Carmelo Ezpeleta

El dueño de Moto GP se queda sin gasolina y con una montaña de deuda

La cancelación hasta la fecha de la mitad del campeonato del mundo supone una gran merma de ingresos para Dorna, la empresa española que gestiona el circuito

Foto: El piloto español y campeón del mundo, Marc Márquez (d), seguido por Fabio Quartararo (c) y Jack Miller (i), durante una prueba de Moto GP en el circuito Ricardo Tormo de Cheste (Valencia).
El piloto español y campeón del mundo, Marc Márquez (d), seguido por Fabio Quartararo (c) y Jack Miller (i), durante una prueba de Moto GP en el circuito Ricardo Tormo de Cheste (Valencia).
Adelantado en

"Anunciamos con gran tristeza la cancelación de estos tres importantes Grandes Premios del calendario de MotoGP. El GP de Alemania se disputa en una pista verdaderamente única con una historia increíble y KymiRing es un nuevo, y excitante escenario que dará la bienvenida a Finlandia a la competición mundialista por primera vez desde 1982. El icónico Circuito TT de Assen (Holanda) tuvo el honor de ser el único lugar que ha celebrado una cita del campeonato del mundo de motociclismo cada año, sin interrupción, desde que el campeonato comenzó en 1949".

Con este comunicado, Carmelo Ezpeleta, consejero delegado de Dorna Sports, anunció este jueves la suspensión de los grandes premios de categoría reina de las motos de Alemania, Finlandia y Holanda debido a las restricciones a la movilidad provocadas por el coronavirus. Tres cancelaciones que, sumadas a las de Qatar, España, Francia, Italia y Cataluña suman un total de ocho grandes premios anulados, sobre un total de 20 que forman la temporada normal del campeonato del mundo.

En realidad, Dorna Sports, sociedad española con sede en Madrid controlada por el fondo de capital riesgo Bridgepoint, el canadiense de pensiones CPPIB y los propios directivos, ha cancelado 10, la mitad del total, puesto que el de Tailandia y Las Américas también sucumbieron al covid-19, aunque la compañía reubicó sus fechas provisionalmente para octubre y noviembre, según el cambiante calendario que encaja cada semana Ezpeleta.

El piloto español Jorge Lorenzo, junto al director ejecutivo de Dorna, Carmelo Ezpeleta. (EFE)
El piloto español Jorge Lorenzo, junto al director ejecutivo de Dorna, Carmelo Ezpeleta. (EFE)

Estas suspensiones, como ocurre con el fútbol, supondrán una relevante merma de ingresos para Dorna, que había vendido los derechos audiovisuales de las carreras. Un fuerte desplome de la cifra de negocios que llega en un momento delicado para el grupo de ocio, cuyos dueños intentaron sin éxito una venta del negocio a un tercero con la ayuda del banco de negocios Lazard. Tras recibir ofertas de los gigantes CVC Capital Partners y KKR que estaban muy por debajo de los 2.500 millones de euros que pedían los propietarios, finalmente, el propio Bridgepoint se lo compró a sí mismo, traspasando las acciones de Dorna Sports a otro fondo de su propio cartera.

La más que previsible cancelación de gran parte del campeonato, especialmente si se mantienen las restricciones a los vuelos entre países, se traducirá en un agujero muy significativo en el beneficio de explotación o ebitda de la compañía, que ronda los 140 millones de euros. Una cifra que ya es casi seis veces la deuda del grupo, que ronda los 840 millones de euros, dividida en un préstamo en euros de 770,77 millones y otro en dólares, por 72 millones.

La compañía paga unos 27 millones de euros al año en intereses por esta financiación, con un único vencimiento en 2024 y que establece ciertas restricciones en aspectos tales como la distribución de dividendos, la adquisición o emisión de participaciones propias, la realización de fusiones con entidades fuera del grupo o la venta de activos.

Pero, en realidad, el problema no es para los actuales accionistas de Dorna, que en los últimos años se han pagado dividendos que suman cerca de 1.000 millones de euros en la última década, según Reuters. La falta de ingresos y el desplome del ebitda preocupan especialmente a BNP Paribas, Citigroup, JP Morgan, Nomura y Société Générale, los financiadores de Dorna Sports, compañía que siempre ha cumplido hasta la fecha con sus obligaciones.

No obstante, el impacto del covid-19 está poniendo en serias dificultades incluso a empresas sólidas, como Mediapro, la empresa que gestiona la retransmisión de los mayores eventos deportivos de España y parte de Europa. Según distintas fuentes, algunas de las entidades prestamistas están vendiendo la deuda al 70% de su valor ante la incertidumbre sobre la cancelación total de los torneos, como ha ocurrido con la Liga francesa.

Y la banca sabe que el motor de este negocio se ha gripado, como se ha pinchado la burbuja del fútbol.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios