TRAS PÉRDIDAS HISTÓRICAS

Torres (BBVA) asume una caída del crédito pero aún confía en una recuperación en ‘V’

El banco registró pérdidas históricas por el deterioro contable de Estados Unidos y las provisiones ante el Covid. El presidente de BBVA confía en una mejora a lo largo de 2020

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA. (Efe)
Carlos Torres, presidente de BBVA. (Efe)

BBVA ha sacrificado el primer trimestre con pérdidas históricas ante el deterioro contable del negocio estadounidense y las provisiones de 1.400 millones para afrontar la crisis del coronavirus. El presidente del banco, Carlos Torres, cree aun así que la entidad acabará el ejercicio con un resultado neto positivo. El ejecutivo ha pedido colaboración del sector pùblico y privado para iniciar cuanto antes la recuperación, para la que aún confía que pueda ser en forma de 'V'. También ha pedido una flexibilización de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) con la desescalada.

"Para potenciar el crecimiento es importante la certidumbre, fomentar un entorno de inversión y la formación de capital humana, invertir en educación", ha pedido Torres.
Su expectativa es que será una "contracción de duración corta y después una recuperación rápida. Tenemos que trabajar para que sea en forma de 'V', aunque sea más lenta que la caída. Para 2020 la estimación central, aunque el rango sea muy amplio, es del 8%, con una caída del orden del 12% en el segundo trimestre". El banco ha tramitado 29.000 moratorias, y espera que el grueso se produzca en el segundo trimestre.

En este sentido, Carlos Torres se muestra optimista respecto a la recuperación en forma de 'V', aunque con una pendiente no tan pronunciada en la recuperación como en la recesión. Pero el banco aún mantiene este escenario como el más probable, pese a que los fondos de inversión, por ejemplo, ya apuestan por una recuperación en forma de 'U'. Sobre el crédito, la entidad asume una caída a lo largo del ejercicio, aunque el consejero delegado, Onur Genç, explica que hay dos variables que compensarán el impacto en las cuentas de resultados: el repunte del euríbor de las últimas semanas y las condiciones (como máximo, un tipo del -0,75%) de las nuevas rondas de refinanciación a largo plazo (LTRO) del Banco Central Europeo (BCE) a partir de junio.

Las pérdidas del trimestre alcanzaron los 1.792 millones, debido a provisiones de 1.400 millones y por el ajuste contrable del negocio estadounidense que fue de 2.084 millones, debido al coronavirus o la reducción de tipos de interés. El banco también ve amenazada parte de su cartera de crédito en Estados Unidos al tener 2.800 millones de exposición al sector petrolero y gasista, que está sufriendo en especial por la parálisis de la economía global y el desplome de los precios. Sin los dos efectos, explica Torres, el beneficio habría sido de 1.268 millones, un 6% más.

Asimismo, ha habido un deterioro del colchón de capital hasta reducir la ratio de máxima calidad en 90 puntos básicos hasta el 10,84%, aunque el banco espera estar a futuro en la parte alta del nuevo objetivo, que es la una horquilla entre el 10,84% y el 11,34%. Antes de esta crisis, la entidad tenía como meta estar entre el 11,5% y el 12%, pero la ha modificado con el cambio a la baja que ha habido en los requerimientos de los supervisores. En cualquier caso, Torres espera que el esfuerzo en provisiones o ajustes contables se reduzca en los próximos trimestres respecto al actual.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios