña de PaiPai, también se está preparando para realizar entrega a domicilio y, en cuanto acabe de diseñar los formatos que podrá implementar, dar con los envases adecuados y solucionar la estructura del reparto, se lanzará.

Las cerveceras arriman el hombro

Además del esfuerzo de los hosteleros por mantener a flote el negocio y del apoyo recibido por parte de los clientes, el sector cervecero también ha puesto su grano de arena para respaldar a los negocios que, año a año, les ayudan a crecer. En España se consumen al año 40 millones de hectolitros de cerveza, unos 80 millones de barriles. Y el 67% del consumo se realiza fuera de casa, en bares o restaurantes. Más de la mitad de la cerveza que venden casas como Mahou San Miguel, Heineken o Damm, va directo al canal Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías), según los datos del último informe sectorial que realiza Cerveceros de España.

En España se consumen al año 40 M de hectolitros de cerveza, unos 80 M de barriles. Y el 67% del consumo se realiza en bares o restaurantes

Con estas cifras sobre la mesa, el golpe al sector cervecero por el cierre de bares y restaurantes hacía necesario tomar medidas y, como uno más, arrimar el hombro. “Ante una crisis de estas características vamos a apoyarles en todo lo que podamos”, comenta Peio Arbeloa, director general de la Unidad de Negocio España de Mahou San Miguel. La cervecera comunicó hace unos días un paquete de medidas para reactivar la hostelería con un doble enfoque: por un lado, activó su propia plataforma para que los clientes pudieran dejar pagadas consumiciones por adelantado en su bar preferido; por otro, donará a sus clientes hosteleros cerveza y agua mineral de sus marcas por un importe que supondrá una facturación para los negocios de 75 millones de euros.

En los diez días que lleva activa la plataforma han recaudado 27.000 euros y tienen 2.300 establecimientos dados de alta, “lo que demuestra las ganas que tienen los ciudadanos de apoyar a los hosteleros”, comentan desde la compañía. La aportación que se realiza a través de esta plataforma, bien en forma de vale por consumición o de una donación, les llega a los propietarios en un plazo de 15 días. Desde Heineken también han anunciado que pondrán a disposición de todos sus clientes en España el equivalente a más de 15 millones de cañas de cerveza Cruzcampo y Amstel con el objetivo de apoyar a los hosteleros cuando abran sus puertas. La última en sumarse a esta ola de apoyo ha sido Ambar, que pondrá a disposición de sus clientes otro millón de consumiciones.

Preparados para la ‘nueva normalidad’

El apoyo de las cerveceras a sus clientes es real, confirma la propietaria de La Gloria. “A nosotros nos sirve Mahou y el apoyo ha sido fuerte, incluso en el plano psicológico. Están comprometidos con realizar una inyección de cerveza para el arranque, cuando abramos las puertas de nuevo”, afirma Pérez-Fragero.

El doble, bien frío. (EFE)
El doble, bien frío. (EFE)

Además de cerveza, los fabricantes buscan también ser de utilidad cuando los locales abran sus puertas y acompañarles en el camino de incertidumbre que supondrán las restricciones y exigencias durante la desescalada. Por este motivo, han implementado canales de contacto y guías para asesorarles en los trámites necesarios para solicitar ayudas ICO o facilitando información sobre las distintas medidas adoptadas para que puedan tomar las mejores decisiones en temas tan relevantes como la tesorería, la gestión de personal o las medidas de higiene para evitar exponerse a multas. “Cuando llegue esa nueva normalidad necesitamos que el consumo se reactive con todas las medidas de seguridad sanitarias, porque en ello está nuestro futuro, aplicando medidas consensuadas con las Asociaciones Hosteleras y garantizando su viabilidad económica”, comenta Enrique Torguet, director de comunicación de Grupo Ágora (Ambar, Moritz).

El próximo lunes, con la llegada de la fase 1, recuperaremos las terrazas, aunque con un aforo máximo del 50% tras la rectificación del Gobierno. A partir del 26 de mayo será cuando se permita acceder al interior de los restaurantes, con el aforo también limitado, y desde el 8 de junio —ya en la fase 4—, volverán las discotecas con el límite de la mitad de su capacidad. Esta reapertura gradual implica muchas condiciones y duras multas como castigo en caso de incumplimiento. Será necesario gestionar citas previas o garantizar que los espacios están correctamente adaptados para cumplir con los aforos. En este sentido, los impulsores de 'Adopta un Bar', que tenían un ojo puesto en Italia y China y en cómo han gestionado estos países la desescalada, se han propuesto crear otro servicio para ayudar a hosteleros y el resto de comerciantes en su vuelta a la actividad. El proyecto, TickUp, acaba de nacer y busca ser la plataforma a través de la cual se gestionen todas las necesidades: desde calendarios de disponibilidad y capacidad de aforo, hasta reservas, tiempo de espera para la desinfección entre los bloques de reservas, etc. Servirá también para que los clientes busquen, a través de un mapa, la disponibilidad o aforo de un determinado local.

“Todo el mundo quiere salir a la calle, hacer deporte, buscar comida… Tener una herramienta que te ayude a no llevarte una multa es de gran ayuda. Han sido semanas de moral muy baja y todas estas iniciativas han sido de gran ayuda”, asegura Marrero. “De esta, salimos juntos”.

Hostelería Coronavirus Solidaridad Mahou Heineken
El redactor recomienda