ANTE INSOLVENCIAS Y DETERIOROS

La banca crea un colchón de 3.800 millones contra el Covid y asume más provisiones

Las entidades realizan las mayores dotaciones para insolvencias desde la crisis de deuda, aunque lejos del mismo nivel. La banca asume que tendrá que seguir elevando provisiones

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Adelantado en

Los bancos españoles han sacrificado los resultados del primer trimestre para dotaciones de provisiones con las que afrontar la crisis del coronavirus. Los seis bancos del Ibex 35 han construido entre enero y marzo un colchón extraordinario de 3.800 millones, aunque asumen que seguirán aumentando en 2020.

Santander y BBVA han sido los bancos con mayores dotaciones para insolvencias. El grupo presidido por Ana Botín ha dotado 1.600 millones para afrontar esta crisis, mientras que la entidad liderada por Carlos Torres sumó a su colchón de provisiones 1.400 millones. En realidad, son provisiones extraordinarias, que se suman a las recurrentes. Las dotaciones totales del primer trimestre ascienden a 2.309 millones en Santander y 1.625 millones en BBVA.

Estas cifras millonarias también se han visto en los grandes bancos europeos. El gigante HSBC ha dotado provisiones en el primer trimestre por valor de 2.400 millones de libras, unos 2.800 millones de euros; Lloyds, 1.400 millones de libras, unos 1.600 millones de euros; Deutsche Bank, 500 millones de euros; Société Générale, otros 820 millones; o UBS, 241 millones. Otros bancos importantes como BNP, Crédit Agricole, ING o Unicredit publicarán sus cifras la semana que viene. Al otro lado del Atlántico, los bancos estadounidenses realizaron provisiones por 24.000 millones de dólares, más de 22.000 millones de euros.

El resto de bancos españoles también ha realizado provisiones importantes acorde a su tamaño. En Caixabank alcanzan los 400 millones por el Covid, y 515 millones en total en el trimestre; en Sabadell suman 213 millones extraordinarios para llegar a los 454 millones; en Bankia son 125 millones, que elevan la dotación para insolvencias y deterioros a 224 millones; y en Bankinter fueron 107,3 millones en total.

Estas cifras suman 3.800 millones extraordinarios, pero si se incluyen todas las provisiones, han sido 5.234 millones contra resultados. Fuera de la bolsa, Kutxabank publicó sus resultados también este jueves, con un beneficio de 92 millones, número que cae un 13,4% interanual tras provisiones de 145 millones.

El volumen de provisiones rompe con la tendencia de descenso de dotaciones para insolvencias que había llevado a cabo el sector en los últimos años, después de provisiones superiores a los 42.000 millones en 2012, tras los decretos de Luis de Guindos para aflorar pérdidas crediticias y acelerar la reestructuración financiera que acabó dando lugar al mapa bancario actual.

“A pesar de la flexibilidad que le han permitido las autoridades europeas y nacionales tanto en materia de reclasificación de activos (traspasar de situación normal a una situación con un incremento significativo del riesgo o en dudoso) como en materia de no prociclicidad de lo recogido en la normativa en materia de provisiones (IFRS 9), han constituido fondos de deterioro anticipándose a la situación que le sobrevendrá, aunque no específicos a cada segmento, sino de forma genérica”, resume Fernando Rojas, analista de AFI. “Esta actitud prudente del sector ha sido percibida positivamente por el mercado en las últimas fechas, derivado del hecho de que lleva aparejado el reconocimiento de un impacto que se prevé más que evidente a la luz de los datos macroeconómicos”, agrega el experto.

Las provisiones equivalen a un 0,2% de la cartera de crédito total de los bancos del Ibex, que suma 1,85 billones (millones de millones) de euros. Si se relativizan los datos respecto a la inversión crediticia -se compara una variable trimestral con un ‘stock’, solo a efectos de comparación-, para considerar las provisiones en función del tamaño del banco, BBVA está a la cabeza. Sus 1.400 millones para afrontar el Covid suponen el 0,35% del crédito, y los 1.625 millones provisionados en total durante el trimestre, un 0,42%.

El banco presidido por Carlos Torres ha publicado las mayores pérdidas de su historia, de 1.792 millones, después de aplicar un deterioro contable a su filial estadounidense de 2.084 millones, y dotar provisiones de 1.792 millones. El coste del riesgo (provisiones respecto al crédito) se sitúa así en 116 puntos básicos, aunque el ejecutivo asegura que “el esfuerzo en los próximos trimestres será menor. Hemos preferido adelantarnos y ser conservadores”.

En Banco Santander el coste del riesgo se situó en los 100 puntos básicos, aunque José Antonio Álvarez, consejero delegado del grupo cántabro, admitió que se elevará hasta niveles entre los 140 y 150 puntos durante los próximos trimestres. Las provisiones del primer trimestre equivalen al 0,17% del crédito, o del 0,25% si se consideran también las dotaciones ordinarias. Estas ratios están en línea con las de Caixabank.

Los tres mayores bancos han venido reduciendo el coste del riesgo desde la crisis de deuda, cuando BBVA sobrepasó los 200 puntos básicos y Santander y Caixabank se quedaron cerca. Los analistas de Credit Suisse proyectan un repunte hasta los 172 puntos en el Santander, hasta los 164 puntos en BBVA y hasta los 89 puntos en Caixabank.

Evolución del coste del riesgo hasta 2019 y previsiones en adelante. Fuente: Credit Suisse
Evolución del coste del riesgo hasta 2019 y previsiones en adelante. Fuente: Credit Suisse

El peso en términos relativos de las provisiones es mayor en Banco Sabadell que en Santander, al equivaler al 0,2% del crédito, pero que aumenta al 0,42%, más que en BBVA, si se considera el conjunto de dotaciones del primer trimestre. La entidad catalana, con sede social en Alicante, registró un beneficio de 94 millones entre enero y marzo, un 64% menos que el año anterior por las provisiones.

En Bankia el peso de las provisiones sobre el crédito total para afrontar la crisis del coronavirus es del 0,1%, y contando todas las dotaciones del trimestre la ratio asciende al 0,18%. José Sevilla, consejero delegado, explicó que habrá más provisiones de forma paulatina. Bankia afronta esta recesión con la posición más sólida en capital, con una ratio de máxima calidad (CET1) del 12,92%, frente a niveles de entre el 11% y el 12% del resto, salvo BBVA, cuya posición se ha deteriorado en 92 puntos básicos hasta el 10,84%. Pero en morosidad ocurre lo contrario. La entidad parcialmente nacionalizada tiene una tasa de mora del 4,9%, mientras que el resto está entre el 3% y el 4%.

La excepción, por la parte baja, es Bankinter, que abrió la temporada de resultados. También en su caso adelantó provisiones. Las dotaciones del banco en el trimestre fueron de 107 millones, que suponen el 0,18% de la inversión crediticia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios