Santander consigue 5.000 millones extra de margen de capital para la crisis
  1. Empresas
GRACIAS AL BCE

Santander consigue 5.000 millones extra de margen de capital para la crisis

Las medidas del BCE han aliviado las exigencias de capital en 83 puntos básicos, pasando del 9,7% al 8,8%. La entidad mantiene el objetivo de mantenerse cerca del 12%

Foto: Oficina de Santander en Alcalá de Henares. (EFE)
Oficina de Santander en Alcalá de Henares. (EFE)

Banco Santander consigue más margen de capital para capear la crisis. La mayor entidad española entra en la recesión del covid-19 con 16.000 millones de más sobre los requisitos regulatorios. Esta cifra ha crecido en 5.000 millones gracias a las medidas anunciadas el mes pasado por el Banco Central Europeo (BCE), dando flexibilidad a las entidades para consumir algunos de los colchones de capital levantados durante los últimos años.

Esta cuestión es clave para inversores y supervisores. Nadie duda del impacto impredecible que afronta la economía por la recesión generada por la pandemia y el confinamiento. En este entorno, es clave la capacidad de adelantar pérdidas de las entidades y su margen para absorberlas sin entrar en problemas. Santander anunció este martes unas provisiones de 1.600 millones, un 80% de su beneficio, pero manteniendo la ratio de capital en el 11,6% gracias a la cancelación provisional del dividendo.

Foto: Ana Botín, presidenta de Santander. (Reuters)

De cara a los próximos meses, la entidad presidida por Ana Botín explicó al mercado que cuenta con 272 puntos básicos de margen de capital, 83 más que los 189 puntos básicos que tenía antes de que se extendiera la pandemia.

El banco puede usar este margen extra para conceder más créditos a empresas y familias, lo que buscaban las autoridades al desplegar estas medidas en marzo. Botín ya anunció en la junta general de accionistas que este capital le permitiría abrir el grifo de la financiación con 90.000 millones más. La demanda de hipotecas y créditos al consumo se ha desplomado en abril, mientras que la de las empresas y pymes se ha multiplicado. Aun así, gran parte de los créditos tiene garantía del Estado —en España, las líneas ICO—, por lo que apenas consumen capital.

Margen clave

Además de abrir el grifo del crédito, el margen extra ofrecido por el BCE sirve para que las entidades que vayan más justas digieran las pérdidas derivadas de la crisis. Santander descarta este escenario. Al contrario, su CEO, José Antonio Álvarez, señaló a analistas que mantiene el objetivo de que su ratio de capital se sitúe durante los próximos trimestres más cerca del 12% que del 11%. Tanto esta entidad como otros competidores prefieren no usar la flexibilidad ofrecida por el BCE por el estigma que les generaría en el mercado y porque a partir de cierto nivel implicaría no poder pagar dividendo —ya está de momento congelado— y cupones de emisiones AT1 y Tier 2.

Junto a las provisiones de 1.600 millones, Santander tuvo otros impactos extra negativos en el primer trimestre: nueve puntos básicos por las tensiones de los mercados, 15 puntos básicos por cuestiones regulatorias y 19 puntos básicos por adquisiciones —la participación de Allianz en el negocio de seguros de Popular, la brasileña Olé y Elavon—.

El CEO de Santander, José Antonio Álvarez. (EFE)
El CEO de Santander, José Antonio Álvarez. (EFE)

De cara a los próximos meses, la evolución del capital dependerá sobre todo de la generación de beneficio que mantenga el grupo y de si son necesarias nuevas provisiones por el coronavirus. Álvarez se mostró confiado en cómo está evolucionando la cuenta de resultados, aunque reconoce que es pronto para saber si harán falta nuevas dotaciones.

Otro de los frentes en los que el banco ha querido protegerse durante el primer trimestre es el mercado. Santander adelantó al arranque del año casi la mitad de las emisiones de deuda que tenía previstas, cubriéndose ante un potencial cierre. Colocó 15.300 millones frente a los entre 27.000-36.000 millones previstos inicialmente.

Otra de las medidas tomada por la entidad ha sido reducir la exposición a la deuda soberana española e italiana. En el caso de la nacional está en 10.000 millones, cerca de la mitad que había hasta ahora. El grupo financiero no quiere problemas, tampoco en este frente.

Noticias del Banco Santander Coronavirus Ana Patricia Botín Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda